El Indec admite caída en la economía y el Gobierno reconoce que se vienen “meses” de recesión

El Indec reconoció una caída en la actividad económica. Lo hizo con datos de abril, que marcan una contracción del 2,7% con respecto a marzo, y del 0,9% en la medida interanual. El sector más afectado fue el de la agricultura, ganadería, caza y silvicultura, que cayó un 30% interanual. 

Desde el gobierno nacional se admitió ayer, por primera vez desde el inicio de la gestión de Mauricio Macri, los datos que desde el Indec informaron: una caída en la actividad económica con datos de abril, que marcan una contracción del 2,7% con respecto a marzo, y del 0,9% en la medida interanual. El sector más afectado fue el de la agricultura, ganadería, caza y silvicultura, que cayó un 30% interanual.

Entre las causas, se ubican la sequía y la corrida cambiaria, dos variables que el Gobierno, sin plan económico a mano, no previó. Los datos tomaron por sorpresa a varios economistas: que la fuerte caída se haya registrado en abril, antes de la crisis cambiaria de mayo y junio, marcaría el preludio de una fuerte recesión. Para mayo, de hecho, informes privados registraron una contracción interanual del 2,8%, con una pérdida para el campo, y toda la economía nacional, de US$8.000 millones.

Por efecto de la sequía, la agricultura, ganadería, caza y silvicultura cayeron 30,8%, con una incidencia sobre el nivel general de casi cuatro puntos, que no alcanzó a ser compensada por la expansión que registraron la mayoría de las actividades relevadas por el ente estadístico.

 

El Banco Central advirtió sobre “riesgos de mayor inflación”

Sobre la base de estos datos, también el Banco Central proyectó ayer un futuro sombrío: reconoció una “aceleración adicional” de la inflación en junio, advirtió sobre “riesgos de mayor inflación a la esperada si la devaluación se traspasa a los precios minoristas”; y vaticinó una “desaceleración” en la economía. Frente a este panorama, la entidad convalidó la tasa de interés en el 40%, apostando a la recesión para que un menor consumo redunde en una menor inflación, sin medir las conocidas consecuencias.

 

Sobre 15 grandes ramas de actividad, el Indec registró en abril sólo tres sectores con variaciones negativas respecto del nivel del año previo: “Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales” 0,5%; “Transporte y Comunicaciones” 0,8%; y “Agricultura y ganadería” 30,8 por ciento.

Por el contrario, el resto de los 12 sectores cerraron el mes con incrementos de poco más del 10%, como los casos de Pesca y Construcción; seguidos por 9,4% de Intermediación Financiera; 5,9% Explotación de Minas y Canteras; 5,5% Comercio; Inmobiliarias y empresas de alquiler 5%; y de los 6 restantes se anotaron subas del 1,5% al 3,1; mientras que se estancó el PBI de la Administración Pública.

La concentración de la recolección de cosecha gruesa, principalmente de maíz y soja entre mayo y julio, junto al severo cambio de expectativas que provocó la corrida cambiaria que se extendió hasta el 14 de junio, cuando se cerró el acuerdo con el FMI, anticipa un ciclo recesivo que al menos se extenderá hasta todo el tercer trimestre. Incluso, el Índice General de Actividad del Estudio Orlando Ferreres y Asociados arrojó para mayo una caída de 2,8 por ciento.

 

 

 

PE

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE