Para el economista Darío Ochoa la inflación de este año podría llegar al 35%

El economista y analista misionero Darío Ochoa consideró que la previsión oficial de que el IPC (índice de precios al consumidor) ronde el 23 o 25% durante el 2019, “es un chiste”, ya que todavía falta que se trasladen al consumidor final un 30 % de la inflación mayorista del año pasado.

Hace pocos días se conocieron los números oficiales del INDEC en cuanto a inflación mayorista (73,5%) y minorista (47,6%) del 2018. Y Ochoa explicó que la diferencia entre un número y el otro, indica que aún falta que lleguen a los precios minoristas, un 30%, que los comerciantes no pudieron aplicar el año pasado, entre otras cosas por la caída del consumo interno.

El índice mayorista es la inflación del fabricante a los grandes compradores, es decir supermercados o hipermercados, distribuidoras, corralones de materiales de construcción, estaciones de servicio, aquellos que compran en grandes cantidades. Ese índice mayorista luego se traslada al consumidor final. Pero por la situación económica, no se pudo trasladar todo y lo más probable es que eso suceda en los primeros meses de este año.

“En un esquema de inflación contendida, cuando vos no podés aumentar lo que necesitas, por las condiciones del mercado, por el poder adquisitivo de la gente o la situación social, no podés trasladar esos mayores costos al consumidor, lo que haces es mermar el margen de rentabilidad por unos meses, para ver si el mercado se acomoda y a la larga eso se termina yendo a los precios, pero más paulatinamente, de manera menos violenta. Esto se hace para seguir colocando los productos que hagan al funcionamiento de la actividad. Por eso todavía el traspaso de la inflación está contenido. Hay unos 30 o 35 puntos que todavía no fueron a la inflación y eso se va a trasladar a la inflación futura”.

Ante esta situación Ochoa afirmó que la mayoría de los analistas coinciden en que el piso de la inflación futura es de 30%, porque quedan aún esos precios del mercado, más los precios regulados como la luz, agua, cable y combustible. “Entonces la previsión oficial de tener una inflación de 23 o 25% es un chiste, va a andar sobre el 30% y de ahí para arriba. Yo creo que más bien cerca del 35%”.

Sin embargo, el economista aclaró que ese cálculo vale si no llega a haber una nueva corrida cambiaria como la del año pasado, ya que si la hubiera el problema sería mucho más grave para las empresas que ya mermaron sus márgenes de rentabilidad, y no pueden hacerlo por mucho tiempo más. Eso podría agudizar los despidos y cierres de plantas.


Dario Ochoa – Radio Libertad



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE