Advierten que las constructoras se están quedando sin trabajo por reducción de los planes de vivienda

Advierten que las constructoras se están quedando sin trabajo por reducción de los planes de vivienda

Empresarios de la construcción afirman que la actualidad del sector es difícil porque desde hace dos años no hay licitaciones nuevas de obras de viviendas financiadas por el estado nacional, mientras que las obras privadas decayeron por la crisis económica. Señalan que la Nación orientó la inversión a obras de infraestructura que tienen poca demanda de mano de obra y en las que no participan las pymes. Indicaron que la cantidad de trabajadores de la construcción en Misiones cayó a la mitad en relación a 2015 y advirtieron que podría seguir cayendo porque las últimas obras de vivienda licitadas se están finalizando y no se inician nuevas.

Para la gran mayoría de las constructoras misioneras los últimos dos años fueron de merma de actividad y caída de empleo. A diferencia de lo que ocurre en las provincias centrales del país, en Misiones la principal demanda proviene de la obra pública y más precisamente de la construcción de viviendas y estructuras pequeñas como escuelas o comisarías, justo el tipo de obra que durante la administración de Macri se redujo en mayor proporción con relación a años anteriores.

La política de inversión en obra pública instrumentada por el Gobierno nacional desde que asumió, prioriza las grandes obras de infraestructura vial y deja en un segundo plano a la vivienda. Mientras que el Gobierno anterior buscó mitigar el déficit habitacional mediante la construcción de barrios financiados por el Estado, la actual gestión buscó lo mismo a través de los créditos hipotecarios.

Ese cambio en la política nacional tuvo un impacto negativo en el sector de la construcción de Misiones, impacto que se fue profundizando a medida que se terminaban las obras contratadas en años anteriores.

“No hay licitaciones de vivienda, las últimas fueron allá por 2014. Somos 400 empresas en Misiones y esta merma nos preocupa. Hay una caída laboral, teníamos 15 mil obreros en el momento de mayor actividad de 2015 y hoy estamos a la mitad de ese número”, indicó Pablo Ratti de la empresa Ratti Construcciones.

En el mismo sentido se manifestó Carlos Butiuk, también empresario del rubro. “Había casi 14.400 obreros en blanco. Uno de cada ocho trabajadores en la provincia pertenecía al gremio de la construcción. Hoy bajó a más o menos 7.000 obreros”, señaló.

Los empresarios consideran que el principal problema en relación a la inversión del estado nacional no radica en los montos, sino en el tipo de obra que se está contratando. Afirman que las pyme del sector no pueden participar en casi ninguna de las licitaciones que se abren porque están restringidas a las grandes empresas.

“Desde el ámbito nacional se manifiesta que crecieron las inversiones en obras públicas, pero se trata de grandes proyectos como corredores viales o autopistas, donde las pymes tenemos nula participación”, indicó Gustavo Soto, presidente de la Cameca, cámara que integra a 30 constructoras pequeñas o medianas de la provincia.

Pablo Ratti coincidió en que el Gobierno nacional prioriza la realización de obras viales, que por sus características solamente están al alcance de las empresas más grandes y que además no demandan mucha mano de obra.

Los empresarios coincidieron en que los créditos hipotecarios, que en las ciudades más grandes del país provocaron un boom de la construcción en los últimos dos años, en Misiones no tuvieron la misma incidencia. Señalaron que en 2017 se iniciaron muchas obras a partir de los créditos, eso se frenó a partir de este año con la devaluación.

Señalaron empero, que resulta difícil saber cuánto inciden las pequeñas obras privadas en la demanda de mano de obra, dado que la informalidad es la norma en ese tipo de trabajos.

Desde los principales bancos que operan con créditos UVA indicaron que hubo muchas consultas por ese tipo de producto en 2016 y 2017, pero que eso no necesariamente se tradujo en una gran cantidad de créditos otorgados porque una gran proporción de los interesados no cubría los requisitos mínimos indispensables para obtener un crédito del monto necesario para construir o comprar una vivienda.

El principal problema que enfrenta la mayoría de los interesados en Misiones radica en que los sueldos en blanco son más bajos que en casi todo el resto del país y esto impide a muchos asalariados el acceso al crédito hipotecario.

Según datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) el salario promedio que paga el sector privado en Misiones fue el segundo más bajo del país en 2017, muy por debajo del promedio nacional.


Pablo Ratti de la empresa Ratti Construcciones – Radio Libertad



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE