Salta: Fernanda salió a comprar repuestos para su papá y nunca volvió. La violaron y degollaron

Salta: Fernanda salió a comprar repuestos para su papá y nunca volvió. La violaron y degollaron

La adolescente tenía 16 años y apareció muerta dentro de un pozo, cerca de un boliche en el norte de Salta.

Esta semana en Salvador Mazza (Salta) se recordó con dolor a la joven Fernanda Ruiz, quien el 12 de julio pasado habría cumplido 27 años. En ese municipio, 10 años antes, la encontraron muerta en un pozo con el cuello seccionado y signos de una violación salvaje. Sus asesinos fueron energúmenos que la conocían del barrio.

Su papá jamás olvidará que el sábado 26 de enero del 2008 decidió mandar a “Fer” a comprarle unos repuestos que necesitaba para poner en funcionamiento el auto familiar. Sin duda, ella tomó el dinero y se fue, pero nunca más volvió. Unas tres horas más tarde , sus padres salieron a buscarla, pero ella ni siquiera había llegado al negocio. Su padre radicó la denuncia en la comisaría de la localidad.

La preocupación y alarma se incrementaron cuando los investigadores encontraron el 1º de febrero, al costado de las vías del ferrocarril, detrás de un boliche bailable, en inmediaciones del acceso sur de la localidad, una pollera de jean azul y una musculosa clara. La ropa fue reconocida por la madre de la chica como pertenecientes a la menor.

Doce días después, el 13 de febrero, obreros que desmalezaban la zona, descubrieron a 200 metros del lugar donde había sido hallada la ropa, en un pozo de un metro de profundidad, el cadáver de la joven en estado de descomposición. Fue reconocido por una cicatriz en una de sus piernas, publicó en ese entonces diario El Tribuno.

La autopsia reveló que Fernanda murió en medio de un sufrimiento indeseable. La torturaron sin piedad, la violaron y luego le seccionaron el cuello. Sus restos fueron arrojados a un pozo ciego.

Dos de los imputados narraron con lujo de detalles los horrores a los que fue sometida la chica. Contaron que fue golpeada con salvajismo, violada reiteradamente mientras sangraba profusamente y eviscerada en vida. Además fue trasladada en el vehículo -un Renault 12- en una especie de paseo maldito por el pueblo. Y que incluso -en otro de los repugnantes actos de sadismo cometidos en su contra-, pasaron frente a la casa de ella y le hicieron mirar el lugar, pero le taparon la boca.

En septiembre del 2013, la Justicia de Salta confirmó la condena a prisión perpetua impuesta por la Cámara en lo Criminal de Tartagal a Julio César Romero, Héctor Adolfo Montes, Miguel “Rata” Tárraga y Guillermo Antonio Altamirano por homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, en perjuicio de Fernanda Ruiz y la absolución de Cejas y Segundo.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE