El Nea después de la devaluación: anticipan baja en salarios y obra pública pero un mejor contexto para el turismo y los exportadores

El Nea después de la devaluación: anticipan baja en salarios y obra pública pero un mejor contexto para el turismo y los exportadores

El economista jefe de la regional NEA del instituto IERAL-Mediterránea, Gerardo Alonso Schwarz, analizó  las perspectivas que se abren para la región tras la devaluación, la firma del acuerdo con el FMI y el ascenso del país a la categoría de mercado emergente. Entre los aspectos negativos, anticipó que la Nación ajustará gastos en salarios, obra pública y remesas no automáticas a provincias, lo que resentiría la actividad en varios sectores. Para el turismo y los exportadores en cambio, el dólar alto ofrece condiciones más favorables. Consideró que el desafío de la hora será atravesar los próximos tres o cuatro meses, durante los cuales los aspectos negativos se sentirán con más fuerza y los positivos todavía no rendirán frutos.


Gerardo Alonso Schwarz – Radio Libertad

El economista indicó que pese a la necesidad del país de ajustar su déficit, el Gobierno continuará incrementando en términos reales el gasto social y en jubilaciones. “En tres años aumentará 3 por ciento en términos reales, el acuerdo con el FMI es flexible en lo referente a gasto social y jubilaciones lo que representa una novedad tomando en cuenta los antecedentes”, indicó en diálogo con Radio Libertad.

Hecha esa aclaración, Alonso Schwarz, señaló que para cumplir con lo acordado con el FMI el Gobierno nacional se comprometió a reducir 80 por ciento en términos reales los gastos de capital en los próximos tres años, lo que se traducirá en recortes principalmente en obra pública y compra de vehículos.

Otro ítem en el que habrá recortes significativos es en las transferencias discrecionales o no automáticas a las provincias, es decir las remesas que maneja la Nación por fuera de la coparticipación. Según el economista misionero, la reducción en este renglón será de 74 por ciento en tres años, neto de inflación. Schwarz apuntó que la afectación este caso llegará por ejemplo a fondos que distribuye Nación para compras de insumos en Hospitales u otras dependencias.

El tercer rubro sobre el que recaerá el grueso del ajuste es en los subsidios a los consumos de energía, lo que determinará que las tarifas eléctricas aumenten por encima de la inflación. “Más allá de la actualización ya que hubo, en los próximos años se reducirán a la mitad los subsidios ahora vigentes”, dijo.

Pero tal vez el aspecto más negativo para la economía doméstica será la reducción prevista en el gasto nacional en salarios que sería de 10 por ciento en términos reales en los próximos tres años. En este caso el recorte llegará a través de un mix entre atraso salarial y despidos en la planta de empleados públicos nacionales.

“Los salarios en el sector privado dependerán de la actividad económica”, consideró para luego anticipar que los próximos meses serán difíciles porque la inflación acelerada por la devaluación atrasará aún más el poder adquisitivo de los salarios y  “no va a ser sencillo mantener el nivel de ventas”.

El investigador del IERAL indicó que el nuevo contexto también trae buenas noticias para sectores que se vieron beneficiados por la corrida cambiaria y que en esas actividades puede haber recuperación del empleo y el salario, pero eso demoraría no menos de tres meses.

“En Misiones el nuevo tipo de cambio beneficia el comercio de frontera, volvemos a tener productos más baratos de este lado de la frontera. Vamos a ver a menos misioneros cruzando puentes para hacer compras, ya no todo es más barato del otro lado”, dijo.

Alonso Schwarz afirmó que el dólar más alto también beneficiará a exportadores formales, especialmente a quienes concentran mayor parte de sus liquidaciones en la segunda mitad del año, como los tabacaleros y en menor medida los yerbateros.

Turismo receptivo es otro sector que resultó beneficiado tras la corrida cambiaria. En el nuevo contexto es esperable ver más extranjeros vacacionando en Misiones y menos argentinos viajando al exterior. “Junto con el desarrollo de las low cost esto va a potenciar especialmente a Iguazú, algo llegará a San Ignacio y a Posadas, pero el impacto en este sector es muy focalizado, porque los atractivos ubicados en otras zonas de la provincia carecen de los servicios complementarios que reclama el turista”, remarcó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE