Alexa

El hogar y la escuela, dos espacios claves para generar conciencia en la lucha contra el trabajo infantil

Los representantes de Comisión Provincial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil (COPRETI) participaron de un encuentro en el cual se evaluó el tema a nivel nacional. “Misiones es la única que ya cuenta con un Plan Operativo Provincial aprobado por un decreto del Gobernador” destacó Rubén Henrikson, integrante de la COPRETI y director del Instituto Nacional de la Yerba Mate por el sector de la industria.

Concientización en todos los ámbitos, con acento en los hogares y en las escuelas, sumada a la acción conjunta entre el sector público y el privado, asoman como los principales ejes para un combate efectivo contra el trabajo infantil que se registra tanto en el ámbito urbano como rural. De este modo se sintetiza parte de la evaluación alcanzada al cierre del Encuentro Nacional de COPRETIS que se desarrolló el miércoles, jueves y viernes pasado en la Ciudad de Buenos Aires.

La Comisión Provincial para la Prevención Erradicación y Erradicación del Trabajo Infantil (COPRETI) está integrada por referentes de diversos sectores, tanto de organizaciones públicas como privadas. Uno de sus miembros es Rubén Henrikson, quien se desempeña como Director del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) por el sector de la industria.

“Estos encuentros sirven para ver la realidad de cada zona, de cada actividad. Tener información es fundamental para luego concretar acciones. Desde UNICEF, la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (CONAETI) y OIT existen distintas evaluaciones de zonas y sus índices. Se posee información bastante creíble sobre qué tipo de trabajos realizan niños, niñas y adolescentes”, señaló Henrikson, para luego añadir que “más allá de algunas discusiones semánticas, si existe un chico que está trabajando y no va a la escuela, se trata de trabajo infantil”.

En este encuentro también quedó evidenciado que el problema es multicausal, aunque estrechamente ligado a la pobreza. “Existe una especie de mapeo por departamento, tanto de las zonas rurales y urbanas. En todos los casos el trabajo infantil está muy relacionado con un mayor indice de pobreza”, remarcó.

Por lo general, el común de la gente asocia el trabajo infantil como la principal causa del abandono escolar. Sin embargo, datos de la UNICEF explican que la deserción escolar tiene causas aún más poderosas. “El 31% de los casos se dan por situaciones ligadas a escenarios familiares, el 27% a problemáticas de desajuste con la propuesta educativa, el 25% a problemas de salud socio psicofísica y el 16% de situaciones de abandono escolar están ligadas al trabajo infantil o adolescente”, refirió Henrikson, quien inmediatamente aclaró que “este índice no nos conforma, sino que nos obliga a trabajar fuerte entre todos los sectores”.

En ese sentido, subrayó que Misiones es el único distrito que ya cuenta con un Programa Operativo Provincial aprobado por medio de un Decreto del Gobernador. “El miércoles, en el acto de apertura el secretario de Trabajo, Jorge Triaca, destacó la actividad muy comprometida del Ministerio de Trabajo de la Provincia que conduce el doctor Juan Carlos Agulla”, comentó. La comitiva misionera también estuvo integrada por la coordinadora de la COPRETI, Carola Miranda y por Rosendo Viana que participó como representante de la Defensoría de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes.

En otro tramo de la entrevista con Radio Libertad, Henrikson explicó que en este encuentro se evidenciaron cuestiones “semánticas” respecto al trabajo infantil, sobre todo en aquellos casos en los cuales los niños que, sin dejar la escuela o de jugar, colaboran con sus padres en las tareas, ya sea en el ámbito rural o en las ciudades. Desde una mirada que podría calificarse como “fundamentalista”, los niños y adolescentes no deberían realizar tarea alguna; sin embargo, la mayoría de quienes están en contra del trabajo infantil proponen un análisis más amplio y que tenga en cuenta el contexto. “En este punto es donde hay muchas discusiones de interpretación. Es o no trabajo infantil que ayude a sus padres. Las organizaciones son claras, ya que proponen tres abordajes. Por una lado hablan de las tarea que realiza el niño ligado a una actividad netamente productiva, el otro eje es cuando lo hace para el autoconsumo y el tercero se refiere a la ayuda en el marco del hogar. Por ejemplo en campo, el niño que ayuda en dar agua o comida a un animal, y las niñas acotadas al hogar en la limpieza, cocinar, cuidar un hermanito. Son todas tareas que desde el punto filosófico de la lucha contra el trabajo infantil, son trabajo infantil. Pero, en la situación de vulnerabilidad de estas familias no se puede catalogar de trabajo infantil el ayudar a los padres”, apuntó.

Tanto para Henrikson como para los demás integrantes de la COPRETI, la propuesta a futuro es , precisamente, acentuar el trabajo de concientización en los hogares, como así también en el ámbito escolar, ya que éste último permite detectar el problema. “Desde la COPRETI queremos avanzar en convenios, como lo hicieron otros sectores como el tabaco, para brindar capacitación a los docentes y a los promotores de salud en la detección del trabajo infantil”, concluyó.

EP/RR

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas