Misiones creó un registro público de “Conductores Infractores” ante el grave daño por atropellamiento vehicular a la fauna nativa

El atropellamiento vehicular es la principal causa humana de muerte de fauna silvestre en el país, en las áreas naturales protegidas de los Parques Nacionales y Provinciales de la Argentina. Las campañas sobre la importancia de conducir de manera responsable por las rutas que atraviesan el área protegida y sus alrededores, respetando las indicaciones y los límites de velocidad establecidos no son suficientes.

En 2018 los registros de Parques Nacionales indicaban que “más de 3 mil animales silvestres mueren por año atropellados en las rutas del norte de Misiones a causa de conductores que no respetan las velocidades máximas ni las señales de tránsito”.

Ayer una ejemplar de ocelote joven fue atropellada en el tramo de acceso camino al Parque Nacional Iguazú, en Misiones. Estaba acompañada de una pequeña cría, de alrededor de dos meses de vida, la cual fue rescatada por guardaparques nacionales y se recupera favorablemente en el Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre Guira Oga en Iguazú, que es llevado adelante con el apoyo del Ministerio de Ecología de la Provincia y la Fundación Félix de Azara. En tanto, el organismo inició una investigación paralela a Nación más allá de la jurisdicción donde ocurrió el hecho, ante un “grave daño” a la fauna misionera. “Se procederá a la citación de todos los posibles involucrados en el hecho para la determinación de responsabilidad y sanciones”, afirmaron desde Ecología en un comunicado oficial del organismo.

 

La sociedad, madura y consciente de la importancia del cuidado de la biodiversidad que se conserva en la provincia, reaccionó en forma inmediata ante la noticia a través de las redes sociales, como también la Provincia que en el mismo día anunció una medida que apunta a prevenir y controlar estos hechos, con la creación de un registro público de “Conductores Infractores”.

Desde Ecología informaron que a través de Resolución N° 15, de fecha 19 de enero, se dio creación al Registro de Conductores Infractores a la Fauna de Misiones. “Será público, y con este registro se procederá a la inclusión de toda persona física o jurídica, pública o privada, declarada infractora, o que tenga abierta un sumario ambiental en curso, relacionado a la infracción de la velocidad máxima permitida para circular por Áreas Naturales Protegidas, hasta tanto no deslinde su responsabilidad por el hecho o cumpla con las sanciones impuestas”, comunicaron.

 

A través del citado Registro, la ciudadanía en general podrá informarse acerca de la responsabilidad social y ambiental que tienen las empresas de transporte público de pasajeros, de taxis, remises, etcétera, junto a las personas físicas y jurídicas en general, que serán incluidos en el citado registro para un mejor control ciudadano. Los mismos serán inhabilitados para el ingreso a los Parques Provinciales, mientras no sean excluidos de dicho Registro.

Minutos que salvan vidas

La circulación por caminos o rutas que atraviesan Áreas Naturales Protegidas (ANP) establece determinados límites de velocidad, de 60 km/hora es el cumplimiento que se exige a los conductores a los fines de preservar la seguridad de sus pasajeros y la fauna silvestre de Misiones, instituida desde 2019 como “Capital Nacional de la Biodiversidad” por Ley N° 27.494.

 

“Los tramos que requieren mayor atención son la Ruta Nacional 12 en el tramo que atraviesa el Parque Provincial Puerto Península y el Parque Nacional Iguazú, la Ruta 101, en el tramo que atraviesa el Parque Nacional Iguazú, la Ruta 19 en lo que atraviesa del Parque Provincial Urugua-í, la Ruta 16 en lo que atraviesa la Reserva de Biosfera Yaboti (rumbo a Paso Rosales), la Ruta Provincial 2, en el tramo que atraviesa la Reserva Yabotí, y el Parque Provincial Moconá, las Rutas 7 y 220 en lo que atraviesan el Parque Provincial Salto Encantado del Valle del Cuñá Pirú”, recordaron desde el Ministerio de Ecología.

 

El atropellamiento de fauna representa una problemática emergente de conservación, vinculada a la existencia y calidad de las rutas y de los vehículos, así como al incremento considerable del tránsito por estas vías, por lo que se apunta a aportar soluciones a dicha situación que amenaza individuos de especies protegidas por el organismo.

 

 

 

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE