Una situación que se salió de cause por falta de “empatía”

La situación indignante que se vivió este miércoles en el BOP 9 de Posadas deja varias lecturas que, depende de la óptica con la cual se analice, pero sobre todo desde la relación docente alumnos y adultos adolescentes, que no difieren mucho entre sí nos permiten sacar algunas conclusiones.

El video que recorrió las redes sociales muestra el momento en que una docente del establecimiento intenta ingresar cuando un grupo de alumnos manifestaba, impidiendo el paso, sentados en el piso voceando sus consignas y tomando postura en el debate sobre el aborto no punible y seguro que se llevaba adelante esa misma tarde en el ámbito que corresponde, el Congreso de la Nación.

Hasta aquí nada de fantástico, pero la situación se desborda cuando la docente intenta ingresar y los alumnos se lo impiden generándose primero una discusión y luego una acción a todas luces reprochable por parte del adulto hacia los adolescentes.

La docente, en una actitud poco pedagógica insiste en ingresar al establecimiento casi a la fuerza lo que es repudiado por los alumnos que protestaban entablándose una discusión entre las docentes y una alumna en particular, aunque apoyada por sus compañeras.

Basta ver el video para analizar las actitudes. Por un lado el docente-adulto debe canalizar la rebeldía de los adolescentes, no reprimirla y esto se logra indefectiblemente con el diálogo, explicándoles que no está mal que se manifiesten, pero que deben permitir que los demás alumnos y docentes del establecimiento puedan circular libremente.

Si se muestra una actitud intolerante se genera una resistencia aun mayor por parte de quienes se manifiestan y si son adolescentes esta resistencia aumenta proporcionalmente a la rebeldía natural de la edad, porque aunque uno atraviese una franja etaria cercana a las siete décadas no puede olvidarse que en su adolescencia tuvo sus rebeldías. Sobre todo contra el orden establecido, como lo han hecho los adolescentes a lo largo de la historia.

La actitud de los adultos, y si son docentes aún más, tiene que ser como decía en la entrevista que publicó este miércoles Misiones On Line, la ex directora de la Comercio 6 de Posadas y autora del proyecto de Ley de Educación Emocional,  la diputada provincial María Inés Rebollo,“el docente debe generar empatía con el alumno y esta empatía se consigue con el diálogo, la comunicación”.

Pero, también explicaba la ex directora y cofundadora de la Red PreVio, organización civil encargada de analizar y prevenir la violencia en las escuelas, para lograr la empatía uno debe estar armonizado, es decir dejar los problemas personales de lado, no trasladarlos al trabajo, ya sea una escuela o cualquier institución donde uno desarrolle sus actividades.

De que se habla cuando se habla de empatía y de estar armonizados, se trata simplemente del manejo de las emociones, no dejarse desbordar por las emociones y no reaccionar emocionalmente sino racionalmente, de ahí la importancia de la armonización, lograr el equilibrio emocional.

Sabemos que esto no es fácil de conseguir, pero lo que ocurrió en esta escuela este miércoles es un llamado de atención a las autoridades y a la sociedad en general sobre nuestros desequilibrios emocionales y como nos relacionamos con nuestros jóvenes, especialmente los  adolescentes que, hoy por hoy, con los más vulnerables en lo emocional.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE