Ritmos de envejecimiento: ¿por qué algunas personas envejecen más que otras aunque tengan la misma edad?

Ritmos de envejecimiento: ¿por qué algunas personas envejecen más que otras aunque tengan la misma edad?

Aferrarse a la juventud y retrasar las marcas del paso de los años es un objetivo universal. Si bien a medida que transcurre el tiempo se esperan signos menores del envejecimiento, para algunos los síntomas son más pronunciados y llegan mucho antes. Cuáles son los factores que influyen, cómo identificar las causas del envejecimiento acelerado y las claves para ralentizarlo.

¿Quién no tiene un amigo o conocido de la misma edad que parece mucho más joven que uno? ¿O que parece mayor? Sin embargo, según descubrieron científicos investigadores, tales percepciones no son sólo acerca de las apariencias externas de una persona, sino sobre algo más profundo: los diferentes ritmos en los que cada ser humano envejece, y lo que eso significa para su salud.

Los resultados de un estudio publicado por la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences demostraron que algunas personas pueden ser biológicamente mayores; es decir que envejecen más rápido que otras, a pesar de tener la misma edad cronológica. Otras, sin embargo, demostraron ser más jóvenes que lo que su edad cronológica indicaba y envejecer más lentamente de lo que deberían hacerlo.

954 personas nacidas en el año 1972 o 1973 en la ciudad de Dunedin en Nueva Zelanda aceptaron participar de un estudio de aproximadamente doce años de duración. Cada participante acordó someterse a alrededor de 18 pruebas, incluidas las de presión arterial, función pulmonar, colesterol, índice de masa corporal, inflamación y análisis de la integridad de su ADN desde los 26 hasta los 38 años.

Basados en las conclusiones, los investigadores calcularon una edad biológica para cada voluntario al comienzo del estudio y lo hicieron de nuevo cuando las personas cumplían 32 y 38 años. Como último paso, los combinaron para calcular el ritmo al que cada persona envejecía.

Según advirtió la dermatóloga Audrey Kunin en una entrevista con la revista Forbes, uno de los primeros signos de envejecimiento prematuro de la piel es la notable pérdida de la tez brillante, combinada con círculos oscuros, líneas finas o piel seca y menos elástica.

“La mayoría de los estudios sobre el envejecimiento y los factores que lo afectan provienen de investigaciones de poblaciones de mayor edad”, explica Daniel Belsky, profesor asistente de medicina en la división de geriatría de la facultad de medicina de la Universidad de Duke a cargo del sondeo. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las enfermedades crónicas o los cambios fisiológicos que vienen con el envejecimiento ya están bien establecidos en estos grupos.

Acorde a lo precisado en la investigación, el proceso de envejecimiento aumenta la morbilidad de las enfermedades relacionadas con la edad y las intervenciones antienvejecimiento son necesarias para reducir su carga y proteger la productividad de la población.

Las terapias antienvejecimiento son prometedoras y la traducción a los humanos es necesaria para abordar los desafíos de una población mundial que envejece. La mayoría de las investigaciones sobre el envejecimiento humano examinan a los adultos mayores, muchos de ellos con enfermedades crónicas.”Las intervenciones para frenarlo deberán aplicarse a las personas aún jóvenes”, detalla el escrito.

Las claves para mantenerlo bajo control

Según explicó a Infobae Adriana Raimondi, médica dermatóloga miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología y de la Academia Americana de Dermatología, el envejecimiento es un proceso biológico determinado por factores genéticos y factores externos. “La clave es identificar los factores de riesgo en cada caso y educar a la población en la incorporación de hábitos saludables”, expresó.

Al comparar los grupos de envejecimiento se pudieron evidenciar algunas pistas acerca de cómo mantenerlo bajo control. “De los factores que influyen en el envejecimiento -expresó Belsky– la gran mayoría, hasta un 80%, no son genéticos y, por lo tanto, están bajo nuestro control. Incluso el 20% basado en ADN es modificable hasta cierto punto”.

Para el experto es fundamental identificar las causas del envejecimiento acelerado para poder ralentizarlo. “Tener una forma de medir, con relativa precisión, el ritmo al que envejece la gente proporciona una buena forma de rastrear si funciona o no un tratamiento antienvejecimiento”, advirtió.

Mientras que algunos alimentos, por sus propiedades antioxidantes o por sus aportes vitamínicos, aportan beneficios para una piel radiante, retrasan el envejecimiento de las células y hasta ayudan a conseguir un bronceado perfecto, una dieta continuamente deficiente puede acelerar el proceso de envejecimiento de la piel.

“El consumo en exceso de determinados alimentos como la sal, el café y el alcohol puede empeorar la elasticidad y tonicidad de la piel, provocando la aparición de arrugas y malestar físico”, explicó en diálogo con Infobae la nutricionista Agustina Murcho.

Un hígado saludable, piel sana. La ingesta de alcohol en grandes cantidades provoca un envejecimiento prematuro de la piel. Cuando el hígado funciona de manera correcta, las toxinas que potencialmente podrían afectar la piel se expulsan naturalmente a través del cuerpo. Pero si se acumulan en el hígado y no se descomponen adecuadamente, la piel puede desarrollar una variedad de problemas, como el acné, las arrugas y los brotes de rosácea.

Además, el alcohol es deshidratante y perjudicial para el sueño. El descanso, además de fortalecer el sistema inmunitario, ayuda a evitar las ojeras y a que la piel luzca más joven y luminosa. La falta de sueño está relacionada con las arrugas, la pigmentación desigual y la elasticidad de la piel reducida.

“Lo fundamental -sostuvo Murcho– es consumir, además de frutas y verduras, grasas saludables: palta, aceites, frutos secos, aceitunas y semillas por su contenido de antioxidantes que captan los radicales libres que envejecen a las células. Tomar agua y hacer ejercicio”.

Según explicó Kunin en la entrevista, los problemas cosméticos pueden mejorar rápidamente al beber mucha agua, comer alimentos ricos en vitaminas y usar cremas tópicas con ingredientes antienvejecimiento como ácido glicólico tamponado y retinol.

El envejecimiento no depende solo de la genética y del sistema metabólico; sino también del tipo de alimentación y el índice de masa corporal. “Para prevenir el envejecimiento es fundamental incorporar nutrientes de buena calidad; vitaminas A y C; y del complejo B; minerales como el calcio y hierro; proteínas de alto valor biológico; carbohidratos complejos; fibra y grasas saludables”, sostuvo en diálogo con Infobae la nutricionista Delfina Fahey (MP 3438).

“Son notables los beneficios de la alimentación saludable de la mano de la práctica de ejercicio físico regular para el mantenimiento de un peso saludable”, agregó Fahey. El exceso de consumo calórico, traducido en grandes ingestas de hidratos de carbono y grasa, provoca diversos daños en el cuerpo, lastimando el aparato cardiovascular y haciendo más propenso al cerebro a que padezca distintos tipos de demencia o problemas neurológicos.

La actividad física, practicada de forma apropiada para cada edad, ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, fortalece los músculos y los huesos y ayuda al bienestar en general, fundamental para sentirse joven y con más energía.

La edad biológica es, por ende, la que se corresponde con el estado funcional de los órganos comparados con patrones estándar para una edad y es por tanto un concepto fisiológico. La combinación de diferentes hábitos saludables como realizar actividad física y llevar una dieta equilibrada es la clave para mantenerse joven y en forma durante muchos años más.

Fuente: Infobae



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE