Por incidentes, el partido entre Independiente y Santos se suspendió a poco del final

Por incidentes, el partido entre Independiente y Santos se suspendió a poco del final

Independiente dominaba el partido y, a 12 minutos del final, los hinchas locales tiraron bombas de estruendo y generaron incidentes. El árbitro suspendió el partido con el Rojo muy cerca de cuartos.

Corridas, palazos, bombas de estruendo, un hincha que queda atrapado debajo de una reja y en simultáneo es pisado por sus compañeros de batalla y golpeado por la Policía . Cinco minutos de descontrol. Cinco minutos para el final de una serie interminable. El reloj marca que se juegan 35 minutos del segundo tiempo, pero la novela entre Independiente y Santos ya lleva una semana. Exactamente desde que la (mala) inclusión de Carlos Sánchez en el partido de ida quedó bajo la lupa. Y desde que la Conmebol en lugar de resolver rápido, alargó hasta más no poder el tema y le fue sumando capítulos como si se tratara de un culebrón televisivo.

A la par de las averiguaciones, acusaciones, pruebas y contrapruebas de los dirigentes, comenzó a crecer la ilusión de los hichas de Independiente y la bronca de los delSantos. Y el estallido llegó en ese mismo Pacaembú donde, una rato antes de que empezara el partido, los más de mil hinchas del Rojo ovacionaron al uruguayo Sánchez cuando la voz del estadio lo anunció como titular al son del “ponelo a Sánchez la p… que lo parió”.

Un canto hiriente para la gente delSantos, que venía masticando bronca desde que apenas siete horas antes del inicio Conmebol confirmó que el partido de ida se le había dado ganado, por 3 a 0, a los de Avellaneda. Y por el que la revancha había sido catalogada de alto riesgo. No por las bombas de estruendo que interrumpieron el sueño de los futbolistas de Holan en la noche del lunes (casi una obviedad en tierras brasileñas), pero sí por el clima que envolvía al encuentro. Y que tuvo su primer alerta en el playón de acceso al estadio, donde un cruce entre fanáticos terminó con uno de la peña que tiene Independiente en Formosa con un puntazo de arma blanca en el torso.

A esa altura, ya nadie podía garantizar nada. Ni los dirigentes del Santos, quienes habían publicado un mensaje de paz en la cuenta oficial de Twitter del club (“Entendemos y compartimos el enojo con los tribunales y maniobras legales. Pero, más que nada, pedimos a los santistas que llenen el Pacaembú con paz y respeto por los adversarios”, decía) ni los diez efectivos de una empresa de seguridad privada que fueron contratados por el club argentino para reforzar la seguridad en el estadio del plantel y la de los dirigentes que se refugiaron en un palco del estadio tratando de pasar inadvertidos.

“Me preocupa lo que pase adentro del campo de juego, no lo que pueda suceder afuera”, había avisado Holan apenas pisóSan Pablo. Y tenía lógica. Aunque eso, justamente la lógica, fue lo que le faltó a este cruce de octavos de final. Tan es así que más allá de lo que escriba en su informe el árbitro chileno Julio Bascuñán, habrá que esperar a que la misma Conmebol que demoró una semana en resolver el partido de ida, ahora dé por terminado el duelo y clasifique a Independiente a la próxima ronda.

“Vamos a ir al TAS a pedir la suspensión de la Copa Libertadores. Se nos sancionó de una manera arbitraria, cuando a otros clubes, comoRiver Plate, se los deja jugar sin reparos”, avisó José Carlos Pérez, presidente del Santos, en la puerta del vestuario local. Afuera, a apenas unos metros, todavía se escuchaban gritos e insultos. La promesa de evitar como fuera que el partido se terminara que habían hecho los hinchas del Santos durante todo el día, había sido cumplida. (Clarín)

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE