El bono de $ 5.000 del Gobierno paga impuesto a las Ganancias

El bono de $ 5.000 del Gobierno paga impuesto a las Ganancias

La asignación no remunerativa estará alcanzada por el tributo. El primer pago, de $2500, tendrá más impacto. Para el segundo ya operarán el mínimo y las escalas de 2019.

El bono de 5000 pesos que deben percibir los trabajadores del sector privado estará alcanzado por el impuesto a las Ganancias y hasta puede hacer que empleados con salarios que están al filo del mínimo no imponible queden alcanzados por el tributo.

Lo mismo ocurre con el pago extra que percibirán los empleados públicos de la administración nacional alcanzados por el impuesto.

Según el decreto 1043/2018, publicado este martes en el Boletín Oficial, la asignación es “no remunerativa” y deben percibirla “todos los trabajadores en relación de dependencia del sector privado”. Luego, la norma fija flexibilidades: las empresas en situación de crisis o declinación de ventas podrán negociar extender plazos y bajar montos y aquellos sectores que hayan ejecutado cláusulas de revisión en las paritarias podrán tomar esos aumentos a cuenta del bono.

Sin embargo, el pago extra quedará alcanzado por Ganancias. “Es un pago extra adicional que, si bien es no remunerativo, eso se entiende a los fines de la seguridad social y no del impuesto a las Ganancias”,explicó el contador Daniel Lejtman, socio del estudio Lisicki Litvin y Asociados. “En Ganancias casi no hay conceptos no remunerativos, salvo expresa disposición en contrario”, agregó el especialista.

“Lo ideal hubiese sido que se les pague a las personas que no son sujeto del impuesto a las Ganancias, que son aquellas de menores ingresos. Obligar a pagarlo a todo el personal es medio ridículo, porque genera un gasto a las empresas y gran parte se lo puede llevar el Estado”, consideró el contador Iván Sasovsky, del estudio que lleva su apellido.

En concreto, el ingreso extra estará alcanzado por Ganancias y puede generar tres situaciones. La primera, que un trabajador que gana algo menos de $29 855 en mano, el mínimo no imponible, salte por encima de esa cifra y deba tributar. La segunda, que el bono de $2500 provoque un cambio de escala al empleado en relación de dependencia que ya está sujeto al impuesto. Y la tercera, que la asignación extra no implique un cambio de escala en aquel empleado que ya está alcanzado por Ganancias.

El primer caso es el más sensible de todos. En la actualidad, un trabajador paga ganancias si gana $29 855 de remuneración neta mensual. En el caso de un empleado con cónyuge a cargo y dos hijos, el mínimo no imponible se eleva a $39 495 netos.

Si el empleado sin hijos gana $28 000 y cobra $2500 de bono, percibirá en diciembre $30 500 -más el medio aguinaldo, cuya deducción del impuesto se prorratea a lo largo del año. Entonces, deberá pagar la alícuota mínima de Ganancias, del 5 por ciento.

Probablemente, ese empleado pueda deducir del impuesto el alquiler, gastos médicos o algún otro ítem. Pero como no pagaba el tributo, no completó el formulario de AFIP. “A los que no se preocuparon porque no les venían reteniendo pero estaban en el límite les conviene actualizar la información de las deducciones”, recomendó Lejtman.

Para cargar y actualizar deducciones, el trabajador en relación en dependencia debe ingresar al sitio Siradig de la AFIP y completar online el formulario F-572.

En el caso de que el bono no remunerativo provoque un cambio de escala, el empleado pagará la alícuota extra solo por el marginal que exceda de la alícuota inferior. Así, la alícuota vigente es del 5% para un excedente de hasta $25 754 sobre el mínimo no imponible y del 9% para lo que exceda de entre $25 754 y $51 508. Al cambiar de escala, pagará 5% por casi todo y 9% por lo que sobrepase.

La tasa del 35%, que es la máxima, les va a impactar más, porque ya están en la escala superior”, explicó el contador Lejtman.

Si el bono se paga según lo previsto en el decreto, habrá una segunda cuota con los salarios de enero de 2019, que se percibirán en febrero del año entrante. Aquí ya entrarán en juego el nuevo mínimo no imponible y las nuevas escalas de Ganancias, que se actualizarán el primer mes del próximo año de acuerdo a la evolución de los salarios. Lo mismo sucede con algunas deducciones, como los familiares a cargo o el alquiler. Así, el impacto del segundo tramo del bono en el impuesto a los ingresos será menor o hasta nulo.

(Fuente: TN)



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE