Emilio Rocholl, el fundador de los prestigiosos coros misioneros que recorren el mundo

Fue el fundador del Coro vocacional de la Universidad Nacional de Misiones, que bajo su dirección recorrió los principales escenarios de Europa y Sudamérica. Además en el 2007 instituyó el Coro profesional estable del Parque del Conocimiento con el cual engalanan cada espectáculo del que participan. Una historia de formación y sacrificio que demuestra que la pasión es el motor de cada gran obra que logra trascender.

Emilio Rocholl es oriundo de Oberá, pero él se considera posadeño, ya que a la tierna edad de 4 meses sus padres decidieron mudarse a la capital provincial para encargarse de la administración de un aserradero familiar que allí funcionaba. En sus primeros años de vida la música fue calando en la sensibilidad y emoción de Emilio, él cuenta que en las reuniones familiares, los suyos conformaban una verdadera orquesta que animaba el ambiente. Su abuelo paterno, acompañado de su esposa, tocaban con el acordeón y la mandolina polkas y ritmos europeos que fueron captando la atención de aquel joven Emilio.

No pasó mucho tiempo hasta que este interés por la música se viera plasmado en las actividades del niño. Comenzó a aprender a tocar el acordeón, siempre acompañado de su abuelo que atentamente oía aquellas primeras melodías que esbozaba quien se convertiría en un instruido músico y de gran renombre.

Luego de egresar de la secundaria en la Escuela de Comercio Nº 1 “General San Martín”, Emilio se encontraba ante una disyuntiva. Su deseo era poder estudiar música, pero lo cierto es que en aquel entonces la formación en materia musical no gozaba del mismo prestigio del que goza ahora y era visto de reojo por sus padres. Por ello le recomendaron formarse en algún rubro que pudiera ser más redituable para su economía. Así es que en 1971 viajó a Resistencia (Chaco) para estudiar en la Facultad de Ciencias Económicas la carrera de Contador Público. No obstante no dejó al margen sus anhelos musicales, ya que según cuenta, buscó una carrera que tenga horarios adaptables de manera tal que sus tiempos le permitieran estudiar también piano.

Así fue que antes de recibirse de Contador, ya se encontraba trabajando como asistente de director del coro de niños y jóvenes de Chaco en el mismo instituto en el cual, tiempo después, seguiría formándose en Dirección Coral y Orquestal.

Corría el año 1978 y Emilio Rocholl debía presentarse para realizar el servicio militar obligatorio, por ello fue convocado por el Ejército Argentino para formar parte de la Agrupación de Ingenieros Anfibios. Allí ejerció sus dos facetas profesionales, la de contador mientras se desempeñaba en la parte de finanzas de la intendencia y la de músico, en el Casino de Oficiales en el cual todas las noches ensayaba junto con los demás conscriptos. Este pasar por el Ejército finalizó luego de que el suscitado conflicto con Chile por el Canal de Beagle movilizara  tropas al sur argentino, entre esas tropas se encontraban los superiores de Emilio, quienes al irse dejaron disuelto el grupo coral de la Agrupación.

En 1982 el arquitecto Carlos Morales lo convocó desde la Universidad Nacional de Misiones para conformar un coro con los estudiantes semi profesional, similar a los ya existentes en la Provincia y con los mismos repertorios.

El coro universitario rápidamente comenzó a formar parte de la agenda cultural de la provincia. Participando en festivales y llevando a través de las voces del coro, grandes piezas de compositores argentinos para ser oídas por los pobladores del interior misionero. Pueblos, escuelas, ranchos, en algún bar alrededor de una mesa de pool, secaderos de té y yerba, junto a empleados de aserraderos, hospitales y hogares de ancianos y niños, entre otros lugares, comenzaron a ser los escenarios del Coro de la Universidad.

Luego de 36 años al frente de este conjunto, las batutas del director fueron requeridas en el proyecto cultural y social más grande de Misiones: El Parque del Conocimiento. En el año 2007 fue convocado, para en el 2008 conformar  el área teatral en el nuevo espacio. Años más tarde formaría la Orquesta Sinfónica y el Coro Estable del Parque.

Emilio Rocholl se consolidó en todos estos años como referente y exponente de la tierra colorada. Solo basta con acercarse a oír una presentación del Coro Estable del Parque del Conocimiento para notar que la distinciones que ostenta este conjunto, se condicen totalmente con sus merecimientos. Emilio reconoce que el público misionero sabe valorar este trabajo y se muestra entusiasmado del rol preponderante que ha conseguido dentro de la sociedad la música orquestal y coral ante el avance de nuevos sonidos de lógica comercial que vienen en detrimento de lo que realmente la música significa: pasión, vida y lumbre.

DAL



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE