¿Son necesarias las dietas détox después de las fiestas?

¿Son necesarias las dietas détox después de las fiestas?

En días posteriores a las fiestas de Navidad y Año Nuevo, escuchamos constantemente en redes sociales, medios televisivos, diarios o revistas, hablar de las famosas dietas o jugos “détox”, cuyo objetivo es “desintoxicar” el organismo luego de las comidas y bebidas abundantes clásicas de la época. Sin embargo, debemos informarnos mejor sobre el sistema de desintoxicación propio del cuerpo.

Los métodos más comunes usados en la actualidad, por esta ideología “détox”, son el ayuno de un día completo, dietas a base de jugos de frutas, batidos o incluyendo infusiones o agua con limón, dietas limitadas a un cierto tipo de alimentos cómo frutas y verduras, o dietas sin ciertos componentes cómo gluten, lácteos, cafeína o alcohol.

Si bien, suena como muy saludable pasar uno o varios días comiendo solo frutas y verduras, la realidad es que nuestro cuerpo necesita de muchos otros nutrientes, a diario, para todas sus funciones básicas. El organismo humano, fisiológicamente realiza la depuración y elimina las toxinas provenientes de los alimentos, bebidas o procesos biológicos, de forma natural.

Nuestro cuerpo es capaz de eliminar sustancias nocivas para sí mismo a través del hígado, los pulmones y los riñones de manera diaria, ya que produce sustancias de desecho que se eliminan en nuestro sudor, heces u orina. De hecho, nuestro hígado, entre otras tareas, hace que las sustancias nocivas se vuelvan menos dañinas para poder ser eliminadas. Por lo tanto, como podemos ver, somos bastante eficientes eliminando la mayoría de toxinas y, si alguno de estos mecanismos no funcionara, estaríamos en serio riesgo.

Esto no quiere decir que no sea importante incluir frutas y verduras a nuestra alimentación diaria, debido a que tienen un alto contenido de vitaminas, minerales y fibras, estas últimas favorecen, entre otras cosas, al tránsito intestinal, cuya función es justamente eliminar desechos, pero no podemos comer solo frutas y verduras, porque estamos ante un déficit de otros nutrientes que las mismas no poseen.

Podemos ayudar a nuestro cuerpo a realizar sus funciones de manera normal llevando una alimentación variada y equilibrada. Si analizamos estas dos características, para que ambas se cumplan, debemos incluir todos los grupos de alimentos, ya que cada uno de ellos nos aportan distintos tipos de nutrientes necesarios para el organismo. Recordemos que además de vitaminas y minerales, también necesitamos proteínas, hidratos de carbono y grasas saludables. Pues, si solo consumimos un tipo de alimento, estaríamos en una carencia de nutrientes, lo cual puede ser muy perjudicial para la salud.

Lo que sí debemos hacer es consumir mucha agua y jugos naturales para estar bien hidratados y contribuir a la función de los riñones principalmente, evitando las gaseosas, jugos concentrados y bebidas alcohólicas.

En conclusión, no hay evidencia científica que avale este tipo de dietas, en cambio, si hay un sinfín de estudios que comprueban los beneficios de una dieta variada y balanceada, acompañada de la práctica de actividad física y una buena hidratación. Como siempre les recomiendo, desde mi ámbito profesional, seamos consumidores inteligentes, gocemos de nuestra capacidad de elección y optemos por una alimentación de mejor calidad en cuanto a nutrientes, sin obsesionarnos y “demonizar” alimentos.

Lic. Romina Krauss-Nutricionista
M.P.n° 147



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE