Más claridad, más plenitud

Llega principio de año y la mayoría de nosotros estamos entusiasmados, con fuerza y con todas las buenas intenciones de cambiar. Sin embargo, muchas veces sucede que con el pasar de los días nos encontramos haciendo lo de siempre, avanzando en piloto automático, ergo, en el mismo lugar. ¿Porqué postergamos el cambio?
Ya sea que se trate de bajar de peso, iniciar una actividad, cambiar de trabajo, viajar, abrir un negocio, asumir nuevas o más responsabilidades, preferimos seguir en el lugar de siempre porque sabemos que es más cómodo y sobre todo conocido. Por otra parte, hacemos lo de siempre porque internamente asociamos más dolor que placer cuando pensamos en el cambio. Es decir que, aunque anhelamos el cambio, y las consecuencias serían altamente beneficiosas para nosotros, y nuestro entorno, asociamos más sufrimiento a hacer lo necesario que a dejar pasar la oportunidad. Anthony Robbins repite una y otra vez sobre este tema: “el secreto del éxito es aprender cómo usar el dolor y el placer; en lugar de que el dolor y el placer nos usen a nosotros”.
Intelectualmente, podemos estar convencidos de que comer chocolate, tomar alcohol en exceso, fumar, postergar… es malo para nuestra salud, o negativo para nuestra vida; sin embargo seguimos haciéndolo. ¿Por qué? Porque no nos sentimos impulsados por lo racionalmente correcto, nuestras elecciones no son racionales, son emocionales, y en la mayoría de los casos son automáticas. 
En este sentido, la Programación Neurolingüística (PNL) es una metodología que nos enseña a re-programarnos de manera rápida y sencilla. Aprendemos a condicionar nuestras mentes, cuerpos y emociones para vincular dolor o placer a aquello que elijamos. Lograrlo es fundamental, porque al cambiar lo que vinculamos al dolor y al placer, también cambiamos instantáneamente nuestros comportamientos.
Si queremos tener el control de nuestras vidas, necesitamos aprender a modificar algunas de las neuro-asociaciones que hace nuestra mente. Porque todo lo que hacemos, lo hacemos por una necesidad de evitar el dolor, o por un deseo de obtener placer.
Y vos,  ¿qué estás postergando cambiar en tu vida? ¿Qué acciones deberías emprender para crecer, pero hoy no las hacés porque sólo asociás dolor, y problemas en el corto plazo? Si querés cambiar, necesitas claridad, hacer foco realmente en aquello que querés lograr, asociándolo a todo lo bueno que podés lograr si das el primer paso. 
 
(*) Trainer en PNL, Coach



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE