Muerte de Luana: a una semana, la madre sigue buscando respuestas y afirma que hay un culpable

Muerte de Luana: a una semana, la madre sigue buscando respuestas y afirma que hay un culpable

Hoy se cumple una semana de la muerte de Luana Kruka, para quien la bacteria streptococcus pyogenes fue fulminante. En una entrevista, su madre Jésica Velázquez habla sobre cómo están intentando sobrellevar la partida de su pequeña y su decisión de ir a fondo contra el sanatorio Camino y la médica porque cree que a su hija “se la llevaron por algo que era evitable”.

La muerte de un hijo podrá tener miles de interpretaciones, pero, sin dudas, el dolor sólo quien lo pasa puede saber de qué se trata. El sábado 9 de septiembre, Luana Kruka de 7 años falleció en el sanatorio Camino, tras haber comenzado el martes previo con lo que parecía ser una simple angina.

Jésica Velázquez es la mamá de la pequeña, nos abrió las puertas de su casa y nos mostró el “mundo de Luana”. La joven madre hoy se aferra y busca fuerzas en sus dos hijos varones de 4 y 14 años, “porque a mi nena se la llevaron”, dice.

Jésica se muestra fuerte, hoy la mantienen sus hijos, asegura, pero la empuja “la bronca”. “Siento bronca porque sé que podría haberse evitado. Eso es lo que hoy me lleva a luchar, para que los culpables se hagan cargo y para que nunca más vuelva a ocurrir. Mucha gente se identifica con nosotros porque pasan por situaciones similares a la hora de llevar a su hijo a un médico. Ahora ocurrió algo que es muy grave, se llevaron a una inocente y me tocó a mí, pero pudo haber sido cualquiera”, expresa la joven madre quien, entre recuerdos de su hija, destaca también las cualidades de sus hijos varones.

“Ella con su hermano más chico era re protectora, y Luana era una niña alegre, feliz, deportista y no porque sea mi hija, pero era especial, todos la querían, en la escuela, en danza”, describe entre una mezcla de nostalgia y la sensación de actualidad como si su hija no se hubiera ido, o estuviera de vacaciones.

La mamá de Luana no hace pausas al hablar de la pequeña, tiene mil cosas por contar y otras tantas por mostrar. Nos hace subir a la habitación de su hija al equipo de Misiones Online. “Yo le daba todo lo que podía, hace poquito la apartamos de su hermanito, la ubicamos en su espacio, este era su mundo”, cuenta y tira sobre la cama una almohadita color rosa con el rostro de Luana. Al ver nuestros miradas posarse en ese objeto se quiebra un poco al ver la inevitable emoción y asegura: “Es duro, yo entro a este lugar, a su mundo a estar con ella, a llorar y vuelvo a salir a la vida con mis hijos, mi familia”, relata. Mira a su pequeño hijo y cuenta que “él sigue buscando a su hermana, porque ellos eran un bloque”.

Entre tantos lindos recuerdos, de pronto se acuerda y nos dice: “Mirá lo que encontró el lunes mi marido entre sus cosas”… Fue otro de los momentos impactantes ver el dibujo donde Luana se reflejaba a ella misma con alitas, corazones y el cielo. “Un ángel, ella sabía que se iba a ir. Sé que es difícil de creer”, expresa emocionada con su mirada clavaba en esa imagen.

Luego, nos muestra un disfraz rosa que quedó sin estrenar. “Me pidió bailar con un disfraz de barbie y quedó hecho, sin que pueda usarlo en una exhibición que tenia”, relata.

Jésica busca respuestas, se pregunta, se re pregunta y a la vez siente que tanto para los médicos como para las autoridades de Salud, su caso fue un caso más de algo que puede ocurrir. “Yo preguntaba en una reunión  que se hizo en la escuela con autoridades de Salud, qué hubiera ocurrido si le pasa a un hijo de ustedes. También dirían no es para preocuparse?”, preguntó cuestionando el mensaje que “no hay que alarmarse”.

 

El sanatorio no dio respuestas y de la médica no supe más nada pero está todo en la justicia”

Jésica dijo que el caso está en manos de los abogados y en el juzgado de Marcelo Cardozo. “Nosotros accionamos contra el sanatorio, pero los abogados sabrán como también lograr que responda la médica”, dijo. Contó que de la doctora no supo más nada solamente que terminó este año la residencia. Sobre la situación que le tocó pasar recordó que “una de las veces que le miró la angina a mi hija le alumbró con el celular…fue tal el desinterés, el poco profesionalismo que la observó con un celular que cualquiera sabe que no es higiénico”, cuestionó.

Finalmente llamó a no olvidar esto para que no vuelva a ocurrir. “Hoy me tocó a mí y no puedo creer”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE