La autopsia confirmó que la joven de 15 años secuestrada murió asfixiada

La autopsia confirmó que la joven de 15 años secuestrada murió asfixiada

Xiomara Naomi Méndez Morales murió por «asfixia mecánica por compresión cervical», según el informe preliminar de la autopsia realizada al cuerpo de la adolescente de 15 años que fue encontrada sin vida en Ituzaingó, tras ser secuestrada a la salida del colegio en el barrio porteño de Flores.

Se trata de un adelanto del informe que pidió la fiscal del caso, Alejandra Mangano, para determinar si la chica fue víctima de un femicidio. Todavía no se determinó si la abusaron sexualmente antes de matarla.

Los dos detenidos por el asesinato serán indagados en los tribunales federales de Comodoro Py. Luis Fernández, un hombre de 40 años que trabajaba de remisero y que sería conocido del papá del la víctima y Bruno Cortez, un vigilador privado de 36 años, tienen antecedentes por drogas y robos. La Justicia trabaja en determinar además si hubo más involucrados en el hecho.

Fernández y Cortez están acusados por secuestro extorsivo seguido de muerte agravado por el cobro del rescate y la edad de la víctima. En caso de ser condenados, podrían recibir una pena de prisión perpetua.

A Xiomara Naomi la secuestraron el martes a la tarde al salir del colegio, en el cruce de la avenida Carabobo y José Bonifacio en Flores. Los delincuentes la hicieron subir a un Fiat Duna rojo y uno de ellos se comunicó con la familia de la chica para exigirles $30 mil y drogas como rescate para liberarla.

Aunque cobraron el monto, los secuestradores no la liberaron y huyeron con ella hacia zona Oeste. Al intentar evadir un control vehicular empezó una persecución policial en el partido de Ituzaingó que terminó cuando el auto chocó contra otro vehículo. Los efectivos encontraron a la chica desvanecida en el piso del asiento de atrás y la llevaron al hospital. Sin embargo, llegó muerta.

Un testigo relató que los delincuentes la amordazaron, le ataron los pies y las manos, le taparon los ojos y la obligaron a tirarse en el piso de la parte trasera del auto. Uno de los agresores llamó desde el teléfono de la chica a su mamá y la amenazó: «Patri, tengo a tu hija Naomi». Fue en ese momento fue cuando le exigieron $30 000 y cocaína para liberarla.

 

Fuente: TN



Quizás tambien le interese...