#Mundial2018: Al filo del abismo Sampaoli se aferró al “equipo de Messi” y puede quedar marcado por el mayor papelón de la historia

#Mundial2018: Al filo del abismo Sampaoli se aferró al “equipo de Messi” y puede quedar marcado por el mayor papelón de la historia

A la Selección le queda un partido en el Mundial y depende de una serie de resultados para soñar con el milagro de la clasificación. Nada cambiará en el análisis general de un equipo que no respetó la idea del DT y que tuvo a un Messi desaparecido.

 

Qué fácil es en la calentura (o pichadura) del momento desproticar contra los jugadores de la Selección después de la cuasi eliminación del Mundial de Rusia tras una humillante goleada a manos de Croacia. Sin embargo lo que sucedió en el segundo partido del equipo de Sampaoli (o de Messi) en la Copa del Mundo 2018 termina de confirmar la serie de mamarrachos que se produjeron en este proceso y que derivaron en un papelón histórico que supera incluso lo realizado por Bielsa y sus muchachos en 2002.

Después de una agónica clasificación en las Eliminatorias y con tres entrenadores en el banco, el arribo de Sampaoli buscó, bajo la conducción de una nueva AFA, darle “otra identidad” a la albiceleste. Y vaya si le dio. Lo primero que te enseñan en la escuela de entrenadores de fútbol es que en el único equipo donde vos llegas e impones “tu idea” y elegís los jugadores para llevarla a cabo es en la Selección, sobre todo en la Argentina, donde hay gran riqueza técnica, futbolistas que actúan en las mejores ligas del mundo y como bonus track tienen como compañero a un tal Lionel Messi, quien ostenta varios balones de oro y muchos “desubicados” lo ponen en un pedestal superior a Maradona. Pero no. El Pelado de Casilda jamás armó el equipo que tenía en mente y fue esclavo de sus propias palabras cuando declaró que la Selección “es el equipo de Leo”.

Entonces el equipo de Messi incidió en un armado deficitario de la lista de 23 jugadores, con escaso recambio, players que venían con poco rodaje en sus equipos y con puestos que no tienen plan B. Ejemplo: si no juega Mascherano, ¿a quién pone?

En su afán por dejar “su marca” Sampaoli priorizó a Wilfredo Caballero como arquero porque es el que mejor “juega con el pie”. Pero, los arqueros, ¿no tienen que atajar primero?  Ya contra Islandia cometió errores que por poco no terminaron en gol y ante Croacia, quiso tirar un sombrerito y la fue a buscar adentro. La marca de Sampaoli por sobre el gran presente de Armani.

Inventó una línea de tres con dos extremos de características muy diferentes, Uno Salvio, originalmente delantero y el otro Acuña, volante ofensivo. Conclusión: No marcan a nadie, no sienten el retroceso y por las bandas, los croatas se hicieron un picnic.

La lesión de Lanzini le abrió la puerta inesperadamente a Enzo Pérez que estaba cumpliendo un gran rol junto a Mascherano  (que tapó la boca a muchos por actitud) y el DT decidió sacarlo y comenzó la debacle. Modric, que no había aparecido en el partido, fue el rubio que deslumbra en el Real Madrid y hasta firmó un golazo que sentenció el partido.

En la primera acción de riesgo en la que participó en serio Agüero en el partido, Sampaoli decidió hacer el clásico cambio 9 por 9. Afuera el Kun, adentro Higuaín. Y el Pipa, el que lleva años soportando memes por goles errados, jugó bien en lo poco que le tocó participar y no se entiende (ya que lo llevó) por qué no es titular.

Y para finalizar Messi, Lionel Messi, el capitán, el extraterreste, el mesías, la mejor creación del Barcelona, el multicampeón de la Liga Española que sin dudas ante Croacia jugó su peor partido con la camiseta de la Selección, no ensayó un sólo remate al arco. Justo en el match que más se lo necesitaba, La Pulga rosarina falló. Se entregó, no tuvo respuestas ni personalidad de un líder que no es.

Es difícil creer en los milagros porque si no le pudimos ganar a Islandia, casi no le generamos peligro a Croacia (salvo un remate de Enzo Perez desviado y una llegada de Maxi Meza) quién garantiza que le vamos a ganar a Nigeria. Además, dependemos de otros partidos y a esta altura, la respuesta anímica es nula.

Crónica de un final anunciado, con un desconcierto en AFA que derivó en la elección de un presidente que dejó que Angelici eligiera a Sampaoli cuando el apuntado era Simeone. Pero, ¿por qué no agarró el equipo El Cholo? Quizás porque quería armar “su” equipo y no que sea el de Messi. Y así nos fue.

El Pelado de Casilda, ¿tendrá la grandeza de renunciar, o va a cobrar todo el multimillonario contrato que firmó antes de desvincularse del Sevilla?

Fin de un ciclo sólo de penas y nada de gloria incluso superando al de Bielsa que llegó como candidato pero se topó con selecciones fuertes en serio y a pesar de tener un puñado de buenos jugadores, no tenía al genio Messi para regates y goles.

Basta de entrenadores que no van a respetar su idea y que se escudan en la carencia de “tiempo de trabajo”. En todo el mundo pasa lo mismo y hay selecciones que hace años tienen un molde, un concepto y no disponen de la jerarquía individual de la Argentina.  Somos la Argentina y no podemos darnos el lujo de improvisar.  Mientras algunos se aferran a una pequeña luz de esperanza por seguir con vida en el Mundial, otros ya tienen que imaginarse el inicio de la era post Messi.

 

Por Darío Guimaraez



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE