Una editorial polémica reavivó el drama de los abusos sexuales, violaciones adolescentes y embarazos no deseados: en el país hay un parto cada 3 horas de niñas de menos de 15 años

Ayer el diario La Nación publicó una polémica editorial bajo el título “Niñas madres con mayúsculas” y generó un repudio generalizado. En el escrito marcó su posición sobre el actual debate en la Argentina y en su texto justificó la violación de los derechos de las niñas con la naturalización de “ser madres”, festejando con dos ejemplos de niñas que decidieron seguir adelante con el embarazo.

 

Desde Unicef Argentina se pronunciaron en contra del editorial publicada. “El embarazo en la infancia no está vinculado al ‘instinto materno’, es abuso sexual y por tanto el embarazo es forzado”, remarcó la filial local del organismo de la ONU para la niñez. Además, puntualizó que “los adultos (familia, Estado, instituciones) son responsables de proteger a las niñas y niños frente al abuso sexual”, aclaró el organismo.

 

Fue tal el rechazo de la editorial, que los propios trabajadores del medio emitieron un documento público. “Una niña embaraza en una niña violada. Quienes trabajamos en La Nación rechazamos el editorial de hoy”, señalaron en su tuiter oficial bajo el hastags #NiñasNoMadres

 

 

 

 

En las redes sociales las posiciones se fueron sumando en repudio al escrito. La periodista científica, editora de Ciencia y Salud de La Nación, Nora Bär escribió: “No comparto el editorial sobre niñas-madres que se publicó hoy en La Nación, el diario en el que trabajo desde hace treinta años. No hay manera de justificar el embarazo de una niña”.

 

Es que en su texto, la editorial desconoce los Derechos Humanos, indican desde Amnistía Internacional Argentina. “Cualquier contacto sexual con una niña menor de 13 años es un abuso sexual. El embarazo a edad temprana trae, además, aparejados riesgos a la salud de niñas y adolescentes, altas tasas de retraso y/o abandono escolar afectando negativamente sus trayectorias de vida”.

 

Entre los altos riesgos físicos que corren la madre como el bebé en un embarazo adolescente se encuentran: Eclampsia, Parto prematuro, Hemorragia, Infecciones. “Sin dejar de mencionar el impacto psicológico de ambos en caso de llegar a término”, explicaron miembros de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología, según publicó Perfil.

 

Conforme a las estadísticas oficiales sobre abuso infantil, en la Argentina el 53% de los casos de abuso suceden en el hogar. “Cada 3 horas hay un parto de niñas menores de 15 años en el país: 2.493 nacimientos en 2017. La mayoría son embarazos infantiles forzados como consecuencia de situaciones de abuso sexual y violencia que afectan gravemente la integridad psíquica y física de niñas”, aseveran desde el organismo.

 

La Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) manifestó al Estado argentino preocupación ante el alto número de niñas que abandonan la escuela debido a embarazos precoces. El 30% de las jóvenes que abandonó el secundario lo hizo por embarazo o maternidad.

 

Desde el Movimiento de Mujeres que No Fueron Tapa, también rechazaron la editorial del medio. “Las niñas no deben ser madres. No hay mucha vuelta para darle, si una niña termina pariendo, es porque todos sus derechos humanos fueron vulnerados y porque fue violada y como fue violada tiene derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, como lo dice el Código Penal desde 1921. De romantizar la maternidad de las niñas, de normalizar la violación, de incitar el odio hacia quienes estamos a favor de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, tratándonos de criminales, no se vuelve”, sentenció Lala Pasquinelli.

 

 

 

 

 

 

EP / PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE