El creador de Fortnite gana millones con el videojuego y los invierte en tierras para conservación de bosques

 

Tim Sweeney es el CEO de Epic Games, sello creador de Fortnite. Debido al éxito del reciente videojuego, su fortuna no para de crecer: habría llegado a US$ 75 millones y continúa subiendo mientras el juego ya pasó su marca multimillonaria.

Detrás del fenómeno mundial que tiene acaparados a niños, adolescentes y también adultos está Tim Sweeney, de 47 años, CEO de Epic Games, sello creador de Fortnite, el juego que combina la construcción de edificios, juego en red y fundamentalmente, que se puede jugar en celulares, cambiando de un dispositivo a otro.

¿Pero en qué invierte Sweeney su fortuna? Además de comprarse autos de lujo – tiene una Ferrari, un Porsche, un Lamborghini y un Corvette- otra de sus grandes inversiones es en tierra para su conservación, informó el sitio especializado Apertura.

Desde 2008, lleva comprados más de 14.164 hectáreas en Carolina del Norte. En 2016 invirtió US$15 millones para comprar 2.832 hectáreas, tierras que iban a ser utilizadas por una empresa energética y que donó a U.S. Fish and Wildlife Service a cambio de que se la conserve y proteja del impacto humano. “Fue una oportunidad para comprar las mejores y más biodiversas tierras naturales”, señaló en un diario local.

 

Una fortuna basada en videojuegos

Fanático de los videojuegos desde los 10 años, Sweeney se enamoró de la programación desde niño aprendiendo rápidamente. Decidió estudiar ingeniería mecánica y le iba bien, pero en su cabeza siempre estaba el tema de los videojuegos. En 1991 y con 21 años, Sweeney lanzó Epic Games y creó su primer producto, ZZT, con el que ganaba US$100 por día mientras aún vivía con sus padres, según un artículo de Money.

“Básicamente estudiaba todo el día y programaba toda la noche. Los fines de semana, volvía a casa de mis padres y trabajaba en mi negocio. Recibía pedidos por mail, realizaba copias del juego y las enviaba. En paralelo, trabajaba en mi próximo juego, Jill de la jungla”, relató.

Sweeney comenzó a construir una reputación y en 1998 lanzó Unreal. También lanzó un set de herramientas de Unreal para desarrolladores quienes acordaban darle a Epic Games un 5%  una vez que empezaran a percibir ganancias. Sweeney mudó entonces su negocio a Carolina del Norte por los bajos costos.

Cuando Fortnite Battle Royale fue lanzado en septiembre de 2017, el fenómeno se expandió rápidamente y los jugadores no pusieron trabas a la hora de invertir en los ítems extra que ofrece el juego.  Según una encuesta de LendEDU, cerca del 70% de los jugadores admitieron haber gastado dinero en el juego, en promedio US$ 85, por más de que los productos no ayudan a ganar. Se calcula que ya jugaron unas 125 millones de personas.

Según Recode, las compras en iOS generan US$ 1.8 millones al día. Ahora, el juego está disponible para Android (aunque no a través de Google Play) lo que multiplicará su acceso. Según Forbes, la empresa facturó gracias a Fortnite US$ 126 millones en febrero, US$223 millones en marzo y US$ 296 millones en abril de 2018. “Tenemos que estar constantemente explorando modelos de negocios que funcionen. A medida que la industria evoluciona, los modelos de negocios cambian. Epic Games sobrevivió a varios modelos de negocios en el camino. Hay que estar cambiando las reglas constantemente”, explicó Sweeney.

En 2012, el conglomerado chino Tencent -el quinto más valioso en el mundo- compró el 40% de Epic Games por US$330 millones. Dos años después, Epic Games vendió los derechos de su juego Gears of War a Microsoft. Si bien no trascendió la cifra de la transacción, cuando se supo la noticia,  Gears of War había vendido 22 millones de copias y facturado mil millones de dólares.

 

 

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE