El Papa Francisco habló sobre los abusos ocurridos en Pensilvania y dijo que “la iglesia fracasó al afrontar estos crímenes repugnantes”

El Papa Francisco habló sobre los abusos ocurridos en Pensilvania y dijo que “la iglesia fracasó al afrontar estos crímenes repugnantes”

El Papa Francisco reconoce que los abusos sexuales ocurridos en la Iglesia católica de Irlanda es causa de “sufrimiento y vergüenza” en la comunidad católica y denuncia el “fracaso de las autoridades eclesiásticas” para luchar contra esos “crímenes repugnantes”.

 

En el primero de los seis discursos que el pontífice ofrecerá durante su visita a Dublín y Knock, en el marco del Encuentro Mundial de las Familias que se celebra este año en la capital irlandesa, el Papa no evitó referirse al grave escándalo de abusos a menores por parte de sacerdotes y religiosos que hace dos décadas hizo temblar los cimientos de la institución en Irlanda.

 

“El fracaso de las autoridades eclesiásticas -obispos, superiores religiosos, sacerdotes y otros- al afrontar adecuadamente estos crímenes repugnantes ha suscitado justamente indignación y permanece como causa de sufrimiento y vergüenza para la comunidad católica. Yo mismo comparto estos sentimientos”, dijo el pontífice durante el discurso que pronunció en el Castillo de Dublín, donde fue recibido por el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

 

Francisco recordó la reacción del papa emérito Bendicto XVI, entonces al frente de la institución, que en una insólita carta pastoral dirigida a los católicos de Irlanda exigió medidas contundentes “verdaderamente evangélicas, justas y eficaces” para acabar con los depredadores dentro de la Iglesia. “Su intervención franca y decidida sirve todavía hoy de incentivo a los esfuerzos de las autoridades eclesiales para remediar los errores pasados y adoptar normas severas, para asegurarse de que no vuelvan a suceder”, añadió el pontífice.

 

En su discurso, el pontífice se refirió a la carta abierta dirigida a todos los católicos el mundo que el Vaticano hizo pública este lunes después de que se conociera el brutal informe del Gran Jurado de de Pensilvania (EE.UU). En ella el papa Francisco condenó una vez más los abusos sexuales dentro de la Iglesia católica que están sacudiendo la institución en países como Australia, Chile o Estados Unidos, de la misma manera que hace veinte años lo hicieron en Irlanda. Unas heridas que aún permanecen abiertas en el país y que necesitan de “acciones concretas” para sanar, como le recordó el premier irlandés.

 

“En el pasado la Iglesia se equivocó. Es una historia de horror y vergüenza”, dijo el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, ante la mirada seria del pontífice. “Las heridas están todavía abiertas y aún hay mucho por hacer para traer justicia y verdad”. Varadkar se refirió expresamente a los escándalos de las Lavanderías de la Magdalena, los Hogares Madre e Hijo, las adopciones ilegales y los abusos a menores. Y se unió a la que desde hace años es una de las principales exigencias de las víctimas: pasar de las palabras a la acción. “Tolerancia cero” para abusadores y encubridores, insistió el premier irlandés, que instó al papa Francisco a hablar con los supervivientes.

 

Una reunión con víctimas de abusos por parte del clero que el Vaticano confirmó que tendría lugar durante estos dos días de la visita papal y que, según algunas fuentes, podría celebrarse este mismo sábado, antes de que el pontífice participe en el multitudinario evento que tendrá lugar en el estadio de Croke Park.

 

 

 

Fuente: El Mundo



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE