Allanamientos, arrepentidos y una economía que no encuentra piso en su caída

Allanamientos, arrepentidos y una economía que no encuentra piso en su caída

La debacle sin pausa de la economía, los efectos del ajustazo y la exhibición de los pecados del Gobierno anterior volvieron a copar la atención del país. Los números que arrojó la estadística durante la semana revelan una profundización en el deterioro de la economía y los analistas –incluso los más cercanos al oficialismo- advierten la inminencia de una nueva devaluación que licuaría aún más los salarios. Ante ese sombrío contexto, las únicas alegrías para el Gobierno nacional se las deben al juez Bonadio, que sigue sumando testimonios en su intento por comprobar que durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner funcionó un esquema generalizado de pago de coimas en la contratación de obra pública.

Según el INDEC, la actividad económica se derrumbó 6,7 por ciento interanual en junio, lo que significó la caída más pronunciada desde julio de 2009, cuando la Argentina enfrentaba el peor momento de la crisis financiera internacional. La de junio fue la tercera baja consecutiva, lo que dejó al país a un paso de estar oficialmente en recesión y llevó al indicador a cerrar el semestre en un 0,6 por ciento de signo negativo.

Lo particularmente grave del caso de Argentina es que la caída de la actividad se produce en un contexto de alta inflación, presión devaluatoria sobre el peso y una economía altamente dolarizada.

Según un relevamiento del Observatorio de Políticas Públicas de la UNDAV, con 31 por ciento en los últimos 12 meses, Argentina está en el cuarto lugar a nivel mundial de los países con mayor inflación después de Venezuela (82.766%), Sudán del Sur (123%) y Sudán (64%) y con niveles superiores a Congo, Siria, Liberia, Angola y Sierra Leona.

Desde el momento en que asumió Macri, la inflación ya marcó un alza de 120,9 por ciento y se está acelerando, al punto de que en seis de los primeros siete meses de 2018 la suba de precios fue mayor que en igual mes de 2017.

Pero la inflación es todavía mayor para los pobres. La canasta básica de la pobreza que mide el INDEC marcó en julio una suba de 34 por ciento acumulada desde julio anterior, tres puntos por encima del IPC.

El efecto más directo de esta espiral de aumento de precios es la licuación de los salarios, que lejos de ser interpretado por el Gobierno nacional como un dato negativo, es presentado como una mejora. Según el periodista Marcelo Bonelli (TN y Clarín) el vicejefe de Gabinete Mario Quintana afirmó en reuniones privadas con banqueros de Wall Street que “hay mejoras en el frente fiscal que no se pueden anunciar porque nos perjudicaría en lo político, como por ejemplo la caída del salario real”.

La suba de los precios está motorizada principalmente por una devaluación que en lo que va del año supera el 60 por ciento, sin embargo la pérdida de valor del peso no sirvió para mejorar la performance exportadora del país, por el contrario el déficit de balanza comercial sigue creciendo.

Según un informe del INDEC difundido el miércoles último, el rojo comercial de julio fue 5,4 por ciento superior al de igual mes del año pasado y el acumulado de los primeros siete meses de 2018 superó por más de 74 por ciento al déficit registrado en igual período del año pasado.

Para entender mejor el tamaño del fracaso económico del mejor equipo de los últimos 50 años, hay que tener en cuenta que en los últimos dos años y medio la deuda aumentó más de 100.000 millones de dólares –deuda emitida menos deuda pagada- pero ni siquiera el ingreso de semejante cantidad de dinero extra permitió mejorar un solo aspecto de la economía.

¿Dónde fueron los dólares que ahora debemos todos los argentinos? Una respuesta puede encontrarse en otro indicador difundido la semana pasada, el de formación de activos externos de residentes, también conocido como fuga de capitales. En los primeros siete meses del año alcanzó los 20.000 millones de dólares, más del doble que la registrada en igual período del año pasado.

Tras el fracaso rotundo del gradualismo, la única respuesta que encuentran los economistas de Cambiemos es la receta que les pasó el FMI, que básicamente consiste en ajustar el gasto todo lo que sea necesario para que el país vuelva a ser lo suficientemente “creíble” a ojos de los mercados.

El problema es que la deuda que tomó la Argentina de Macri es tan grande que ahora ningún ajuste del gasto primario resulta suficiente para compensar los crecientes pagos de la deuda y al mismo tiempo achicar el déficit total.

A fuerza de tarifazos, pérdida del valor de los salarios, eliminación y achique de programas y aumento de la pobreza, el Gobierno logró en los primeros siete meses del año una reducción de poco más de 46 mil millones de pesos en el gasto primario. Pero al mismo tiempo los intereses de la deuda crecieron en más de 71 mil millones, lo que deja un balance negativo de más de 25 mil millones en la cuenta financiera. A pesar del fuerte ajuste, el déficit real sigue aumentando.

Este ajuste del gasto primario que todavía resulta insuficiente para pagar los platos rotos del déficit heredado del kirchnerismo y –en mayor medida- del fiasco del gradualismo y de las políticas del Banco Central en los últimos dos años y medio, ya tuvo efectos considerables en la calidad de vida de los argentinos.

Mientras los capitales especulativos vernáculos y foráneos se llenaron los bolsillos con las tasas siderales y las bruscas devaluaciones, la economía real está estancada, las cadenas de pago que no se cortaron penden de un hilo, el consumo se cae, se destina menos dinero a la educación y a la salud y los salarios valen cada vez menos.

Docentes y no docentes de 57 universidades nacionales cumplieron tres semanas de paro en oposición al recorte a las universidades y al área de Ciencia Técnica e incluso intelectuales cercanos al oficialismo, como el neurocientífico Facundo Manes, manifestaron su preocupación. “La situación de los docentes de las universidades públicas de nuestro país es crítica y preocupante. El conocimiento es el mejor plan para alcanzar el desarrollo y la equidad social. Recortar en ciencia y educación es hipotecar nuestro futuro”, publicó en su cuenta de Twitter quien hace menos de un año se barajaba como posible cabeza de lista de Cambiemos en Buenos Aires.

En el área de salud, se multiplican en las provincias las críticas por el desfinanciamiento de Nación al programa Médicos Comunitarios que está provocando la masiva renuncia de profesionales que se desempeñaban en hospitales y centros de atención primaria.

Durante la semana se conoció además que el Gobierno nacional suspendió la vacuna contra la meningitis para los chicos 11 años, lo que provocó que la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) recordará con preocupación que la “prevención primaria a través de las vacunas es una política de estado que se ha consolidado en nuestro país constituyendo un robusto signo de equidad y demostrando resultados indiscutibles en materia de prevención de enfermedades”.

Proyecciones desalentadoras

Analistas argentinos y del extranjero coinciden en que el futuro para Argentina no será mejor al presente. En un informe a sus inversores, el Banco BNP Paribas de Brasil recomendó “no correr riesgo argentino”, o de hacerlo apostar a una nueva devaluación en el corto plazo, ya que da por hecho que el Banco Central no podrá defender el valor actual del peso.

Sin dudas la voz que más ruido hizo en el mundillo económico esta semana fue la del expresidente del Banco Nación y miembro fundador del PRO, Carlos Melconian, quien afirmó que “todo el mundo sabe” que el acuerdo con el FMI no se va a cumplir y que habrá una nueva devaluación que pondrá al dólar bastante por encima de los 30 pesos.

“El FMI se da cuenta que el tipo de cambio para lograr los objetivos no es 30 pesos”, explicó Melconian al señalar que el esquema de libre flotación establecido en el acuerdo apunta a lograr que “la tía deje de comprar dólares y que los cadetes dejen de viajar a Itaparica y South Beach”.

El economista indicó que la política de austeridad en el gasto que viene aplicando el gobierno es el “plan b” al que debió recurrir con ayuda del FMI después de fracasar con el plan original, pero advirtió que si el Gobierno no consigue reducir el riesgo país, bajar la dolarización de la economía y con ello volver a los mercados, deberá aplicar un “plan c” que debería combinar una devaluación más severa con medidas heterodoxas como retenciones.

El autodefinido como “amigo de Macri” remarcó inconsistencias en las políticas económicas. “Pasamos el papelón de que el mismo gobierno que puso las Lebac ahora se las quiere sacar de encima. Esto no es algo que dejaron los expresidentes del Banco Central, Alejandro Vanoli o Mercedes Marcó del Pont. Esto lo dejó el mismo gobierno”, consideró.

Advirtió además que mientras no se encamine una solución a la crisis financiera, no habría medidas para reactivar la economía real. “El sector real pide por la tasa y la tasa no va a bajar”, anticipó para luego apelar a un eufemismo de la medicina “hay que diferenciar el sector real de la economía que es la larga enfermedad y el sector financiero que es el ataque al corazón”, dijo.

Grecia es el ejemplo más cercano –en el tiempo- de lo que puede esperarse de un acuerdo con el FMI. Tras ocho años, ese país cerró recientemente la etapa de tutela del organismo de crédito, etapa que Argentina inició este año. Un artículo del New York Times deja un balance del costo social del ajuste aplicado: un tercio de la población quedó bajo la línea de pobreza, el poder adquisitivo de los salarios cayó 20 por ciento y se aplicó una reforma laboral que determinó el fin de las paritarias y permitió a las empresas condiciones más flexibles para despedir personal.

Cuadernos calientes

La atención de los medios nacionales se concentró esta semana en las novedades en torno a la causa que investiga un supuesto esquema de corrupción en torno a la obra pública que habría sido manejado por los expresidentes Cristina y Néstor Kirchner. Tal vez lo más relevante en términos de avances en la causa fue la homologación del acuerdo para que el exfuncionario José López –tristemente célebre por revolear bolsos repletos de dólares hacia un convento- fuera imputado como arrepentido.

Inmediatamente, quien fuera mano derecha de Julio De Vido, amplió su indagatoria e involucró a intendentes en el pago de coimas, dio más detalles respecto al supuesto esquema de recaudación ilegal y aseguró que todas las ordenes las daban Néstor y Cristina.

Pero López y sus explosivas declaraciones quedaron en un segundo plano cuando la investigación volvió a poner a Cristina en el centro de la escena. La expresidente lanzó un incendiario discurso durante la sesión del Senado en la que se trató el pedido de allanamiento a sus propiedades. Cuestionó con dureza el rumbo de la economía, consideró que la investigación en su contra es un caso de proscripción política, virtualmente lanzó su candidatura a presidente, cuestionó a dirigentes peronistas, sin una traza de autocrítica se declaró orgullosa de todo lo que hizo durante su gobierno y le recordó a la vicepresidente Gabriela Michetti que también a ella le “encontraron bolsos con dinero”.

“Sus políticas son espantosas. El principal problema que tiene este Gobierno no soy yo, el problema de este Gobierno son ustedes mismos”, bramó Cristina dirigiéndose a Michetti para luego repartir golpes también hacia la oposición: “hay hombres de mi partido que creen que yo soy el obstáculo para llegar a no sé dónde. Miren, si a mí me partiera un rayo hoy mismo, hay algunos que con el voto popular no llegarían a ningún lado”, dijo mientras las cámaras de televisión apuntaban a Pichetto.

A la postre, el pedido de la justicia fue aprobado por unanimidad y el día siguiente, en el prime time televisivo del mediodía, se llevaron a cabo los allanamientos.

En el marco de la misma causa, la justicia sigue buscando al exdirector ejecutivo de la EBY, Oscar Thomas, prófugo con pedido de captura internacional. En procura de su paradero se hicieron varios allanamientos durante la semana en Misiones, el último en las oficinas de una empresa constructora en Posadas.

Con menor cobertura mediática también avanza la causa por los aportantes truchos a las campañas de 2017 de Cambiemos y afiliaciones apócrifas. Más de 50 personas que figuran como aportantes a la campaña de Graciela Ocaña y Esteban Bullrich en 2017 y como afiliados al PRO declararon ante el juez Sebastián Casanello que nunca aportaron un peso a ninguna campaña y que tampoco se afiliaron al mencionado partido.

El juez Casanello ya envió a peritar las fichas de afiliación de esas personas, a fin de identificar si hubo falsificación de firmas, lo que podría determinar incluso la pérdida de la personería jurídica del partido en la provincia de Buenos Aires.

Pacto de caballeros y un vuelo sin directo a Europa

La visita a Misiones del ministro del Interior Rogelio Frigerio sirvió para descomprimir las tensiones que se habían generado a partir de la desaparición del Fondo de la Soja. Desde el Gobierno provincial aseguraron que el funcionario nacional se comprometió a compensar a la Provincia y a los municipios por la pérdida que representaba la caída del fondo sojero y en contraprestación, el Gobierno de Misiones se convirtió en el primero en anticipar su apoyo al presupuesto nacional.

Passalacqua se ocupó de dejar en claro que “nosotros estamos siendo coherentes con nuestra posición: somos un gobierno opositor, hay cosas que no nos gusta del Gobierno de la Nación, pero así como yo como gobernador pido a los diputados de la Cámara que apoyen el presupuesto porque es la herramienta para gobernar, no podemos negar apoyo hacia arriba”.

“Después el Gobierno Nacional tendrá que rendirle cuenta a la gente sobre cómo aplica esa herramienta que le dimos (el Presupuesto). Lo que no podemos es negarle, como pido que no nos nieguen herramientas para poder gobernar, después la gente juzgará si el trayecto, el rumbo tomado con ese presupuesto es bueno o malo, si dio o no resultado”, dijo el gobernador de Misiones.

Otro funcionario nacional que visitó la provincia esta semana fue el ministro de Turismo Gustavo Santos. Lo hizo para anunciar el inicio de la venta de tickets del vuelo directo Puerto Iguazú – Madrid que a partir de junio del año próximo comenzará a operar la firma Air Europa.

La nueva ruta aérea, la primera transoceánica que llegará a Misiones, abre nuevos horizontes para el turismo en toda la provincia y deja de manifiesto que la industria sin chimeneas es la actividad –entre las tradicionales de la tierra colorada- que mejores oportunidades de crecimiento tiene en el actual contexto económico.

Santos destacó las posibilidades que se abrirán para traer visitantes de ciudades como París y Londres. Destacó que Cataratas del Iguazú es el segundo destino internacional de Argentina, solamente superado por Buenos Aires. “Los europeos, sobre todo en Francia, son un público ávido de naturaleza, lo mismo que los ingleses. En un trabajo conjunto con Misiones y Air Europa vamos a promocionar este vuelo en distintas ferias con los tour operadores”, subrayó.

Polémica en la Legislatura

La desesperación de históricos dirigentes de la UCR para justificar los desaciertos del Gobierno nacional en materia económica quedó de manifiesto en la sesión del último jueves cuando el diputado del PAyS, Martín Sereno, difundió un audio en el cual el diputado nacional Luis Pastori respondía a un cuestionamiento de un militante a la decisión de Nación de suspender la vacuna contra la meningitis para chicos de 11 años.

En el audio puede escucharse a Pastori recomendando al militante identificado como “el Indio”  no “comprar” todo lo que aparece en los medio misioneros que –a decir de Pastori- están “todos comprados”. “Todos nos tiran mierda, todos los días”, afirmaba el legislador.

Lo cierto es que la información a la que aludía el militante y que Pastori intentaba desacreditar –la suspensión de la vacuna- fue confirmada por el propio ministerio de Salud de Nación a través de un comunicado oficial.

Otra polémica que llegó a la Legislatura tiene que ver con el aumento del peaje de Colonia Victoria, que desde que asumió Macri pasó de 6 a 40 pesos, lo que motivó una serie de cortes  de ruta impulsados por vecinos de la mencionada localidad.

En la sesión del jueves se sancionó una iniciativa del diputado Julio Barreto que propone que el Ejecutivo Provincial gestione ante la Dirección Nacional de Vialidad o ante la empresa concesionaria vial el establecimiento de circulación o pase libre o gratuito para los habitantes  del Municipio de Colonia Victoria. “Desde la función pública que desempeñamos, no encontramos más que racionalidad, razón y justicia en el reclamo de nuestros comprovincianos afectados”- manifiestan en los fundamentos-  “considerando que han agotado las instancias administrativas y sus voces no han sido escuchadas y menos aún, ha sido considerado su petitorio”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE