Nutrición: ¿Cómo preparar aguas saborizadas naturales?

Nutrición: ¿Cómo preparar aguas saborizadas naturales?

El consumo de agua es fundamental para llevar una vida sana, además del estilo de vida, alimentación y actividad física. Sabemos que debemos consumir, en promedio, alrededor de dos litros diarios de agua pura, pero, muchas veces, nos cuesta cumplir con dicha recomendación por varias cuestiones, por lo cual, sumar aguas saborizadas naturales es una excelente opción.

El agua es el principal elemento constitutivo del cuerpo humano y desempeña varias funciones vitales. Como el organismo es incapaz de producir suficiente agua, debemos proporcionarla a través de la dieta, es decir, con bebidas y alimentos.

Además del agua pura que consumimos, también aportamos líquidos a través de jugos, infusiones, alimentos como leche, frutas, hortalizas, preparaciones como sopas, caldos, gelatinas, entre otros. En los últimos tiempos, se ha instalado cierta “moda” de las aguas saborizadas en distintos restaurantes de nuestra región, lo cual es una idea que podemos copiar de forma casera para disfrutarlas día a día.

Es importante definir a qué hacemos referencia cuando decimos “aguas saborizadas”, ya que se confunde el término con jugos sin gas, también muy consumidos actualmente. Agua saborizada es agua pura a la cual se le agregan hierbas aromáticas o pequeños trozos de frutas o, incluso, algunas verduras, para dar sabor a la misma. La diferencia es que estos agregados cumplen, únicamente, con la función de brindar sabores suaves, no es un extracto de hierbas, ni infusiones o jugo de frutas.

Para quienes les cuesta tomar agua sola es una muy buena opción, porque es prácticamente lo mismo, y resulta muy agradable al tomarlas, especialmente en días calurosos, como los que vivimos en Misiones en esta temporada.

Algunas combinaciones que resultan muy ricas son:

  • Pomelo con menta, salvia, romero o albahaca (una de estas especias).
  • Limón con menta y albahaca o cilantro.
  • Limón con pepino y perejil.
  • Limón con jengibre.
  • Limón con mandarina, pera y cilantro.
  • Limón con naranja y jengibre.
  • Naranja con jengibre y albahaca.
  • Pepino con limón o lima, menta o albahaca.
  • Pepino con sandía y menta.
  • Zanahoria con manzana, limón y jengibre.
  • Melón con salvia o menta.
  • Sandía con menta y albahaca o romero.
  • Melón con naranja y limón.
  • Pera con romero o salvia.
  • Frutilla con pomelo y salvia.
  • Manzana con ciruela, arándano y menta o salvia.
  • Frutilla con limón y menta.

Las combinaciones son múltiples y dependen únicamente de nuestros gustos y preferencias. Es importante no agregar azúcar para no sumar calorías extras, en caso de querer un sabor más dulce, podemos optar por edulcorantes.

La hidratación es fundamental para múltiples funciones del organismo, por lo tanto, es de suma importancia consumir diariamente agua pura o saborizadas, de acuerdo a nuestras necesidades fisiológicas, y debido a que nuestro clima es cálido y húmedo, con temperaturas extremadamente elevadas en verano, debemos prestar especial atención a este tema, ya que tenemos mayor riesgo a una deshidratación con sus graves consecuencias para la salud.

Lic. Romina Krauss- Nutricionista

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE