Nutrición: La importancia de los componentes medicinales de los alimentos

Nutrición: La importancia de los componentes medicinales de los alimentos

Los alimentos aportan nutrientes esenciales que son fundamentales para que nuestro metabolismo realice diversas funciones y de esta forma pueda mantenerse en estado óptimo de salud. Además de ello, contienen numerosas sustancias bioactivas o fitoquímicos, que son indispensables debido a que intervienen ejerciendo un efecto protector frente enfermedades y evitan el desarrollo a futuro  de enfermedades crónicas, tales como aquellas que afectan al sistema cardiovascular, osteoarticular, inmunitario, alteraciones de la glucemia, cáncer y trastornos del sistema nervioso.

Los fitoquímicos se encuentran de forma natural en diversos alimentos, entre ellos se destacan los carotenoides, que están en vegetales y frutas de color anaranjado, verde oscuro y rojo.  Refuerzan las defensas, son antioxidantes, protegen al sistema inmunitario y reducen así el riesgo de padecer cáncer prostático, de colon, pulmón, mamas y piel. También pueden contribuir a preservar la salud de los huesos. Los Flavonoides (polifenoles), presentes en frutos rojos, púrpura, amarillos, té verde, vino tinto y blanco, el maní, la canela, preservan la función cardiovascular, regulan la presión arterial, son anticoagulantes, reducen la oxidación de colesterol LDL, y favorecen la salud de las vías urinarias. Los aceites esenciales de piel de naranja, cítricos, menta, eneldo contienen propiedades quimiopreventivas y quimioterapéuticas. Los Fitatos y Lignina, forman parte de los alimentos ricos en fibra como los granos de cereales (salvado e integral), legumbres, semillas (lino, sésamo) y frutos secos, reducen la oxidación de los radicales libres que dañan el colon, refuerzan la función inmunitaria y cardiovascular, disminuyen la absorción de glucosa (almidón) en el intestino evitando la elevación del índice glucémico.

Los Fitoestrógenos, especialmente la soja y derivados, contribuyen a mantener el estado saludable de los huesos evitando el desarrollo de osteoporosis y enfermedades cardiovasculares en las mujeres. Los Fitoesteroles en aceites vegetales, legumbres y en productos fortificados, reducen el colesterol LDL, son cardiosaludables. Las semillas de calabaza protegen los órganos de la vejiga y próstata, la micción y combaten ciertos parásitos intestinales. Los Probióticosen lácteos fermentados, yogur, derivados de soja, son bacterias lácticas con acción beneficiosas que mejoran la salud gastrointestinal y, probablemente, la absorción de calcio. Los Prebióticosen la fibra vegetal, no digerible, cereales integrales (avena), semillas, legumbres, contribuyen al desarrollo de las bacterias de la flora bacteriana gastrointestinal y refuerzan la función inmunitaria. Los órganos sulfurados presentes en las crucíferas (brócoli, repollo, coliflor, coles de Bruselas, berro), ajo y cebolla previenen el desarrollo de cáncer en diferentes tejidos incluyendo el de pulmón, glándula mamaria, órganos del aparato digestivo, hígado y vesícula biliar.

Las propiedades más importantes que se pueden destacar de estas apreciables sustancias vienen de su capacidad antioxidante, es decir evitan la oxidación de los radicales libres neutralizando su acción y de esta forma impide el daño y envejecimiento de las células, que debilitan el sistema inmunitario y dañen el material genético heredado ADN, favoreciendo la predisposición de generar cáncer. Los radicales libres pueden encontrarse formando parte de algunos alimentos, sobre todo los industrializados, las grasas saturadas e hidrogenadas como la manteca y la margarina, también se forman en ciertos procesos metabólicos, digamos que estamos expuestos muchas veces a su acción deletérea como ser el humo del cigarrillo, la contaminación ambiental, la forma y los métodos que empleamos en las preparaciones de los alimentos, el exceso de medicación, otros.

Estas sustancias bioactivas, se destacan por su efecto protector, debido a que actúan preservando a nuestro sistema metabólico de padecer enfermedades o prevenir que aquellas que estén establecidas sigan ocasionando alteraciones fisiológicas.

Consumir los alimentos de forma natural hace que sea más saludable y aprovechable para nuestro organismo, con el mínimo de procesamiento y agregado de sodio, grasas trans y otros ingredientes industrializados que son perjudiciales para la salud.

 

 Por Viviana Contreras – Nutricionista

MP: 296

Consultorio en Clínica Advance. Arrechea 1136, Posadas. TE 376 442-1868.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE