Después de amamantar a un bebé en el hospital habló la mujer policía: ‘Lo sentí como mío”

Después de amamantar a un bebé en el hospital habló la mujer policía: ‘Lo sentí como mío”
La oficial Celeste Ayala escuchó el llanto desconsolado de un pequeño niño y se ofreció a darle el pecho para que se calmara.

El acto de amor que llevó a cabo el miércoles por la policía Celeste Ayala en el hospital de niños de La Plata quedará guardado en su memoria para siempre. Aún sin poder emocionarse al contar lo vivido, la oficial reveló en las últimas horas que mientras hacia guardia en el centro médico escuchó que un bebé lloraba de hambre, y por eso se ofreció a darle el pecho.

El hecho se conoció primero porque un compañero suyo subió la foto cuando estaba amamantando y rápidamente se viralizó.

Desde entonces todos la felicitan y le agradecen por su gesto, aunque la realidad es queAyala todavía se emociona cuando habla del niño porque ahora conoce toda su historia: él y sus 5 hermanos serán trasladados a un hogar luego de que la Justicia resolviera que debían separarse de su mamá.

Según reveló la agente a TN, mientras ella custodiaba el hospital, advirtió que alguien lloraba mucho y desconsoladamente en una de las habitaciones. Por eso, se acercó para ver lo que ocurría, y cuando vio que los gritos venían de un bebé que se metía la boca en la mano, entendió todo: el pequeño tenía hambre.

Para calmarlo, le dijo a la cuidadora si podía darle el pecho, y al hacerlo, el bebé se tranquilizó instantáneamente. A pesar de que Ayala sabe que hizo “un acto de bien”, su tristeza también es muy grande porque sabe “la situación por la que están pasando los nenes”.

Según revelaron desde el municipio de Berisso, el Juzgado de Familia N°5 determinó el miércoles pasado que el bebé y sus 5 hermanos debían ser trasladados a un hogar de niños, por lo que estaban en el hospital para someterse a controles de rutina.

“El mayor de los seis tiene 9 años. Tuvimos una actuación de meses y lamentablemente no pudimos recomponer la situación de la mamá”, aclararon.

Finalmente, a pesar de sentirse bien por haber hecho lo correcto, la policía también aseguró que en el lugar se puso a llorar porque debía dejar a los chicos solos. ” Se quedaban sin su mamá, que es esencial para los nenes”, se lamentó.

“Hay nenes que necesitan contención. Por más de que no los conozcas, les das un abrazo y están contentos. Lo sentí como mío”, cerró Celeste Ayala.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE