Tragedia de la ex ruta 13: la fiscal Mazal pidió cinco años de cárcel para Slámovits

Tragedia de la ex ruta 13: la fiscal Mazal pidió cinco años de cárcel para Slámovits

En la sala de audiencias del Juzgado Correccional y de Menores Uno de Posadas, se llevan adelante los alegatos del juicio oral y público contra Gonzalo Germán Slámovits (34), acusado de haber atropellado y matado a las amigas  Gladis González (27) y de Yanina Galarza (20), el 7 de febrero de 2015, alrededor de las 5.55, en la ex ruta provincial 213 y calle Paraguay.
Ambas, que eran cuñadas y amigas, hablaban con el taxista Hugo Báez al que le consultaban el precio del viaje hasta el barrio San Isidro, donde ambas vivían, cuando de improviso el VW Golf del imputado se las llevó por delante arrancando incluso las dos puertas del lado derecho del taxi.
La primera en dar sus conclusiones fue la fiscal Yolanda Mazal. “Fue un hecho muy grave. Por las condiciones en las que quedaron las víctimas y por cómo circulaba el auto, que fue un bólido que arrastró a las amigas a unos 40 metros”, detalló.
Hizo un pormenorizado relato del hecho: de la escena con la que se topó la Policía e hizo un resumen de lo que dijeron los testigos del accidente.
Puntualmente, mencionó el relato del taxista Báez, quien fue la última persona que habló con las víctimas y que en el juicio había dicho que esa charla terminó cuando oyó una explosión, que al principio no entendió y que luego comprobó que había sido el impacto del auto VW Golf de Slámovits.


“Nunca escuché de Slámovits una palabra de arrepentimiento. El causó la muerte brutal de dos jóvenes”, sostuvo Mazal.
También mencionó el testimonio de la policía Carolina Rodriguez, quien vive frente al tramo de la ex ruta provincial 213 donde ocurrió el episodio. Ella vio la llegada descontrolada del auto y luego el impacto letal.
“A diferencia de otros casos, acá tenemos dos testigos presenciales: el taxista Báez y Rodriguez”, destacó.
“El auto no se detuvo al subir la vereda ni cuando chocó al taxi. Slámovits manejaba a 142 kilómetros por hora, una velocidad excesiva. Y estaba ebrio. En ese estado cometió este accidente atroz”, argumentó.
Precisó que el VW Golf estaba “tunneado’ y en condiciones de alcanzar los 200 kilómetros por hora.
“No paso por alto las lesiones que sufrió Slámovits. Pero hay esperanza de que pueda volver a tener movilidad. Hay esperanza porque él esta vivo, respira, está. Lo ven sus padres, su familia. Tiene posibilidades, tiene vida. Puede desplegar muchas actividades”, indicó.
“Pero las chicas atropelladas no van a tener más posibilidades. Sus hijos nunca más las verán”, comparó.
La fiscal calificó el hecho como  “homicidio culposo” y pidió 5 años de cárcel para el acusado, pero de cumplimiento domiciliario.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE