Diez graves consecuencias del bullying en la niñez y en la edad adulta

Diez graves consecuencias del bullying en la niñez y en la edad adulta

Las consecuencias del bullying son muy graves, físicas y especialmente psicológicas, y algunas personas pueden tener secuelas durante toda la vida.

El bullying o acoso escolar no hace distinciones sociales o de sexo. A pesar de la creencia extendida de que los centros escolares situados en zonas menos favorecidas son, por definición, más conflictivos, lo cierto es que el bullying está presente en casi cualquier contexto social.

Respecto al sexo, tampoco se aprecian diferencias, al menos en lo que respecta a las víctimas. En cambio, en el perfil del agresor sí se aprecia predominancia de los varones.

Consecuencias del acoso escolar para la víctima

Las consecuencias del acoso escolar son muchas y profundas. Para la víctima de acoso escolar, las consecuencias se notan con una evidente baja autoestima, actitudes pasivas, trastornos emocionales, problemas psicosomáticos, depresión, ansiedad o pensamientos suicidas. También se suman a esta lista, la pérdida de interés por las cuestiones relativas a los estudios, lo que puede desencadenar una situación de fracaso escolar, así como la aparición de trastornos fóbicos de difícil resolución.

¿Cómo detectar a una víctima de acoso escolar?

Las víctimas de acoso escolar suelen caracterizarse por presentar un constante aspecto contrariado, triste, deprimido o afligido, por faltar frecuentemente y tener miedo a las clases, o por tener un bajo rendimiento escolar. En el apartado físico, estas víctimas suelen somatizar en su cuerpo su problema, presentando dificultad para conciliar el sueño, dolores en el estómago, el pecho, de cabeza, náuseas y vómitos, así como llanto constante. Sin embargo, esto no quiere decir que todos los niños que presenten este cuadro estén sufriendo un acoso escolar. Antes de dar un diagnóstico al problema, es necesario investigar y observar más al niño.

Efectos del acoso escolar en el agresor

En cuanto a los efectos del bullying sobre los propios agresores, algunos estudios indican que los ejecutores pueden encontrarse en la antesala de las conductas delictivas. También el resto de espectadores, la masa silenciosa de compañeros que, de un modo u otro, se sienten amedrentados por la violencia de la que son testigos, se sienten afectados, pudiendo provocar cierta sensación de que ningún esfuerzo vale la pena en la construcción de relaciones positivas.

Para el agresor, el bullying le dificulta la convivencia con los demás niños, le hace actuar de forma autoritaria y violenta, llegando en muchos casos a convertirse en un delincuente o criminal. Normalmente, el agresor se comporta de una forma irritada, impulsiva e intolerante. No saben perder, necesitan imponerse a través del poder, la fuerza y la amenaza, se meten en las discusiones, cogen el material del compañero sin su consentimiento, y exteriorizan constantemente una autoridad exagerada.

Algunos efectos especialmente graves son:

Ansiedad generalizada
Depresión
Abuso de sustancias
Suicidio
Es más, otro dato alarmante es que se dan en distintas esferas de la vida:

Económica/Profesional
Social
Psicológica
Física

Por otra parte, es evidente que el acoso escolar afecta especialmente a la víctima, aunque también tiene algunas consecuencias en espectadores y maltratadores.

Consecuencias del bullying en víctimas y maltratadores

1-Estrés a corto y largo plazo

Un estudio de 2014 llevado a cabo por investigadores de la King’s College London encontró que los efectos negativos sociales, físicos y mentales seguían siendo evidentes 40 años después.

Estos investigadores encontraron que a los 50 años, los participante que habían sido acosados cuando eran niños, tenían más probabilidades de tener peor salud mental y física y un peor funcionamiento cognitivo que los que no habían sido acosados.

De hecho, algunos expertos opinan que el bullying resulta en algún topo de estrés tóxico que afecta a las respuestas fisiológicas de los niños, explicando esto porqué los niños desarrollan problemas de salud.

En otra investigación, un equipo de investigadores de la Universidad de Duke (Durham) encontró que los niños que habían estado envueltos en el bullying (espectadores, víctimas o maltratadores), tenían mayores niveles de CRP – una proteína que se libera en la respuesta inflamatoria.

Midieron los niveles de CRP cuando los participantes eran adultos y encontraron que las víctimas tenían los niveles más altos, mientras que los maltratadores tenían los menores niveles.

El autor principal, el doctor William E. Copeland, profesor asistente del “Center for Developmental Epidemiology at Duke” afirma:

El Bullying y la continua amenaza de ser maltratado puede tener consecuencias fisiológicas. Hay evidencia que con el tiempo esta experiencia puede alterar las respuestas biológicas del estrés… Con el tiempo, el desgaste de estos cambios fisiológicos pueden limitar la capacidad del individuo para responder a nuevos retos y los pone en mayor riesgo de enfermedades físicas.

Otro estudio que tomo a gemelos -donde uno había sido abusado y otro no- encontró que los que habían sido abusados tenían mayores niveles de cortisol, la hormona del estrés.

Por tanto, las víctimas de bullying sufrirían una especie de “estrés tóxico” que afecta a sus repuestas fisiológicas y que explica porqué muchas de ellas desarrollan problemas de salud a largo plazo.

En 2013, el Profesor Copeland también llevó a cabo otro estudio para analizar las consecuencias a largo plazo del bullying encontrando que:

Las víctimas de bullying tienen mayor riesgo de una salud pobre, menor estatus socieconómico y problemas al formar relaciones sociales como adultos

Las víctimas de bullying tenían 6 veces más probabilidades te tener una enfermedad grave, fumar regularmente o desarrollar un trastorno psiquiátrico

Los maltratadores siguen teniendo pobres resultados, aunque se deben a que continúan sus problemas de comportamiento o adversidades familiares, no por el hecho de ser maltratadores. En las víctimas el hecho de ser víctimas si esta asociado con peores resultados.

2-Ansiedad, depresión y otros

A corto plazo:
Depresión
Ansiedad
Evitación de situaciones en las que pueda ocurrir el maltrato
Mayor incidencia de enfermedades
Odio
Peores calificaciones
Pensamientos suicidas
A largo plazo:

Dificultades al confiar en otra gente
Dificultades interpersonales
Evitación de situaciones sociales
Fobia social
Baja autoestima
Deseos de venganza
Sentimientos de odio
Menores oportunidades laborales

3-Menor capacidad económica
Si, las consecuencias negativas del bullying también son económicas.

En general, las víctimas tienen menos años de formación y los hombres tienen más probabilidades de estar desempleados. Es más, si tienen trabajo, sus sueldos son menores.

Aunque esto pueda resultar extraño, puede que este relacionado por la menor autoestima de los maltratadores y menores habilidades sociales o incluso inteligencia emocional.

4-Aislamiento social
Los niños que son maltratados en el colegio se aíslan más cuando son adultos.

Según los estudios, a los 50 años las víctimas tienen menos probabilidades de estar casados, con pareja, tener amigos, familia y vida social en general.

A menudo, las víctimas tienen dificultades para socializar, son más pesimistas sobre el futuro y menos cooperativas.

5-Síntomas psicosomáticos
Cuando un niño o adolescente no sabe cómo tratar con las emociones que experimenta, puede comenzar a desarrollar síntomas psicosomáticos.

Investigaciones en Finlandia y Estados Unidos han mostrado la relación entre niños abusados e incrementos en dolores de cabeza, dolores abdominales, orinarse en la cama o trastornos del sueño.

Este último -los trastornos del sueño– son especialmente preocupantes, ya que un niño que llega cansado al colegio tendrá dificultades en el aprendizaje.

Además, los padres pueden comenzar a medicar al niño, creyendo que es un problema médico, cuando es un problema psicosocial.

6-Consecuencias académicas
Algunos investigadores han afirmado que las víctimas del bullying se sienten inseguras en el colegio y no se sienten adaptados.

Además, tienen problemas para seguir las reglas de las clases, estudiar bien, tienen desmotivación y distracciones.

Por último, el bullying puede guiar a peores calificaciones y menor participación en las clases o actividades extraescolares.

7-Posibilidad de responder agresivamente

Debido al maltrato psicológico y físico, las víctimas pueden llegar a ver la violencia como aceptable y pueden llevar armas.

Además, pueden desarrollar desconfianza hacia otras personas, destruyendo sus relaciones, pudiendo parecer defensivos, poco amigables u hostiles.

8-Suicidio
Aunque no es lo más frecuente, es posible y de hecho se ha dado en ocasiones.

Sin embargo, la mayoría de niños o adolescentes que son acosados no tienen pensamientos de suicidio o comportamientos suicidas.

Normalmente el acoso no es la única causa y pueden contribuir otros factores de riesgo, como depresión, problemas familiares o historias traumáticas.

Generalmente, cuanto menos apoyo social tenga el joven, más riesgo tendrá.

9-Consecuencias en espectadores

Los niños que han sido espectadores del bullying tienen más probabilidades de:

Problemas mentales; depresión o ansiedad
Abandona escolar
Consumir tabaco, alcohol u otras drogas

10-Consecuencias en maltratadores

Los maltratadores también tienen otros problemas, aunque no se deben al mero hecho de ser maltratadores, sino a problemas familiares, económicas, psicológicos…

Relaciones sexuales tempranas
Actividades criminales
Maltrato a sus parejas e hijos
Abuso de alcohol y drogas

Fuente: guíainfantil.com



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE