Suicidio adolescente y falsas denuncias por acoso: una mirada desde la psicología

Suicidio adolescente y falsas denuncias por acoso: una mirada desde la psicología

A raíz del suicidio de Agustín Muñoz, un joven de 18 años oriundo de Río Negro, que se quitó la vida el 22 de diciembre, semanas después de haber sido acusado por una amiga suya de abuso sexual en una marcha feminista, se reabre el debate sobre las falsas acusaciones y humillaciones que se dan en un período tan delicado del desarrollo humano como es la adolescencia.

Misiones Online dialogó con una psicóloga posadeña que aseguró que los suicidios no se producen por un hecho aislado, sino por un cúmulo de emociones y problemas irresueltos de larga data que conllevan al hecho. Además, habló de las falsas acusaciones y de la responsabilidad que se debe tener en cuanto al uso de redes sociales, teniendo en cuenta con qué criterios leemos y compartimos publicaciones.

Actualmente, se considera que la humillación es una emoción más fuerte que la felicidad o la ira porque pega a la familia y la comunidad, y en el peor de los casos termina con la vida sus víctimas. En los tiempos que corren, los adolescentes cargan con muchas exigencias y esperanzas sobre sí: “son quienes van a sacar adelante el país”, “son los futuros profesionales”, “son el futuro” y muchas veces no cuentan con la fortaleza psíquica para afrontar esto.

En este marco, la licenciada en Psicología, integrante del grupo de Contención y Seguimiento del Suicidio, Patricia Smit habló con Misiones Online y sostuvo que en un caso como este todos, como sociedad, deberíamos preguntarnos qué se podría haber hecho para evitar el suicidio, para así poder prevenir futuros casos durante el tránsito por la adolescencia.

“La adolescencia es un período muy complicado de la vida y con todos sus avatares a veces aparecen estas ideas de suicidio y de autolesiones. Me parece que la pregunta es ¿qué cosas podemos hacer para evitar o qué hacer para ayudar a los jóvenes que estén necesitando”, comentó la profesional durante una entrevista con este medio.

Si bien el caso de Muñoz tuvo lugar en la provincia de Río Negro, Smit dio a conocer las principales causas de suicidio adolescente en Misiones y aseguró: “En nuestra provincia se registraron varios intentos de suicidio, y lamentablemente hechos en concreto, que se dieron por problemas intrafamiliares y violencia escolar: violencia en los noviazgos y bullying, como los principales causantes”.

“Los suicidios nunca se dan por un sólo problema, sino que por un cúmulo de emociones, hechos y circunstancias que van sucediendo hasta llegar a un momento en que el adolescente no puede soportar más. Me parece que lo que intentan con el suicidio no es terminar con la vida, sino terminar con el sufrimiento, por eso me parece que sí, es algo que se puede trabajar y hacer algo a tiempo antes de llegar a tomar esa decisión”, aseguró.

Y agregó: “Una persona que está intentando quitarse la vida ve como única salida el suicidio y luego de hacerlo no puede probar otras formas de resolver sus problemas y eso es justamente lo que se puede trabajar. Si toma la decisión de quitarse la vida, después no puede probar otra cosa. En cambio, si puede trabajar sobre eso, si puede hablar de su sufrimiento, si tiene contención, si puede abrirse a algún otro a que lo escuche, lo contenga y lo acompañe y puede elaborar otra cosa de ese sufrimiento sí, tiene otras alternativas para probar y resolver ese problema.

A la hora de pensar cómo actuar para prevenir el suicidio, la profesional analizó: “Me parece que tanto los padres como los docentes y todos los actores que acompañan a los adolescentes en su vida; los hermanos, los amigos, tienen que saber que no están solos. En este sentido, no tienen que cargar solos con una decisión de otra persona porque a veces es mucho más difícil trabajar después con los grupos que quedan, con los sobrevivientes que quedan alrededor de la persona que se suicida”.

Y continuó: “Los padres como los docentes deben estar atentos a lo que le sucede a sus hijos, cómo le va en la escuela, cómo le va en la vida, qué problemas tiene, si tiene amigos, si socializa; eso es muy importante, si se abre o está todo el tiempo encerrado. Es mentira que una persona que se va a suicidar no hace advertencias o no pide ayuda, como también es mentira que una persona amenaza que se va a suicidar no lo va a concretar. Estas también son formas de pedir ayuda, como también el caso de quienes se cortan y realizan autolesiones, denominadas cutting. Lo que se debe hacer es escucharlos y acompañarlos, deben poner en palabras lo que les está sucediendo porque esto puede llevar a algo mucho más grave”.

Llamado a la responsabilidad en el uso de la información que circula por las redes:

Respecto del caso de Agustín Muñoz, consideró necesario realizar un mea culpa: “Hoy por hoy vale mucho más una publicación en una red social que una investigación profesional. Me parece que todos debemos hacer un mea culpa y preguntarnos con qué criterio leemos y compartimos las publicaciones que aparecen en las redes sociales. El escrache que se hace en una red social es casi una forma de hacer justicia y hoy por hoy se hace con poca y nula responsabilidad, ya que muchas veces sucede que tras un escrache, se realizan las investigaciones correspondientes y resulta que no era verdad”.

A estar atentos:

La importancia de escuchar al otro, sobre todo a los jóvenes. “Los adultos y personas que rodean a estos adolescentes deben estar más atentos a la vida que transitan. Muchas veces piensan que lo que le sucede a los adolescentes son tonterías, desestimando el sufrimiento de un adolescente y me parece que ese también es un error común que tenemos que trabajar los adultos porque lo que le pasa a ese adolescente en ese momento es su sufrimiento y tal vez sea lo que más dolor le causa, entonces, no hay que desestimar eso, hay que escucharlos, acompañarlos y sostenerlos”, finalizó Patricia Smit.

 

 

AVD



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE