Desde CAME advierten que pese a la suba del dólar es muy difícil competir con Paraguay

Desde CAME advierten que pese a la suba del dólar es muy difícil competir con Paraguay

El presidente de la Cámara de la Mediana Empresa (CAME), Gerardo Díaz Beltrán, señaló que por la depreciación del peso ocurrida este año mermaron notoriamente las compras de argentinos en Chile y Brasil, pero señaló que persisten “asimetrías estructurales” respecto a Paraguay. Advirtió que si la inflación no disminuye, los beneficios del tipo de cambio alto se licuarán.

El instituto IERAL, dependiente de la Fundación Mediterránea viene sondeando el comercio de frontera en distintos puntos del país. Como conclusión de ese trabajo, Jorge Vasconcelos -uno de los economistas del IERAL- explicó en declaraciones a medios nacionales que “se revirtieron los flujos de frontera. Mientras el año pasado se vivía un boom de argentinos pasando a Encarnación (Paraguay), por ejemplo. Hoy, con el dólar a 28 pesos, hasta hay mayor flujo de paraguayos comprando en el país”.

Consultado al respecto, el presidente de CAME coincidió con Vasconcelos en lo referente  a que es evidente la disminución de compradores argentinos en Chile a partir de la subida del dólar en Argentina e indicó que algo parecido pasa con relación a Brasil. Sin embargo, advirtió que con Paraguay la asimetría “es netamente estructural” ya que el costo en ese país limítrofe “es incomparable”, por diversas razones. “Es muy difícil competir con Paraguay por su alta informalidad, entre otras cosas”, explicó.

También reconoció el repunte de las ventas en Misiones por el consumo local pero advirtió sobre la necesidad de “respetar el impacto en los precios según la incidencia del dólar”. Es decir que los precios no trepen demasiado como para licuar las diferencias de los beneficios del tipo de cambio alto.

En cuanto al impacto en las economías regionales, según Vasconcelos, los fruticultores del Alto Valle del río Negro conforman el sector que no se verá beneficiado por la suba del dólar porque esa cosecha ya está vendida, aclara. “Pero el resto de las economías regionales, la forestal, en Corrientes, el té, en Misiones, los limones de Salta y Tucumán y los cultivos del NOA, entre otras, van a poder aprovechar los beneficios de este tipo de cambio”, insiste.

Según el analista, “hay elementos económicos para pensar que el esquema de flotación cambiaria puede funcionar y que el dólar en 27 o 28 pesos no va a quedar atrasado frente a la inflación. «Y esto es muy relevante para el ánimo de negocios de las economías regionales”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE