Perspectivas 2019: intendentes misioneros preocupados por el incierto rumbo económico del país

Perspectivas 2019: intendentes misioneros preocupados por el incierto rumbo económico del país

Dirigentes de la Renovación se reunieron días pasados en la localidad de Ruíz de Montoya. En la oportunidad, más  de 50 intendentes misioneros realizaron un balance de la gestión durante el 2018 y coincidieron en manifestar su preocupación en torno a la economía de la Argentina para el próximo año. 

Avelino González, intendente de Garuhapé sintetizó su opinión al mencionar que “no fue un año fácil para los municipios ”.  “Garuhapé es un municipio muy extenso,  tenemos muchos caminos terrados y en eso estamos trabajando”, añadió.

Sobre el año próximo, González insistió en que el principal desafío seguirán siendo los caminos “para que la producción pueda salir”.  “Esperemos que el gobierno nacional encuentre el rumbo necesario”, se esperanzó.

Por su parte, Carlos Fernández, intendente de Oberá dijo que “debemos ser positivos porque se han logrado hechos y cosas importantes a pesar de todas las dificultades. Creo que estar al lado de la gente y haber trabajado en varios proyectos ayudó”. La clave, según sostuvo el jefe comunal es “tener las cuentas al día”, un municipio “ordenado y sin deudas”.

Las políticas  macroeconómicas marcadas desde el Gobierno nacional repercutió en la vida de todos los argentinos. Sin embargo, los municipios misioneros pudieron finalizar el año de manera ordenada, merced a una utilización austeras  de los recursos.

En ese sentido se expresó el intendente de Campo Grande, Carlos Sartori :  “ Todos sabemos la difícil situación que atraviesa el pueblo argentino con estas políticas económicas que lleva adelante el Gobierno nacional, pero destacando el trabajo austero de las comunas y usando de la mejor manera los recursos municipales, hemos logrado cosas importantes acompañados por el Gobierno provincial ”.

“Estamos trabajando en la cuestión social, con un acompañamiento importante hacia los peones rurales que trabajan en la zafra de la yerba, el mejoramiento de la trama urbana en los barrios de la localidad y parajes, y fortaleciendo el sector rural en los caminos ”, dijo.

De su lado, Daniel Schweri, intendente de Ruiz de Montoya, sostuvo que el año finaliza “ bien”. “ Fue un año complicado, pero gracias a que tuvimos varias charlas con el Gobernador  Hugo Passalacqua, y los ministros, por el tema de los cuidados de los recursos, estamos cerrando un año bueno, aunque faltaron las obras públicas. Andando el día a día, charlando con los vecinos, con la Policía se vieron más problemas en los dos últimos meses, pero asistimos desde la parte social ”, relató.

Para, Schweri, el 2019 será “más complicado”, aunque “le temo más al 2020”, dijo.

Más allá del panorama incierto que plantean, los intendentes se encuentran confiados ya que, si bien la obra pública será menor, creen que podrán continuar adelante con la gestión de sus municipios.

José Schiro, intendente de Bonpland indicó que el 2018  “realmente fue un año duro, pero gracias a las acciones de la Provincia podemos decir que estamos bien, con algunas obras y sueldos pagados ”.

Schiro fue enfático al señalar que el próximo año será complicado “queremos proyectar obras hacia adelante y no hay nada adelante, gastamos pasajes y combustibles para llegar a Buenos Aires, gracias a Dios tenemos una Provincia que se ocupa. Tengo compromisos de la Nación para realizar viviendas en las aldeas guaraní y no logramos nada de Nación y con la Provincia hemos hecho una plaza grande, el centro cívico, cordón cuneta, empedrado y  para el 2019 tenemos un museo programado”.

Mario Vialey, intendente de Apóstoles coincidió con sus pares al mencionar que las obras que se pudieron realizar, se hicieron con ayuda de la Porvincia y siendo muy austeros en el gasto. “Vemos un acompañamiento del Gobierno de la provincia, cuidando los ingreso cerramos con un año bueno, pero con un futuro incierto, con variables económicas que preocupan, no sabemos qué  puede pasar enero, febrero y marzo.  No tenemos grandes obras para el 2019, pero sí algunas de gran impacto en los barrios”, sintetizó.

Para Vialey, el 2018 dejó una sensación amarga porque no pudieron lograr la licitación de obra cloacas para Apóstoles. “Desde la Nación decidieron no tomar créditos. El año que viene hay una esperanza de que se pueda reflotar el tema”, finalizó.

Pasada la mitad de año, los mandatarios de las 76 localidades de la Provincia, recibieron la noticia de la disolución del Fondo Federal de la Soja y comenzaban a idear estrategias para sobrellevar el golpe a las arcas de cada uno de estos municipios. No obstante, el Gobierno Nacional anunció la creación de un Fondo Compensatorio y esto, sumado al constante acompañamiento de la Provincia, hizo posible que las gestiones municipales pudieran continuar con sus obligaciones, brindando servicios, abonando sueldos e impulsando obra pública.

DL



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE