#NavidadEnMisiones: ¿Compartís la cena navideña con tu mascota? Te decimos por qué no debes hacerlo

#NavidadEnMisiones: ¿Compartís la cena navideña con tu mascota? Te decimos por qué no debes hacerlo

Enfermedades digestivas y problemas cardíacos son solo algunos de los efectos que pueden tener los alimentos humanos en nuestras mascotas. Hoy te damos algunas opciones para que la cena navideña sea también especial para ellos. Subí una foto de tu mascota en nuestras redes y decinos cómo la mimarás ese día.

Dicen un dicho popular “una vez al año no hace daño” y en esta temporada donde la generosidad está en cada esquina, no es fácil negarse a la tentación de compartir con tu amada mascota algún suculento potaje festivo. Peor aún si, durante la cena sus ojos tiernos no dejan de mirar con mucho antojo el asado, el lechón o aquello que galardonará tu mesa. Sin embargo, ceder al pedido del mimado de la casa puede generarle graves consecuencias a su salud y hoy te decimos cuáles.

El médico veterinario Pablo Jorge Castillo especialista en Oncología clínica, vocal titular comisión directiva del Consejo de Médicos Veterinarios de Misiones sostiene que después de fiestas es común recibir visitas de animales con compostura o diarrea. “Es la clásica diarrea de los lunes o descompostura del asado del domingo (…)no debemos usar al perro como una especie de basurero, dándole todo lo que sobra, sino evitar que los excesos termine en malestares digestivos vómitos y diarreas”, explica.

Es así que brindó un listado de las principales dolencias que se producen por desórdenes alimenticios.

¿Qué enfermedades puede producir en su mascota el no alimentarla bien?

1.- Obesidad:

Esta es una de las más comunes y según Castillo se produce por un exceso de alimentación, ya sea balanceado o casero. También explica que la castración de los animales incrementa las probabilidades de padecerla porque al ser una modificación hormonal, cambia los niveles de asimilación de los alimentos.

La obesidad puede llevarlos a padecer otras enfermedades como artrosis e incrementa la temperatura del animal.

2.- Disturbios a nivel digestivo:

Si tu mascota padece de vómitos, diarreas o una necesidad importante de consumir pasto, puede que esté padeciendo de disturbios a nivel digestivo, y esto es producto por una inadecuada alimentación que en muchos casos contiene excesos de minerales y puede desencadenar otras dolencias. Por ejemplo, el exceso de fósforo y calcio puede provocar preclancia en una perra, a nivel pre o durante el parto.

 Momento de las fiestas

Si quiere hacer de la cena navideña un momento especial, dependerá mucho de la manera en cómo se alimenta su mascota. Por ejemplo, si está acostumbrado a la alimentación estrictamente balanceada, hay opciones húmedas de distintos sabores que son ideales y que pueden funcionar como cena especial, según explica Castillo.

Otra opción es darle lo que más le gusta, pero un menú balanceado que incluya proteínas, fibras verduras (zapallos, papa zapallito verde), se contraindican la cebolla, los condimentos y se trata de evitar excesos, también de hidrato de carbono para evitar contraindicaciones desde el punto de vista digestivo.

No obstante, Juan Pablo Luzuriaga, Médico veterinario con Mat Prof 306, recomienda que para que no tengan ningún trastorno alimenticio hay que tratar de no alterar para nada la ración del alimento balanceado. En el caso de las altas temperaturas que habitualmente se viven en esta temporada, aconseja bajar la ración de alimento, ya que a mayor ingesta se  genera mayor cantidad de temperatura. “Lo recomendable para el verano es siempre en pequeñas raciones, la mayor cantidad de comida por la noche que es cuando baja la temperatura ambiente, agua siempre fresca a disposición y si se puede mantener en ambientes ventilados incluso mojar a los perros para bajar la temperatura”.

SPM



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE