“Es mentira que no se puede ser deportista y estudiar al mismo tiempo”, aseguró Martín Bogado, la joya del rugby misionero  

“Es mentira que no se puede ser deportista y estudiar al mismo tiempo”, aseguró Martín Bogado, la joya del rugby misionero   

Mientras se toma unas mini vacaciones en la provincia y se prepara para afrontar una nueva convocatoria con Los Pumas Seven en los primeros días del 2019, el posadeño de 20 años corre- por un momento- la mirada de la pelota ovalada y la coloca en los libros. “Si haces rugby, te va sobrar el tiempo para estudiar”, sentencia.

 

A simple vista su aspecto no se parece en nada al de un chico de 20 años, que empieza a dar sus primeros pasos de adulto en la vida. Su firmeza, la atención con la que escucha y la seguridad de su mirada; ya dejan entrever que nada de lo que sucede en su vida es por casualidad, sino que piensa y tiene en claro cada uno de sus movimientos. Pero son sus respuestas la que confirman que su mentalidad no se condice con su edad y-a partir de ahí- ya hay una pauta de por qué es una de las mayores esperanzas del deporte provincial.

 

Martín Bogado es la gran joya que tiene el rugby misionero. Su 2018 estuvo cargado de éxitos y objetivos cumplidos, entre los que se destacan las diferentes convocatorias para entrenar con Los Pumas Seven o el haber alzado la copa del tradicional y prestigioso Try de la República, en Entre Ríos, con Córdoba (actualmente juega en el Jockey Club cordobés). Sin ir más lejos, en los primeros días del enero volverá a ser parte del seleccionado Seven, aunque ahora aparte de los entrenamientos disputará un torneo oficial por primera vez en esa categoría.

 

Pero como se dice popularmente “el éxito nunca viene sólo” y el jugador surgido de Centro de Cazadores empieza a ser una referencia para los “jóvenes rugbiers” misioneros, que lo empiezan a ver como un modelo a seguir.

 

Bogado no le escapa a ese rol y asume la responsabilidad con total sabiduría. Con un futuro inimaginable pero manteniendo los pies siempre sobre la tierra, en una charla intima con Misiones Online aconseja a los chicos que, en el afán de convertirse en deportistas, no dejen de lado los libros y sigan estudiando, como lo hace él, que luego de los entrenamientos deja de lado la pelota ovalada y agarra los textos de abogacía.

 

 

¿Cómo están siendo estas mini-vacaciones? ¿Te está relajando o eso es imposible para un deportista?

 

La estoy pasando bien visitando a mi familia y a mis amigos que siempre es lo que más se extraña, aunque del rugby no me puedo desconectar mucho porque enseguida tengo un nuevo compromiso y estoy entrenando para eso.

 

Contanos un poco de ese compromiso que se te viene ahora

 

Estoy muy contento porque me convocaron para jugar el Seven de Viña del Mar (Chile) con los Pumas Seven. Es una oportunidad muy grande y me lo tomo con esa responsabilidad, para poder dar lo mejor.

 

Leía una entrevista que te hicieron en el 2017 donde estabas muy feliz porque, jugando en el Centro de Cazadores, te convocaban por primera vez a Los Pumitas ¿ Seguís teniendo ese mismo sentimiento de alegría cada vez que vez tu nombre en alguna lista de la UAR o ya te acostumbraste a estar ahí?

 

No, cada vez que aparece mi nombre en alguna lista es una alegría que te brota de adentro. Es saber que vas a estar concentrando y entrenando con los mejores del país. Lo disfruto, pero siempre con la mayor responsabilidad.

¿Cómo calificas tus 2018? ¿Qué enseñanzas te dejó?

 

Al principio fue un año duro al ver que no iba al Mundial Juvenil m-20 y eso por ahí me bajó un poco la cabeza. Pero terminar así, con concentraciones con los Pumas Seven, que son unos “cracks” dentro y afuera de la cancha, haber salido campeón del Try de la República y del campeonato de Beach Rugby el sábado pasado con la selección, hacen que termine un muy lindo año.

Contanos cómo fue ese momento cuándo te enteras que no vas a ser parte del Mundial Juvenil ¿Fue la primera gran decepción que te dio el deporte?

 

Pasa que no fue muy claro cuál fue el momento en el que me quedé afuera. Ya me veía venir que no iba a estar porque no me llamaban a algunas convocatorias. El verte afuera de una cita mundialista genera que por ahí decaigas un poco y se te vayan las ganas de entrenar todo el día, pero tuve apoyos muy grandes (desde Córdoba, la familia y amigos), que hicieron que siga practicando y por suerte a fin de año llegó todo.

 

¿Qué es lo que más estás disfrutando de cada convocatoria de la Unión Argentina de Rugby? (UAR)

 

Lo que me llevo es el grupo humano que se generó. Aparte de lo que aprendí en los entrenamientos, me quedo con los chicos que conocí, porque en esos cuatro o cinco días que estás ahí , haces nuevos amigos.

 

Y si tomamos tus inicios en el rugby, que arrancaste en…

 

A los 14 años en el club de mis amores, Centro de Cazadores

Desde ese momento entonces en  Centro, ¿Qué es lo que más disfrutaste del deporte?

 

Sin dudas la familia del club, que la sigo teniendo hasta hoy. Esos amigos que me van a acompañar toda la vida y que trato de reunirme cada vez que vengo. Esos días estábamos en la casa de uno de los chicos y se cortó la luz, pero eso no nos importó. Estábamos reunidos, en grupo, conviviendo y divirtiéndonos.

 

¿Tenés alguna motivación especial?

Aspiro a lo máximo. Dejar todo y ponerme la celeste y blanca

¿Cuál es tu filosofía del rugby? ¿Qué significa para vos? ¿Cómo recomendas vivirlo?

Creo que la filosofía es disfrutar. Yo lo hago en cada vez que entro en a la cancha, en los entrenamiento con mis amigos, en el gimnasio, etc. Obviamente que hay que tener compromiso, pero que siempre te quede ese gustito de haberlo disfrutado con tus amigos.

 

Hoy sos un referente para los pequeños rugbier misioneros que aspiran con convertirse en un Pumita ¿Te sentís cómodo en ese rol de ejemplo a seguir?

 

Cada vez que puedo charlo con esos chicos y les pregunto cómo les está yendo, qué tienen pensado hacer. Me gusta apoyarlos, porque por ahí yo no tuve ese apoyo de alguien más grande. Ese sostén es muy importante.

 

En el rugby misionero hay muchísimo futuro y si por ahí no se les da la oportunidad en Misiones, les aconsejaría que si pueden intenten seguir perfeccionándose en otra provincia, pero que no dejen nunca de estudiar, porque eso es lo más importante.

 

¿Se puede seguir estudiando mientras sos deportista?

Obviamente que se puede. El rugby son cuatro o cinco horas al día, así que te sobra el tiempo para estudiar.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE