Según organismos internacionales y Ministerio de Salud, en el país se registra un alarmante índice de obesidad infantil

El 30 por ciento de los niños argentinos en edad escolar tienen sobrepeso y un 6 por ciento padecen obesidad, indica un informe del Ministerio de Salud de la Nación. Las autoridades, en conjunto con referentes internacionales de UNICEF y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), buscan articular esfuerzos contra la epidemia global que afecta a los niños. Según FAO, la Argentina tiene un porcentaje de obesidad infantil de 9,9 por ciento y le siguen Perú con un 9,8 por ciento y Chile con un 9,5 por ciento.

El ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, encabezó ayer un encuentro con representantes de Unicef y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en la Argentina, aliados estratégicos en lucha contra el sobrepeso y la obesidad infantil, para avanzar en políticas públicas para controlar esta problemática.

“La lucha contra la obesidad y el sobrepeso infantil es una de las prioridades de la gestión y una de las 10 metas establecidas por el Presidente, y en esto la sociedad civil tiene un papel central”, definió Rubinstein, al tiempo que el funcionario agregó que “el acompañamiento de organismos como Unicef y OPS es muy importante para sensibilizar a los distintos actores involucrados y avanzar en políticas públicas concretas que frenen este flagelo”.

 

Cifras alarmantes

Según el informe elaborado por el Ministerio de Salud, titulado “Alimentación Saludable, sobrepeso y obesidad en Argentina”, las cifras confirman la necesidad de promover hábitos saludables en los hogares y también en las escuelas a fin de prevenir lo que la Organización Mundial de la Salud considera uno de los problemas sanitarios más serios de los últimos años. El 30 por ciento de los niños argentinos en edad escolar tienen sobrepeso y un 6 por ciento padecen obesidad.

Las cifras publicadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) en su último Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe, indican que la Argentina tiene un porcentaje de obesidad infantil de 9,9 por ciento y le siguen Perú con un 9,8 por ciento y Chile con un 9,5 por ciento. Dicho de otra manera, la Argentina es el país con mayor obesidad infantil en la región.

Las estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación indican, además, que la obesidad aumentó en el país más del 40% en los últimos ocho años, mientras que se ubica el país como el primer consumidor de bebidas azucaras per cápita en la región.

Del encuentro, que se realizó en la sede de la cartera sanitaria, participaron la representante de OPS en la Argentina, Maureen Birmingham, la representante de Unicef, Ana de Mendoza, la directora de Promoción de la Salud y Control de las Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud nacional, Verónica Shoj, y técnicos especialistas en la materia.

En ese marco, el ministro adelantó que la cartera sanitaria viene trabajando en un plan nacional de prevención para la obesidad y el sobrepeso infantil (cuyo lanzamiento se prevé para la segunda mitad del año) que incluye políticas proactivas de educación, promoción y prevención de la problemática, así como también la implementación de marcos regulatorios que desincentiven la producción de alimentos no saludables.

Educación y consumo saludable

Los especialistas señalan que se entiende por obesidad infantil a la presencia de sobrepeso en niños de entre cero y cinco años.

La mayoría de los expertos coincide en observar que la ingesta de alimentos y bebidas con altos contenidos de azúcar, grasas y sal, figura entre las principales causas del fenómeno que, por cierto, debe preocupar a toda la sociedad, y en particular a los responsables de la salud pública.

Por su parte, un reciente informe del Ministerio de Salud de la Nación reveló que cerca de la mitad de los niños y niñas de edad escolar (de 13 a 15 años) consume dos o más bebidas azucaradas por día y que sólo un 17,6 por ciento consume cinco porciones diarias de frutas y verduras.

La última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS), en tanto, advierte que la nutrición inadecuada afecta diferencialmente a los niños y niñas de cero a cinco años dependiendo de su nivel de ingreso: en hogares indigentes el 3,1 por ciento de los niños padece bajo peso y el 9,1 por ciento sobrepeso; mientras, en los hogares no pobres, un 1,5 por ciento tiene bajo peso y un 11,8 por ciento posee obesidad.

A su vez, UNICEF Argentina publicó un documento en el que advierte que a medida que aumenta la edad, la obesidad muestra mayor prevalencia entre los niños de 11 a 17 años de hogares más pobres: tienen 31% más de probabilidad de ser obesos que los de hogares más aventajados.

Las cifras aportadas por distintas instituciones y organismos muestran que se trata de un problema de salud pública y de ahí la importancia de promover campañas de concientización para que los niños tengan acceso a alimentos saludables en el hogar, y que se evite la ingesta de ultraprocesados, azúcares y gaseosas.

Lo ideal es que la comida sea variada y, en lo posible, preparada en la casa. La adopción de hábitos saludables contribuirá a mejorar la educación nutricional de los más chicos y, en ese sentido, las escuelas y los docentes también desempeñan un papel fundamental en la lucha contra la obesidad.

 

 

 

 

PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE