Los padres de Luana se presentaron como querellantes en la causa que investiga si los médicos actuaron de manera negligente

Los padres de Luana se presentaron como querellantes en la causa que investiga si los médicos actuaron de manera negligente

José Martín Kruka y su esposa Gladys Jésica Velázquez, los padres de Luana, la nena de 7 años que murió en Posadas por una infección provocada por la bacteria estreptococo pyogenes, hicieron la presentación correspondiente en el Juzgado de Instrucción Uno para ser querellantes en la causa abierta para determinar si hubo negligencia de los médicos que atendieron a la pequeña en el sanatorio Camino.
“El suceso que motiva la presente es el ocurrido en el sanatorio Camino -ubicado en calle Junín 2459- entre los días martes 4 de septiembre al sábado 8, que culmina con la muerte de nuestra hija Luana Marina Kruka causado por un shock séptico cuya etiología es una infección provocada por la bacteria estreptococo pyogenes. Nuestra niña fue atendida entre los días 4 al 8 se septiembre siendo la terapia sintomática administrada incorrecta, lo que derivo en un agravamiento del cuadro infeccioso hasta el óbito de la misma, en tales extremos, conforme la posicione de garante de la –o- los médicos que la trataron un supuesto de homicidio culposo (art. 84 CPA)”, indicaron en un escrito, en el que designan como apoderados a los abogados Eduardo Paredes y José Luis Rey.
“En términos sencillos la terapia o procedimiento correcto debió ser la administración de antibióticos derivados de la penicilina ampliamente disponibles”, indicaron.
Consideraron que “lo que debía hacerse era administrar terapia antibiótica que hubiere evitado el resultado, al no intervenirse en el proceso causal originado por la bacteria –nexo de evitación- se violó el deber de cuidado emergente de la posición de garante de la o –los médicos que atendieron a Luana. Siendo que nuestra niña presentaba garganta enrojecida -faringitis o amigdalitis- debió efectuarse hisopado o test rápido de fauces, se administró una terapia meramente sintomática -aun cuando el cuadro se agravó-. Luana pasaba de febrícula a fiebre alta y persistente, decaimiento, deshidratación. a lo que se agregó CPK elevadísimo –compatible con infección muscular- y dolor de pierna intenso, aparición de petequias faciales y finalmente shock séptico, aun más, debe saberse que esta bacteria es bastante común en la época del año –máxime en niños- como bien refiere la Sociedad Argentina de Infectología: ‘El diagnostico y tratamiento precoz mejoran sustancialmente el pronóstico’”, argumentaron.
“Frente a los datos objetivos que presentaba Luana: garganta enrojecida, fiebre persistente (a lo que se agrego dolor de pierna, CPK elevado, y vómitos) la conducta DEBIDA o procedimiento correcto debió ser el hisopado faríngeo o test rápido que – está disponible en minutos- cultivo y luego- la administración de antibióticos derivados de la penicilina ampliamente disponibles. La omisión de administrar la terapia antibiótica derivo en un agravamiento de la que resulto la muerte de Luana, en tal sentido la conducta de la –o- los médicos que la trataron –hasta la entrada a la U.T.I.- es negligente”, remarcaron.

Una secuencia que duele
La siguiente es la secuencia del calvario que padeció la nena hasta su muerte:

– El día lunes 3 de septiembre observamos en Luana cierto decaimiento asimilable a un cuadro gripal.

– Frente a este cuadro el día martes 4 entre la hora 16 y 17, llevamos a nuestra hija Luana que presentaba fiebre -37,5 grados- vómitos y malestar general al Sanatorio “Camino” siendo atendidos en la guardia por la médica Rocío de Los Ángeles Nardes -(M.P. 05352) revisa la garganta con la linterna del celular constatando la garganta enrojecida (amigdalitis?) sin placas prescribiendo Ibuprofeno (antiinflamatorio, antipirético y analgésico no esteroide) cada 8 hs, dieta liviana, bajando la temperatura con agua fría en axilas e ingle diagnosticando cuadro gripal siendo el cuadro de vómitos por el estado catarral realizando el hisopado nasal para determinar la presencia viral de influenza enviándonos a casa (adjunta copia indicaciones).

– El miércoles 5 a la hora 9 –aproximadamente- volvemos al Sanatorio Caminos siendo atendidos en la ocasión por la medica Lucia Krug Lopez (MP 5345) en razón que presentaba el dolor de ingle y miembro inferior izquierdo, nuevamente hay una revisión con la linterna del celular, prescribiendo mucolítico infantil cada 8 hs por cinco días y nebulización fisiológica cada 8hs por tres a cinco días (adjunta copia indicaciones). Ese mismo día por la tarde/noche volvemos al Sanatorio Caminos a consulta porque Luana empeoraba. Ingresa a guardia con 40.2 grados, nuevamente es atendida por la Dra Ángeles Nardes quien pide internación de algunas horas para observación el cuadro presentaba episodios de vómitos reiterados, fiebre de casi 40 grados, e intensos dolores de ingle y pierna, se le administra suero porque se encontraba deshidratada, y antifebril para bajar la temperatura, Dipirona para dolores (analgésico) Reliveran (metoclopramida) sintomático de nauseas y vómitos, a la hora 0.40 se le da el alta.

– El día jueves 6 llevamos a Luana al sanatorio para que se le realice ecografía abdominal, el dolor de la pierna había empeorado al extremo de impedirle caminar. La fiebre y vomito no remitían y presentaba picor en zona genital, la ecografía no evidencia anomalía alguna, quien atiende a Luana es nuevamente la dra Ángeles Nardes que ordena un internación por algunas horas prescribiendo la misma medicación del día anterior, en la ocasión – viendo que Luana no mejoraba, al contrario desmejoraba a ojos vista- preguntamos si no era necesario efectuar exámenes laboratoriales, respondiendo la Dra Nardes que “no era necesario que era un cuadro gripal”. Frente a nuestra insistencia finalmente ordena hemograma. Luego de un buen tiempo de espera la Dra Nardes nos pregunta si “Luana era mimada” consideraba que “fingía los dolores” porque los informes laboratoriales no mostraban nada anormal excepto que “presentaba un CPK alto siendo lo normal 170 y Luana presentaba 1641” que “se debía una inflamación de tejido muscular causado por una bacteria, pero que me quede tranquila que eso va a mejorar” una vez que se la hidrato vía parenteral (suero) nuevamente se nos envió a casa a la hora 19 (ver copia informe del Laboratorio Análisis Clínico del Sanatorio Caminos firmado por el bioquímico Gustavo González- MP 498- de fecha 06/08/2018 –protocolo 75625-).

– El día viernes 7 acudimos a la guardia porque Luana presentaba una temperatura de 40.2 grados, con vómitos reiterados y el dolor de la pierna izquierda era insoportable al extremo que no podía caminar o mantenerse parada y los pies estaban muy hinchados. Es atendida en la ocasión la Da Lucia Krug Lopez (MP 05345) la revisa y pide la internación inmediata. El sanatorio tardo por trámites administrativos desde la hora 10 hasta las 12.30 para efectivizar la internación, durante ese periodo Luana espero en una silla de ruedas en el acceso al edificio presentando una gran sed tomando gran cantidad de agua. Ya en la habitación se le administra suero al tiempo que manifestaba un intenso picor genital, se presenta el dr Cristaldo manifestando que le llamaba la atención el valor del CPK y que con kinesiología iría mejorando”. Con el paso de las horas Luana se mostraba inquieta irritable le molestaba la luz y los ruidos comenzó a toser con sanguinolencias.
Por la tarde pasa el Dr. Cristaldo interrogándonos por la evolución desde el día martes 4 al viernes 7, luego no paso ningún médico hasta que la madrugada del día sábado. En razón que la picazón genital era cada vez más intenso una de las enfermeras logró que Cristaldo ordene la realización de un análisis de orina que no dio ninguna anomalía. Para estar con Luana todo el tiempo nos turnábamos para que uno siempre esté y el otro puede ir a casa para ver a nuestros otros niños y descansar un rato, a la madrugada del día sábado Luana salivaba con un sangrado cada vez mayor, en un momento al llevarla al baño observamos que el cuerpo presentaba una gran cantidad de manchas rojas, en algunas zonas eran muy oscuras similares a hematomas, ante este cuadro se solicita que venga un médico, pasado el tiempo y como no se presentaba se lo buscó en las habitaciones y luego de insistir se acerco a la habitación el Dr. Cristaldo, al ver las manchas que cubrían gran parte del cuerpo, pide urgente se la lleve a la Unidad de Terapia Intensiva (U.T.I.).

– A las 5 de la mañana del sábado 8 Luna es ingresada a la Unidad de Cuidados Intensivos, a las 5.45 nos atiende la médica a cargo de la Unidad la Dra Maria Pinto –pediatra- (MP 2272) quien nos refiere que Luana estaba con un cuadro de infección generalizada (shock séptico) con neumonía se comienza a administrar terapia antibiótica agresiva, se coloca sonda vesical e intuba (respirador artificial) previamente se habían efectuado placas de pulmones- observándose el derecho con edema -totalmente tapado – el izquierdo también presentaba edema, era necesario punzar (para evacuar líquidos) pero las plaquetas estaban al límite (plaquetopenia) por lo que no se podía efectuar la práctica por riesgo de hemorragia por lo que se la iba primero a transfundir y luego de elevar el nivel de plaquetas realizar el punzado. La transfusión se realizo después del mediodía Luana –en ese momento- ya presentaba bradicardia (ritmo cardiaco bajo o lento) hipotensión, falla renal. A la hora 19 se nos informa que Luana estaba en coma farmacológico y en paro cardíaco que estaban tratando de reanimarla, unos diez minutos después nos anuncian que Luana había fallecido que “su corazoncito no aguanto”, el informe del cultivo realizado ese día (examen microbiológico) firmado por la bioquímica Lilia N. Klan –MP 079- refiere “Desarrollo de Sreptococus beta hemolítico grupo A (pyogenes), bajo el titulo “observación” refiere “Cepa que presenta sensibilidad a penicilina (como es habitual) eritromicina, clindamicina, ceftriaxona” .



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE