Nilda Gómez, la mamá de Cromañón estuvo en Posadas y habló con Misiones Online: “Me prometí y le prometí a la sociedad representar a la gente que no tenía recursos”

Nilda Gómez, la mamá de Cromañón estuvo en Posadas y habló con Misiones Online: “Me prometí y le prometí a la sociedad representar a la gente que no tenía recursos”

Entre los disertantes que participaron de la Jornada Taller denominada Victimología y Derechos Humanos, organizada por la delegación Misiones de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que se desarrolló este jueves y viernes en el muso Aníbal Cambas de
Posadas, participó la abogada Nilda Gómez, madre de una de las víctimas del incendio del boliche porteño Cromañón, Mariano Alexis Benítez. En un alto de la jornada Nilda Gómez accedió a dialogar con Misiones On Line sobre su historia, a partir de la tragedia que
conmocionó al país la noche del 30 de diciembre de 2004.

Nilda Gómez (audio Misiones Online)

Su biografía indica que hasta ése momento era docente y que a raíz del proceso por la tragedia en la que perdió a su hijo se decidió a estudiar Derecho, “porque había muchas cosas que no me quedaban claras”, aunque precisó que confía mucho en su abogada Patricia Poplaski quien sigue siendo representante de la asociación civil que conformaron, Familias por la Vida, “para mi es una persona excelente, no era ese el tema”.

Comentó que “el proceso estaba avanzado y estábamos en una etapa del debate, en pleno juicio, pero había algunas cosas que a mí no me quedaban claras, por ejemplo la posibilidad que tenía el juez de definir una cosa u otra y no ver claramente cuál era la línea que dividía la
culpa del dolo, cuando era un accidente y cuando había intención, cuál era el límite entre esos dos. Se consideraba el dolo eventual cuando todos sabían que podía pasar y siguieron adelante pensando que no iba a pasar nada o que iban a apagar el fuego con cerveza como había
pasado en un recital anterior, con lo cual no me quedaba claro por qué iba para el lado del accidente, cuando yo entendía que había otra cosa. Pero para poder decidir claramente fui a las fuentes y fui a estudiar. Esa fue una de las razones”.
Agregó Gómez que la segunda razón es que “mientras yo estaba haciendo la maestría en Educación, un pos grado en la Universidad Católica de Salta, mi hijo estaba estudiando Derecho, los dos estudiábamos juntos en la misma universidad, entonces nos cruzábamos en
los recreos, conocía a sus amigos sus compañeros, para mí fue terminar algo que a él no le permitieron”. Mencionó además una tercera razón por la cual decidió ser abogada que tiene que ver con la cantidad de mujeres que los acompañaron en las marchas, “fueron marchas multitudinarias, iba muchísima gente, muchísimos jóvenes y muchísimas familias. Mujeres con la foto de sus hijos y yo preguntaba y me decían no tengo plata para un abogado, mi causa quedo impune, prescribió, no tengo abogado, entonces me prometí y le prometí a la sociedad que nos acompañó que yo iba a trabajar gratis, representar a la gente que no tenía recursos. Tengo muchísimas causas, pero también tengo un equipo fuerte de jóvenes comprometidos, idealistas que creen en la justicia, que creen en la verdad, que saben todo lo que paso, que vieron la lucha de todos los padres de Cromagnon desde la asociación civil que presido que es Familias por la vida y me acompañan permanentemente, trabajan a la par, un trabajo en equipo y puedo venir a una jornada acá porque sé que todo el tema Tribunales y demás está cubierto por los jóvenes que están al lado mío”.

Aclaró la madre de Mariano Benítez que la mayoría de las causas que atiende son penales, enfatizando que, “obviamente hay una opción por la víctima, yo no saco presos, yo no defiendo victimarios, defiendo solamente víctimas, atiendo víctimas, llevo el proceso penal del
lado de la víctima, porque yo soy víctima”.
Sobre las condenas de los responsables de la tragedia, dijo que ya cumplieron y están en libertad y sobre la banda Callejeros considero que, “la banda es victimaria, lo que pasa es que cada uno elige el modo de ganarse la vida, unos ponen un negocio, otros una empresa, otros se dedican a la docencia, otros a la música, es su manera de ganarse la vida”, para ejemplificar como uno puede convertirse en victimario, pareciendo inocente, dijo que “si yo como docente llevo a mis alumnos en un micro que no está habilitado, le trucho las habilitaciones, con las gomas lisas, si yo hago todo eso como docente soy responsable también, me cabe la responsabilidad, porque sabía en las condiciones en que estaba el micro”.
Luego de este ejemplo la abogada comentó las responsabilidades de Callejeros para ser considerados victimarios, “la responsabilidad es esa, además de incentivar el uso de la bengala, además de ingresar la pirotecnia, además de vender entradas por encima de la capacidad, casi el doble, entonces todas esas cosas hacen un combo impresionante de responsabilidades que logran ante toda la prueba”. Comentó, además, recitales recientes de otras bandas como La Renga que debieron agregar más fechas por la capacidad, “porque estamos ahí controlando todo, eso que hace el Indio Solari que se lleva trescientas mil personas hasta el medio del campo y mata dos como la
última no puede pasar más, no lo podemos permitir, no me van a decir que el Indio no es responsable”, enfatizó.
Consideró que “Callejeros no tenían plata y no pudieron zafar, pero sí pudieron lograr que muchos organismos de Derechos Humanos perdieran la credibilidad porque salieron a defenderlos, porque dicen que la música no mata, claro que no mata la música, a mi hijo no lo
mató la música. Los que hacen música no matan, díganselo a los padres de Wanda Tadei que su pareja que toca música (el baterista de Callejeros) la mató”.


Más adelante comentó su relación como asesora de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, “desde que asumió Claudio Avruj, con quien trabajo y a quien tengo muchísimo aprecio hizo una valoración también por las víctimas. El siete de julio de 2016 el secretario de Derechos Humanos recibía al primer grupo de familiares de víctimas y los escuchó uno por uno a todos y los abrazó a todos”. También se trabajó en la opción de empezar a visibilizar cual era la problemática de la víctima y el abandono que tenía la víctima en el proceso judicial y, “a partir de ahí se empezó a trabajar, convocamos más reuniones, convocamos más gente, se convocaron a los familiares
que tenían más exposición mediática como Lucía Bagnato, María Lujan Rey, Carolina Píparo y entonces con todos ellos comenzamos a juntarnos en la Secretaría de Derechos Humanos y a diagramar un movimiento que se llamó Para que no te pase, que culminó con una marcha muy fuerte, muy grande en el Congreso”.

 

Agregó Gómez que a partir de ahí se empezó a trabajar “con una ley que chorrea sangre”, que es la ley 27.362 de Derechos y Garantías de las Víctimas de Delitos, “porque cuando el victimario comete el delito, cuando comete el crimen, usted, yo, la víctima y todos ya le
estamos pagando el abogado, tiene un abogado gratis que paga el Estado y el Estado somos todos, la victima tiene que empezar a juntas dólares a ver si puede hablar con un abogado, porque para que el abogado penalista lo reciba tiene que pagar una consulta, eso ahora lo
remedia la ley, pero para que esa ley saliera, por eso digo que chorrea sangre, cada una de las víctimas tuvimos que poner nuestro muerto, entonces es una ley muy delicada”.
Esa ley empezó a regir a principios de este año y hay provincias que todavía no adhirieron, “con lo cual las víctimas, por ejemplo de Misiones, no tienen los mismos derechos que las víctimas de Cromagnon. Ahora se empezaron a mover, hoy (por el jueves) un diputado se
comprometió a presentar un proyecto al respecto. Hay víctimas acá que reclaman por justicia, yo vine s disertar sobre la ley 27.362 y salió una jornada muy interesante, con expositores de alto renombre, gente muy preparada y muy comprometida”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE