Psicología digital: bienvenido el #10yearschallenge, pero de cambios internos significativos y profundos

Psicólogos de la Asociación Argentina de Counselors (Consultores Psicológicos) analizaron el desafío que se popularizó en  las redes que consiste básicamente en subir una foto de hace diez años y compararla con una actual. “Un juego que, en primera instancia es divertido, pero en algunos casos puede no resultar tanto. En tal sentido, planteamos que podría ser una oportunidad para reflexionar sobre los cambios internos, los más significativos y profundos, que los externos y superficiales”, proponen los profesionales.

 

Se popularizó en las redes un curioso desafío que consiste básicamente en subir una foto de hace diez años y compararla con una actual. Es un juego que, en primera instancia es divertido, pero en algunos casos puede no resultarlo tanto, porque enfocarse exclusivamente en la imagen puede llegar a obligar a una confrontación no buscada con los signos inexorables del paso del tiempo, que a pesar de ser reconocidos – o incluso aceptados- no necesariamente desean exponerse al escrutinio virtual.

 

Aún así, es probable que, filtros mediante, y buscando esa foto que resulte más favorecedora, se sucumba a la tentación de formar parte de esta nueva moda que, aunque presentida efímera, no deja de tener la potencia y masividad que acarrean las redes sociales.

 

 

El objetivo de este desafío es demostrar que el paso del tiempo fue piadoso o mejor aún, embelleció, según los parámetros que imperan en esta época, a las personas, aún con el amigable uso del photoshop. Ese posteo espera los comentarios elogiosos de los seguidores o “amigos” que, a la vez, recrean la misma dinámica de mostrar una imagen en muchos casos no tan real, pero que se convierte en verdadera porque, en su gran mayoría, el tipo de encuentro es exclusivamente virtual.

 

Es un juego, obviamente, no tiene porqué revestir mayor trascendencia, pero también puede llegar a ser una invitación a reflexionar sobre los cambios no externos o superficiales que busca reflejar este desafío, sino los internos, los más significativos y profundos.

 

 

Es interesante tener en cuenta que la interioridad se rige por parámetros diferentes a los de la imagen externa; la noción de sí mimo está constituida por la percepción que tenemos de ambas. En tiempos de redes sociales, resulta más valorada la segunda, en tanto no se note alterada por el paso del tiempo; uno de los mejores elogios que alguien puede recibir es el tan trillado “estás igual”, imposible de lograr, posible de simular.

 

Paralelamente, podríamos enfocarnos en los cambios internos, porque permanecer inalterable después de diez años podría dar cuenta de una rigidez que habría alejado a la persona del propio ser, y puede producir angustia e incongruencia.

 

Desde el Counseling, acompañamos procesos mediante los cuales las personas se focalizan en su interior, descubriendo o develando aspectos propios, y mejorando su autoconocimiento y autoestima. Van alejándose así del sufrimiento que cualquier rigidez interna ocasiona, y pueden generar cambios congruentes con la persona que emerja, libre y responsablemente.

 

Por todo esto, una variante bienvenida del mismo juego sería tratar de reflexionar sobre las modificaciones que se produjeron internamente desde hace diez años a esta parte, mientras más numerosas mejor. Qué alegría puede producir descubrir que, contrariamente a las expectativas que se depositan en la imagen, se cambió y mucho, se evolucionó, se transitó un camino hacia su verdadero ser.

 

Qué felicidad no resistir archivos, porque el paso del tiempo – si bien deja huellas en el cuerpo poco populares en épocas de culto exacerbado a la imagen – también, y afortunadamente, junto con arrugas y kilos, trae experiencias que, vivenciadas profundamente, brindan la posibilidad de acercarse cada día, un poco más, a quien realmente se es.

 

O quizás, redescubrir demasiada similitud con aquella persona de diez años atrás, ayude a prestarse atención, a escucharse, a pensarse, a priorizarse para, de ahora en más, no dejar pasar las oportunidades de ir modificando aquello que nos aleja de nuestro ser auténtico.

 

Por lo tanto, bienvenido el #10yearschallenge, pero interno, y en ese caso mientras más cambios, mejor.

 

 

 

(*) La Asociación Argentina de Counselors (Consultores Psicológicos) nuclea a los profesionales de esta disciplina desde 1991 y obtuvo su Personería Jurídica como entidad civil sin fines de lucro en 1993. Los objetos de la Asociación son: nuclear a los profesionales Counselors; generar espacios de capacitación y actualización; establecer las normas generales y el código de ética y velar por su fiel cumplimiento; promover la realización de trabajos de investigación y su difusión; establecer vínculos, suscribir acuerdos y convenios de cooperación con otras instituciones y organizaciones; proporcionar asesoramiento profesional; crear espacios para compartir experiencias profesionales y recreativas; y hacer del Counseling una acción preventiva, promotora del desarrollo y bienestar de las personas.

 

Contacto:
aac@aacounselors.org.ar
http://www.aacounselors.org. ar/



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE