EXPEDIENTES: Toda la primera audiencia del juicio a Rocío Santa Cruz

EXPEDIENTES: Toda la primera audiencia del juicio a Rocío Santa Cruz

Rocío Fiorella Santa Cruz  (33) llegó al juicio oral y público por la muerte del inspector de tránsito municipal Ramón Víctor Cabrera (52), ocurrida el 31 de enero de 2016, cinco minutos antes del inicio. Nunca miró a los presentes en la sala de audiencias de la Justicia Correccional, a los que les dio la espalda en todo momento, y para evitar que la retrataran y la filmaran se cubrió el rostro con la larga cabellera. Ella, la acusada, se negó a declarar al momento de ser llamada a indagatoria. Pero aclaró que declararía más adelante.
La viuda de Cabrera, Irene Pare, criticó la actitud de la acusada. “Me dijeron que era una buena persona. Esperamos que pidiera perdón al menos, pero ni siquiera nos miró”, le dijo al programa EXPEDIENTES, de Misiones Online tv.
La primera audiencia del proceso por “homicidio culposo” giró en torno al relato de tres testigos. Claudio Ferreyra, esposo de la juzgada, fue el primero en comparecer. El hombre admitió ante el juez César Jiménez que su mujer, el día del hecho, optó por mentirle en un principio, al no contarle que había embestido al motociclista en avenida Quaranta, entre Zapiola y 115. Recordó que ella le dijo que no sabía cómo se había dañado el Peugeot 408 blanco.
Ferreyra ratificó que la noche anterior al choque, Santa Cruz había asistido a una “cena con ex compañeras de trabajo”.
“Le recriminé por los daños del auto, que con esfuerzo habíamos comprado hacía poco,  e incluso tuvimos una discusión. Ella decía que no se había dado cuenta de cómo se habían producido los daños”, evocó.
“Me sentí mal por la discusión y le pedí a una amiga en común que fuera a estar con ella. Cómo había salido a ver adonde había impactado el auto, no quería volver, por una cuestión tonta de orgullo incluso”, reconoció.
“Al rato me llama esa amiga y me dice que había llegado la Policía a mi casa. Vuelvo y me pongo a disposición de las autoridades. Nunca escondimos el auto”, aseguró.
“Los medios nos estigmatizaron, sobre todo a mi señora. También quiero decir que siempre estuvimos preocupados por resarcir a la familia de la víctima. Como aun estamos en tratativas con el seguro, hicimos un ofrecimiento, pero siempre pensando en ayudar, ese fue el sentido”, afirmó.
La oferta de compensación había estado en la jornada desde un principio, al momento de las cuestiones preliminares. Primero cuando se leyó un escrito presentado por la fiscal María Laura Álvarez en el que manifestaba que, por decisión de la familia Cabrera, rechazaba cualquier intención de juicio abreviado o “principio de oportunidad” (compensación para que se extinga la acción penal) que incluyera el pago de un monto de dinero para que no saliera el debate oral. Entonces, el juez Jiménez corrió vista a la defensa de Santa Cruz para que manifestara su postura. Fue el abogado Paredes quien explicó que si hubo ofertas de resarcimiento económico, fue porque Santa Cruz estaba al tanto de que el seguro no iba a cubrir el hecho, porque Cabrera estaba ebrio al momento del choque y no llevaba puesto el casco protector. Dijo que su clienta sólo quería evitar que la familia de la víctima se quedara sin un peso de compensación y con lo ofertado comprendió que podía ayudar a los deudos del inspector de tránsito.
En el mismo sentido se manifestó Ferreyra, quien criticó el tratamiento que dio la prensa al caso de su mujer.
En el expediente obra el resultado del test de alcoholemia al que sometieron a Santa Cruz. A las 11.55 del día del hecho tenía 0,88 de alcohol en sangre (el tolerado es 0,5). Una proyección que se hizo permitió concluir a los bioquímicos que al momento del choque tenía 1,45.
En cuanto al motociclista, el resultado del test determinó que tenía 1,59 de alcohol en sangre.

Palabra del perito oficial
De acuerdo con las pericias hechas por el licenciado de la Policía Juan Carlos Vázquez, el choque se produjo porque la acusada no guardó la distancia con respecto a la moto de Cabrera, iba con más velocidad de la permitida en esa zona (Quaranta y 115) y manejaba alcoholizada.
Detalló que el auto iba de Este a Oeste, detrás de la moto de 110cc, y que por el impacto, terminó con daños en el sector medio de la parte delantera.
Vázquez ratificó en el debate oral lo que asentó en el informe hecho durante la instrucción. Cuando le preguntaron si se podía determinar si Cabrera no llevaba el casco al momento del impacto, reconoció que no.
Finalmente, fue el turno de Rubén Rodríguez Dos Santos, perito de parte.
El debate continuará el martes 20, con la declaración de otros siete testigos.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE