En el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, las ONGs piden mayor protección a cooperantes y niños y adolescentes

 

Un total de 313 trabajadores humanitarios fueron víctimas de hasta 158 ataques violentos en 2017 en 22 países, según cifras del informe de Aid Worker Security Report basado en datos de la Aid Worker Security Database (AWSD). “Las crisis humanitarias han aumentado, tanto en frecuencia como en complejidad, como así también el riesgo para los trabajadores humanitarios”, señalan desde Unicef Internacional. “Las niñas son la población más vulnerable”, alertan.

El documento internacional revela que el número de trabajadores humanitarios fallecidos por este tipo de ataques incrementó un 30% (139) respecto a los ocurridos en 2016, lo que supone el segundo año con más ataques desde que se tienen registros.

Como cada 19 de agosto desde que se instituyera por la Asamblea General en diciembre de 2008 se celebra este día para dar visibilidad y difusión a las actividades y tareas que tienen que ver con la asistencia humanitaria en todo el mundo. La Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) convoca a todos los países, a las entidades del sistema de las Naciones Unidas y a las organizaciones internacionales y no gubernamentales  a reconocer al personal de asistencia humanitaria que han perdido la vida o han sufrido lesiones mientras realizaban su labor de forma que se de constancia de su actividad.

De esta manera,  diversas organizaciones no gubernamentales destacaron el peligro que corre la infancia, y especialmente las niñas, así como el trabajo de las personas que ayudan a los afectados en situaciones de emergencias, quienes frecuentemente se convierten en víctimas de distintos actos de violencia: 313 trabajadores fueron atacados en 2017 (139 asesinados, 72 secuestrados y 102 heridos).

“Las organizaciones de acción humanitaria y de cooperación internacional no deben ser jamás un objetivo de los ataques de grupos terroristas o de las partes enfrentadas en un conflicto; estamos y estaremos siempre del lado de quien padece las consecuencias y no de quien las provoca”, destacan desde la coordinadora de Organizaciones para el Desarrollo, en un informe publicado por la agencia alemana Deutsche Welle.

Del lado de quien padece las consecuencias

Por su parte, la directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Henrietta Fore, rindió tributo a quienes han perdido la vida en este trabajo y reafirmó el compromiso de la organización con los millones de niños y jóvenes que necesitan de ese apoyo y protección.

Fore recordó, por ejemplo, que transcurrieron quince años desde el bombardeo del Hotel Canal en Bagdad, en Irak, en el que 22 personas murieron, incluidos Chris Klein-Beekman, coordinador de Unicef, y el enviado de las Naciones Unidas Sergio Vieira de Mello: “El ataque conmocionó al mundo, pero a medida que las crisis humanitarias han aumentado, tanto en frecuencia como en complejidad, así también el riesgo para los trabajadores humanitarios, y el número de muertos entre ellos está aumentando en consecuencia”, advirtió en un comunicado.

La ONG Plan Internacional reclama a las instituciones públicas y sociales que doten de fondos suficientes los planes de ayuda humanitaria y que incluyan un enfoque de género y edad para atender las necesidades de las jóvenes adolescentes y hacer frente a los numerosos riesgos a los que están expuestas durante las crisis.

Cuando las estructuras sociales se derrumban, “las familias tienen tanto miedo de que las adolescentes puedan ser atacadas o se queden embarazadas que las encierran o limitan sus movimientos”, explicó Emilia Sánchez, directora de Incidencia Política de esta ONG, que impulsa la creación de espacios dedicados exclusivamente a las jóvenes.

Proteger a la infancia vulnerable

World Visión España pone el foco en los 2,5 millones de niñas de África Oriental que necesitan protección inmediata tras huir de desastres naturales y conflictos violentos en África Oriental. “Los niños están en movimiento escapando de la violencia de la guerra y los conflictos para caer en otras formas de violencia; las niñas son particularmente vulnerables y necesitan protección”, reclama la ONG en el informe Girls on the Move, que recoge testimonios de menores refugiadas de Burundi, República Democrática del Congo, Etiopía, Kenia, Ruanda, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Tanzania y Uganda.

Aldeas Infantiles SOS alerta del incremento de los servicios humanitarios como consecuencia del aumento personas desplazadas por la violencia y la pobreza. “El elevado número de niños que huyen de condiciones de vida insoportables nos muestra que es necesario un compromiso global más fuerte para proteger a la infancia vulnerable y garantizarles un futuro mejor”, expone Pedro Puig, presidente de Aldeas.

Salvan vidas

Desde Cruz Roja, destacan el esfuerzo del personal de asistencia humanitaria, que salva vidas sin discriminar por nacionalidad, grupo social, religión, sexo, raza o cualquier otro factor. La organización internacional expone su preocupación por la protección de los servicios sanitarios y del personal humanitario, “que con frecuencia sufren ataques de forma deliberada e ilegal, pues se trata de ataques contra objetivos protegidos por el Derecho Internacional Humanitario”, que causaron la muerte a 37 personas de esta ONG el pasado año.

Por su parte, Oxfam Intermón se sumó a esta conmemoración y reclama al Gobierno de España que cumpla con su compromiso de elevar la Ayuda Oficial al Desarrollo al 0,4 % de la Renta Nacional Básica en 2020; actualmente es del 0,17 por ciento: “Es una cantidad indigna de un país solidario como España; creemos que no es mucho exigir que se llegue al 0,4, sobre todo cuando hace casi medio siglo se fijó la meta del 0,7”, subraya José María Vera, director general de Oxfam Intermón.

 

Asimismo, el secretario general de la ONU, António Guterres, recuerda que en las zonas de conflicto se sigue dando muerte y mutilando a los civiles de forma deliberada y que solo el año pasado se han contabilizado 26.000 muertos. Países como Iraq, República Centroafricana, Afganistán, República Democrática del Congo, Somalia y Yemen permanecen con conflictos activos y hace que las familias abandonen sus hogares y suponga que en la actualidad 65 millones de desplazados estén permanentemente en situación de vulnerabilidad. Recuerda que tanto los médicos como los trabajadores humanitarios que prestan asistencia a quienes lo necesitan son el blanco de ataques y viven con una amenaza constante.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud, (OMS), señaló que son muchos los fallecidos que trabajan para organismos asociados de las Naciones Unidas, el movimiento internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja además de otras organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales.

Señalaron que con el respaldo de códigos de buena conducta se debe responder al imperativo humanitario de ofrecer ayuda a quienes sufren por hambre, falta de agua, enfermedades, etcétera.

Y reafirmó su compromiso de liderar las respuestas internacionales del componente de salud ante las situaciones de emergencia mediante el enfoque del grupo de acción sanitaria y recuerdan que utilizar los recursos se debe realizar con sensatez, racionalmente y con la máxima seguridad posible.

En este día, diversas etiquetas han sido difundidas por los gobiernos en Twitter con motivo de este día, entre las cuales destacamos #NoSonUnObjetivo emitida desde la Moncloa en España, que agradece la labor de quienes dedican su vida a llevar la ayuda humanitaria a las zonas de conflicto. Recuerda que esta labor es atacada para impedir que la asistencia llegue a quienes más la necesitan.

 

#NoSonUnObjetivo  #DíaMundialDeLaAsistenciaHumanitaria

 

Fuentes: ONU, Deutsche Welle, Reuters y Europa Press

 

PE

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE