Se conoció la historia de la pareja que esperaba dos bebas y después del parto les entregaron sólo una

Se conoció la historia de la pareja que esperaba dos bebas y después del parto les entregaron sólo una

Eduardo Soria cuenta la pesadilla que vivió con su esposa, Griselda González. La versión del hospital y del ministerio de Salud provincial. Sucedió en Adrogué, Buenos Aires.

Eduardo Soria (35) habla temblando y se quiebra cada vez que escucha el llanto desconsolado de su mujer Griselda González (34) desde la habitación. Recibe a Clarín en el living de su casa del barrio Los Álamos, en Glew. Tiene a mano papeles, documentos, estudios. Muestra las firmas y los sellos de los médicos que dejaron por escrito y, según cuenta, le repitieron en vivo y en directo que con su esposa esperaban gemelas, un embarazo doble.

El 14 de agosto, con 37 semanas de gestación, llegaron al Hospital Lucio Meléndez de Adrogué a buscar una orden para que Griselda fuera internada en otro centro de salud. Sin embargo, los profesionales decidieron hospitalizarla allí. Pasó ocho horas con controles antes de la cesárea. Durante ese tiempo, cuenta Eduardo, le dijeron en varias oportunidades que sus dos bebas estaban perfectas. “Le hicieron monitoreos, escuchamos los dos latidos y hasta nos dijeron que una venía de cabeza y otra de cola”, suma. Después del parto, se encontró con que era otro el panorama: le comunicaron que, en realidad, había una sola beba. Desde el Ministerio de Salud de la Provincia hablan de un “error en el diagnóstico” y aseguran que siempre fue una. Eduardo no lo cree y pide una explicación: “Quiero saber qué pasó con mi otra hija”.

Griselda ya había pasado por tres embarazos: es mamá de un adolescente de 15, y dos nenes de 5 y 3. “Hasta ahora, había tenido a todos por parto natural. Con los últimos dos hicimos los chequeos en los mismos lugares que con las gemelas. Nos atendimos en la salita del barrio, que queda acá a cuatro cuadras, y en una clínica privada”, relata Eduardo, en referencia a Setfe, el centro de estudios en el que le hicieron varias ecografías que detallaban que se trataba de un embarazo “gemelar” y en el que Eduardo dice que le mostraron “los dos corazones”.

En la salita de Los Álamos, sigue Eduardo, los estudios y monitoreos también confirmaban que llegarían dos nenas. “Fue desde ahí que derivaron a mi mujer al Hospital Oñativia, de Rafael Calzada. El 13 de agosto nos dirigimos a ese hospital porque Griselda tenía la panza dura y contracciones. Nos dijeron que las bebas estaban bien y que fuéramos al día siguiente al Meléndez a pedir una autorización para internarnos en Calzada. Después nos dejaron en el Meléndez y pasó lo que pasó”, agrega.

Con fecha del 14, uno de los papeles con sello y firma de una profesional matriculada en Obstetricia y Ginecología muestra el ritmo cardíaco de dos corazones: “Feto 1 (derecho), Feto 2 (izquierdo)”. En otro papel, con firma de otra médica queda registrado que hubo dos monitoreos de “feto 1 y feto 2” a las 12 y 15 horas de ese mismo día. A las 18.40 comenzó la cesárea.

Eduardo pudo ver por última vez a Griselda a las 12.30, en el horario de visitas. Después, le pasó la ropita para las bebas a una enfermera: “Teníamos todo. Yo trabajo en un frigorífico y mis patrones me ayudaron un montón. Me regalaron dos mamaderas, dos chupetes”. No le dieron la opción de presenciar el parto, él tampoco sabía que podía hacerlo.

A las 20.45, cuenta que recibió la primera noticia después de “golpear varias puertas”. “Estaba asustado, no me respondían. En eso, apareció el jefe de maternidad y me dijo ‘aguantá, parece que hay un solo bebé’ y se fue”, recuerda Eduardo, entre lágrimas. Al rato llegó una partera que le mostró a su beba. “Le pregunté dónde estaba la otra. Me dijo que no sabía nada. Después vino otra partera que me dijo que ellos también esperaban dos, pero que nació una. Yo mientras temblaba, con uno de mis hijos al lado”, dice.

Al siguiente se presentó a hablar con él el jefe de personal de la noche, agrega Eduardo. “Se tomó su tiempo, charló con varios médicos antes de venir. Veía que yo estaba llorando. Se acercó con las manos en los bolsillos y se cagó de la risa en mi cara”, sigue.

La pesadilla continuó con él intentando despertar a su mujer, cuando pudo localizarla desvanecida en una camilla, para preguntarle qué había pasado con la otra beba. “Griselda no recuerda nada. Sólo que la sedaron. Después, me vio a mí”, resume.

Pasó la noche esperando una explicación que nunca llegó. A la mañana del 15, lo único que se le ocurrió fue llamar a Defensa Civil. “Me derivaron con el 911 y a los 5 minutos tenía un patrullero en la puerta del hospital. Los oficiales me contuvieron”. Dos días después, se acercó a la seccional Primera de Almirante Brown a dejar registrado lo sucedido. La causa está en la UFI 6 de Lomas de Zamora.

En diálogo con Clarín, la directora del Hospital Meléndez, Graciela Helou, dijo que los médicos del centro de salud “confiaron en las tres ecografías que trajo la paciente, que hablaban de embarazo gemelar”. Además, sostuvo que se trató de un “diagnóstico erróneo y que los siete profesionales que estuvieron durante la cesárea firmaron que había una sola beba, que pesó 3,6 kilos”.

 

Sobre las razones por las que Eduardo no pudo presenciar el parto, Helou precisó que están en obras por lo que no contaban con un lugar para que el hombre se cambiara y que, por eso, “no estaban garantizadas las condiciones de asepsia para su ingreso al quirófano”.

El subsecretario de Atención de la Salud de las Personas del Ministerio de Salud bonaerense, Leonardo Busso, coincidió con Helou en que hubo un error en el diagnóstico, en relación a las ecografías que se hicieron en un centro privado y que, en realidad, siempre se trató de un solo feto.

Consultado por el monitoreo realizado el día de la cesárea en el Hospital Meléndez en el que figuran los latidos de “feto 1 y feto 2”, afirmó que, en ese caso, seguramente hubo “un problema de interpretación”. “Está la posibilidad de que se hayan confundido con el latido materno o que se  haya tomado dos veces la frecuencia cardíaca de la única beba. La medicina no es una ciencia exacta”, agregó Busso.

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE