Ejecutaron a un asesino serial de abuelas, las estrangulaba con medias

Ejecutaron a un asesino serial de abuelas, las estrangulaba con medias

Carlton Gary, de 67 años, fue ejecutado mediante inyección de pentobarbital compuesto, un barbitúrico, en la prisión estatal de Jackson. Fue el primer preso ejecutado por Georgia este año.

Atado a una camilla con los ojos cerrados, Carlton no respondió cuando Warden Eric Sellers le preguntó si deseaba hacer una declaración final o recitar una oración.

El criminal tomó varias respiraciones rápidas a los pocos minutos de que el guardia saliera y luego bostezó antes de quedarse quieto.

El asesino fue condenado en 1986 por tres cargos, cada uno de asesinato malicioso, violación y robo, por las muertes en 1977 de Florence Scheible de 89 años, Martha Thurmond de 69 años y Kathleen Woodruff de 74 años. Aunque acusados solo de esas muertes, los fiscales dicen que Gary atacó a nueve ancianas en la ciudad de Columbus, en el oeste de Georgia, entre septiembre de 1977 y abril de 1978. La mayoría fueron ahogadas con medias, y siete de ellas murieron.

La policía arrestó al femicida seis años después del último asesinato, en mayo de 1984. Se convirtió en sospechoso cuando se le rastreó un arma robada durante un robo en 1977 en el exclusivo barrio donde vivían todas sus víctimas, salvo una.

En el juicio, los fiscales presentaron pruebas de los nueve ataques, argumentando que los factores comunes establecían un patrón. Las víctimas eran todas mujeres blancas mayores que vivían solas y fueron asaltadas sexualmente y estranguladas, generalmente con medias. Fueron atacados en su casa, generalmente por la noche, por alguien que se abrió paso por la fuerza. Todas menos una de las víctimas de Georgia vivían en el vecindario de Wynnton, y todas vivían cerca de donde el asesino serial vivía en el momento de los crímenes.

En una petición de clemencia y en declaraciones ante los tribunales estatales y federales, los abogados de Gary argumentaron que las pruebas que no estaban disponibles para su abogado litigante, ya sea porque las pruebas necesarias no existían o porque el estado no las había revelado, demostraron que no estaba el “estrangulador con medias”.

La Junta Estatal de Perdones y Libertad Condicional, la única autoridad en Georgia con el poder de conmutar una sentencia de muerte, se negó el miércoles a perdonarle la vida después de celebrar una audiencia a puertas cerradas para escuchar argumentos a favor y en contra de la clemencia.

Fuente: Crónica



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE