Aborto: desde el Hospital Materno Neonatal adelantaron que el “100% de los médicos” apelaría a la objeción de conciencia

Aborto: desde el Hospital Materno Neonatal adelantaron que el “100% de los médicos” apelaría a la objeción de conciencia

Así lo explicó David Halac, gerente asistencial del centro de salud, según el registro recabado cuando se aprobó el aborto no punible para mujeres que hayan sufrido abuso.

David Halac, Radio Libertad

Si bien apenas lleva media sanción y aún resta que pase por el Senado, el proyecto de ley para despenalizar el aborto generó que varios sectores de la sociedad, particularmente en el área de salud, empiecen a “prepararse” en caso de que finalmente se apruebe.

“No es ninguna sopresa lo que ha ocurrido. Los médicos que trabajan, al menos en nuestro hospital, ya estaban en situación de conocimiento de causa, por el hecho de que ya pasó esto con lo del aborto no punible cuando surgió lo de la practica de la evacuación del útero en caso de mujeres violadas”, manifestó el gerente asistencial del Hospital Materno Neonatal, David Halac.

El médico recordó aquella situación como “bastante estresante, no había quién resuelva el tema”, por lo que se hizo una lista de objetores de conciencia, donde el “100% de los médicos se negaba a hacer un aborto”, por lo que en la actualidad los casos se derivan a un “tocoginecólogo que trabaja en otro centro asistencial”.

“De todas maneras es el Estado el que se tiene que hacer cargo de la resolución del problema. Entonces, si viene el paciente con el reclamo, nosotros sabemos cómo tenemos que actuar y a quién se lo debemos derivar”, en aquellos casos en los que hoy el aborto es un derecho, como el de las mujeres abusadas.

Por el momento, si bien aún resta que la norma pase por los senadores, desde el hospital ya están “averiguando con nuestros médicos si hay objetores de conciencia, ya que han pasado un par de años del tema del aborto no punible. Puede haber cambio de opinión, ya la cosa socialmente se ha aceptado un poquito más”.

Por otro lado, el especialista manifestó que, más allá de que es una práctica de baja complejidad, como toda cirugía, “es riesgosa”: “No es tirarle la responsabilidad al médico, sino que la paciente y su entorno tienen que saber lo que supone. Por eso yo siempre hablo desde la prevención. Salud no es solamente una cuestión física, sino también psicológica, y cómo queda una paciente después de hacerse un aborto”.

Respecto a la decisión de objetar, el médico argumentó que “la luchamos para sacar adelante un feto de 700 gramos con vida y ahora vienen a pedirnos que hagamos el legrad. Es controversial. Yo entiendo que hay que cumplir con la ley, pero tenemos que ver cómo se reglamenta”.

“Creo que muchos de lo que hablaron tienen que estudiar más. Deberían venir a un quirófano y ver cómo es una práctica de un aborto en un embarazo de trece semanas y opinar después de es. Es un feto que tiene más o menos entre seis y siete centímetros de longitud, con cabeza, cuerpo formado, miembros formados. Lo único que le falta es crecer. Es difícil porque tiene huesos. Hablo por experiencia de haberlo practicado”, finalizó.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE