Habló la mamá de la beba fallecida en una guardería: «La dejé con una sonrisa y me la entregaron muerta»

Habló la mamá de la beba fallecida en una guardería: «La dejé con una sonrisa y me la entregaron muerta»
La madre de la beba de cinco meses que falleció en una guardería de Villaguay, Entre Ríos,  descree que el deceso haya sido consecuencia de una muerte súbita. «La acostaron cuando recién había tomado la leche, y boca abajo», apuntó.

La madre de María Jesús, la beba de cinco meses que falleció en una guardería de Villaguay, a un mes de la tragedia, exigió que se investigue el fallecimiento de su hija debido a que descree que el deceso haya sido consecuencia de una muerte súbita.

«Salí a buscar pruebas, a golpear puertas, a buscar personas que no me daban datos, hasta que hoy puedo decir que nos presentamos como querellantes junto a los abogados José Ostolaza y Pablo Sotelo para aclarar qué sucedió», afirmó María Delfina Romero en una entrevista con Infor-Villaguay.

La mujer detalló cómo acontecieron los hechos ese lunes 12 de noviembre. «A las 19, la directora del jardín me envió un mensaje diciéndome que mi hija se había ahogado con la mamadera, que fuera rápido a Emergencias. Cuando llegué, hicieron todo lo que pudieron pero no pudieron salvarla y el médico nos explicó que había dos opciones: muerte súbita o una asfixia», rememoró.

En ese momento no pensé en otra cosa que no fuera llorar a mi hija», confesó. «Al día siguiente, hablé con la directora del jardín, quien me cambió la versión, nuevamente. Ya con la cabeza más fría empecé a tener mis dudas», continuó.

Y en ese sentido reveló que «en la escena, secuestraron el body, el babero, un cambiador en el que intentaron reanimarla antes de llamar a Emergencias y un acolchado en el que encontraron a la beba vomitada boca abajo». «Ahí comencé a dudar», aseguró.

«Mi hija era una nena totalmente sana, pura sonrisa»

«Después de enterrar a mi hija, tomé coraje y fui hasta la guardería, que es el mismo domicilio de la directora. Hablé con ella y por tercera vez cambió su versión», remarcó Romero.

Según explicó, la responsable de la guardería no le facilitó los nombres de las trabajadoras del lugar, por lo que fue ella misma quien comenzó a investigar, a rastrearlas por Facebook hasta averiguar sus domicilios y presentarse ante ellas en busca de explicaciones, de respuestas.

La búsqueda de respuestas

«Una de las empleadas me tomó de las manos y me dijo `yo te voy a contar la verdad´», recordó la mamá de la beba fallecida, pero según denunció, la declaración espontánea de esa trabajadora no cuenta en el expediente judicial.

De acuerdo al relato de una de las empleadas de la guardería, Romero reconstruyó cómo transcurrieron las horas de su hija en la guardería ubicada en calle Corrientes 229, en la ciudad de Villaguay.

«La dejé con Florencia, a las 13.20 ella le preparó la leche y a las 13.30 llegó Agustina, otra empleada, y la primera le dice que le dé la mamadera porque si no iba a empezar a llorar. Le dio la leche y la tenían upa pero cuando viene la directora, les dice que la dejen en el coche, `porque nadie tiene privilegios´, y como María Jesús comenzó a llorisquear, ella la sacó del coche y dijo que `ese día no estaba para aguantar a nadie´. La llevó a la cama y la acostó boca abajo», repasó.

«María Jesús siguió llorando hasta quedarse dormida. Calculan que a las 16, volvió a llorar y cuando Agustina quiere ir a buscarla, la directora le dijo que no. `Va a rechinar un ratito y se le va a pasar´», habrían sido las palabras de la responsable de la guardería.

«Ella (por la empleada) cree que María Jesús habrá llorado tres minutos y no la escucharon más. A las 16.40 la directora le pide a Agustina que vaya a revisarle el pañal porque ya iba a ir la madre a buscarla, pero cuando la empleada fue a verla, se encontró con la beba vomitada y ya desvanecida», continuó la mujer.

«La acostaron cuando recién había tomado la leche, y boca abajo»

Para Romero, según lo que supo de boca de una de las empleadas de la guardería, «una de las docentes la gira desesperada y comienza a hacerle la reanimación, y la beba empezó a vomitar».

«La pasaron a un cambiador para continuar con la reanimación y María Jesús seguía vomitándose hasta que le dijo que `no podía hacer más nada´. Ahí llamaron al servicio de Emergencias pero ya no había más nada para hacer», relató.

A un mes de la tragedia, María Delfina Romero exige saber qué paso con su beba. «Que me expliquen por qué dejé a una nena con la mejor sonrisa y me la entregaron muerta», apuntó, al tiempo que denunció: «Es más fácil encajonar una causa y decir que fue una muerte súbita y que se cierre todo».

«La maestra me dijo que ella no hubiera tenido que hacer caso cuando le dijeron `no la busques, dejala llorar´. Estoy buscando la verdad, no culpables», aclaró la mujer.

«Que me expliquen cómo le cambiaron el pañal y la ropa vomitada cuando se estaba muriendo», remarcó.

Según consta en el expediente judicial, la autopsia practicada sobre el cuerpo de la beba determinó que «no había signos de criminalidad ni interna ni externa». Y que en consecuencia se indicó que iban a realizarse nuevos estudios más específicos sobre muestras extraídas del cuerpo de la pequeña.

Esas son las pruebas que espera María Delfina Romero. Respuestas para que su hija «pueda descansar en paz».

«No voy a mentir, qué gano yo ensuciando a gente si yo ya no tengo a mi bebé. No me la van a devolver. Solo quiero que esto no vuelva a pasar», cerró.

Para el próximo sábado 29 a la 18 está prevista una movilización a la guardería.

(El Once) A. C



Quizás tambien le interese...