Tragedia de la 213, el juicio: Slámovits quedó parapléjico y no volverá a caminar con normalidad, concluyeron los médicos

Tragedia de la 213, el juicio: Slámovits quedó parapléjico y no volverá a caminar con normalidad, concluyeron los médicos

Gonzalo Germán Slámovits, juzgado por el doble homicidio ocurrido el 7 de febrero de 2015 en la ex ruta 213 de Posadas, a la altura de la calle Paraguay, no camina. Tras el choque fatal que desencadenó ebrio al mando de su auto VW Golf quedó parapléjico. Pese a los años de rehabilitación, no tiene sensibilidad en las piernas ni controla los esfínteres. Y, de acuerdo con los médicos que declararon en el debate oral que comenzó este viernes, no volverá a desplazarse como una persona normal, sí podría hacerlo eventualmente con muletas si realiza una rehabilitación estricta.
El acusado, ex empleado de Migraciones, quedó sin trabajo tras el choque, con la consecuente pérdida de cobertura de salud posterior. Actualmente, hace una rehabilitación “casera”, con la ayuda de amigos y parientes.
En el juicio dedicaron dos médicos que lo asistieron en los dos primeros años de tratamiento.
Indicaron que si bien tuvo avances, habrá secuelas permanentes.
Slámovits ingresó al sector emergencias del hospital Madariaga, donde lo recibió la médica Maria Quijano (también compareció en el debate), con pérdida de sensibilidad en las piernas y traumatismo en la columna.
En el centro de salud público le alinearon las vértebras de la columna y luego siguió su rehabilitación en un centro especializado. Allí lo atendieron los doctores Carlos Vigo y Javier Mattivi.
“No va a volver a caminar como una persona normal. Tal vez pueda hacerlo con bastones con una buena rehabilitación. Tiene una discapacidad grave”, concluyó Mattivi.
Vigo, de su lado, indicó que al ingresar al centro, Slámovits tenía una discapacidad del 80%. Aseguró que mejoró, porque entró en camilla y cuando la dejó hasta podía moverse con andador.
Antes que ellos habían declarado los policías Alfredo Duarte (ex comisario de la seccional 11ra) y Marcelo Alegre (oficial de servicio el día del hecho). También el médico en turno de la fuerza en esa jornada, el doctor Julio Ernesto Irrazábal. Este afirmó que el automovilismo tenía un perceptible aliento etílico.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE