Con expectativas en la región, asumió Jair Bolsonaro la presidencia de Brasil para “combatir la corrupción, erradicar la criminalidad, y recuperar la economía”

Con expectativas en la región, asumió Jair Bolsonaro la presidencia de Brasil para “combatir la corrupción, erradicar la criminalidad, y recuperar la economía”

El nuevo líder político de América Latina, Jair Bolsonaro, prometió en su discurso de asunción de la Presidencia de Brasil, que liberará al país “de las amarras ideológicas”, con un pleno respeto “a las religiones y las tradiciones judeo-cristianas”.”Convoco a cada uno de los congresistas a ayudar en la tarea de liberar definitivamente al país del yugo de la corrupción, la violencia y la sumisión ideológica”, declaró el líder de la ultraderecha brasileña ante el pleno del Parlamento.

 

Según Bolsonaro, su gobierno representará una “oportunidad única de rescatar al país de las amarras ideológicas” y para “combatir la ideología de género” y otros trazos que, en su opinión, imprimieron en la sociedad y la política los anteriores gobiernos de los progresistas Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

 

Su compromiso tendrá por objetivo “unir al pueblo, valorar la familia, respetar las religiones y nuestra tradición judío-cristiana, combatir la ideología de género conservando nuestros valores”, dijo.

 

También sobre economía, Bolsonaro afirmó que el sector agropecuario, uno de los más importantes de Brasil y responsable por gran parte de las exportaciones brasileñas, tendrá un papel decisivo en su Gobierno. En este sentido, aclaró que apoyará a los productores rurales pero “en consonancia con la preservación ambiental”.

 

La política económica del nuevo Gobierno brasileño, por lo ya admitido por Bolsonaro, tendrá un tinte claramente liberal y será comandada por Paulo Guedes, un economista formado en la Escuela de Chicago y al que el presidente ha dado “carta blanca”. Guedes ha propuesto una ambiciosa apertura al capital extranjero, impopulares ajustes fiscales, una severa reducción del tamaño del Estado y de sus gastos, y privatizaciones en todas las áreas, que incluyen negocios del gigante Petrobras.

 

Bolsonaro asumió la Presidencia de un Brasil con 209 millones de habitantes y el conjunto de retos que eso impone. Las expectativas por el desarrollo de su gobierno crecen en la región americana.

 

En su mensaje, dijo que su gobierno estaría guiado por las promesas que hizo a los votantes brasileños de derrotar la corrupción, disminuir la violencia criminal y alentar la debilitada economía brasileña. “Trabajaré incansablemente para que Brasil alcance su destino”, remarcó Bolsonaro después de su juramento. “Mi promesa es fortalecer la democracia de Brasil”.

 

En el frente económico, el líder prometió “crear un nuevo círculo virtuoso para abrir los mercados” y “llevar a cabo importantes reformas estructurales” para contener el déficit fiscal.

 

El presidente norteamericano, Donald Trump felicitó al brasileño a través de su cuenta oficial de redes sociales y ratificó la alianza de los Estados Unidos para el Brasil, en su búsqueda común por la soberanía y la prosperidad.

 

De la misma manera, Evo Morales presente en el acto, expresó: “Acompañamos en su posesión al Hno. Presidente, Jair Bolsonaro con la convicción de que las relaciones Bolivia-Brasil tienen raíces profundas de lazos de hermandad y complementariedad de nuestros pueblos. Somos socios estratégicos que miran el mismo horizonte de la Patria Grande”, dijo.

 

El presidente de Honduras, Juan Orlando , junto a mi esposa Ana García Carias  estuvieron presentes en el El Palácio do Planalto para “felicitar en nombre del pueblo hondureño y desear nuestros mejores deseos para el nuevo presidente de Brasil. Confiamos en que seguiremos estrechando lazos de hermandad entre ambos países”, sostuvo el mandatario.

 

 

Perfil de Bolsonaro

 

Jair Bolsonaro fue electo el 28 de octubre con el 55 por ciento de los votos como el presidente número 38 de Brasil, durante la segunda vuelta electoral.

Nacido en Glicério, en el estado de Sao Paulo, se ha impuesto también como el representante de los sectores más conservadores de la sociedad brasileña y nostálgicos de la dictadura militar (1964 y 1985).

Famoso por sus dichos homofóbicos, racistas y misóginos, Bolsonaro, de 63 años, nació en una familia numerosa y pobre de inmigrantes italianos.

Se unió al servicio militar a los 14 años. Desde allí trazó su objetivo: la Presidencia de Brasil; obtenida en balotaje ante Fernando Haddad, quien representó al encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

Desde que anunció su candidatura se mantuvo en el segundo puesto de preferencia electoral, detrás de Lula, pero un fallo del Tribunal Supremo Electoral (TSE) negó la posibilidad de que el exmandatario participara en los comicios.

 

Alcanzó el grado de capitán, hasta que decidió dejar el mando militar para unirse a la política, en la cual ha militado en varias agrupaciones, hasta unirse al Partido Social Liberal (PSL) con el que se impuso en los comicios.

Fue diputado, sin tener mayores iniciativas aprobadas. Su intención siempre fue llevar la agenda del Ejército al Parlamento. Luego sumaría otro importante sector a su interés: los evangélicos; que votaron a su favor producto de su discurso conservador.

Tiene cinco hijos, de los cuales tres ya son legisladores: Eduardo, diputado federal; Flávio, diputado estatal en Río de Janeiro; y Carlos, concejal en Río.

 

Declaraciones polémicas

Bolsonaro no ha tenido reparo en discriminar a las mujeres durante toda su carrera política. En 2017 fue condenado a indemnizar a la parlamentaria del PT, María do Rosario Nunes, tras decirle: “No la voy a violar porque ni eso merece”.

El mandatario también ha dicho que concebir a su hija fue una “debilidad”.

Por otro lado, en 2016 protagonizó uno de los episodios más polémicas como diputado. Su voto a favor de la destitución de la expresidenta, Dilma Rousseff, lo hizo en nombre del coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, uno de los torturadores de la dictadura militar, que tuvo entre sus víctimas a la exmandataria.

Bolsonaro también ha atentado contra la población negra de Brasil y en una oportunidad dijo: “No hacen nada, creo que no sirven ni para procrear”. Esto le valió una multa de 50.000 reales (15.900 dólares) por su “expresiones injuriosas, prejuiciosas y discriminatorias”.

 

 

Medidas anunciadas para Brasil

– Paulo Guedes será el como ministro de Economía, un conservador que promete una política económica de corte neoliberal.

– Reducir la deuda pública un 20 por ciento mediante el recorte de la inversión social, reducción del tamaño del Estado y una oleada de privatizaciones.

– Crear un sistema privado para la jubilación por capitalización, paralelo a la cotización pública.

– Rebajar la edad de imputabilidad de 18 a 16 años y eliminar el beneficio procesal de recorte de condena.

– Aumentar el uso de armas entre civiles y en las fuerzas de seguridad.

– Dar protección jurídica a los policías que torturen, hieran o maten a presuntos delincuentes en la “guerra” contra el narcotráfico.

 

Fotos: web y redes sociales

Fuente: Reuters, EFE, TeleSur, La Vanguardia

 

 

PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE