Cinco años después, la misteriosa muerte de una docente en Garupá, se encamina hacia el juicio oral

Cinco años después, la misteriosa muerte de una docente en Garupá, se encamina hacia el juicio oral

La Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Menores confirmó el auto de elevación a juicio de la causa por la muerte de la docente Carmen Mirta Rosa (47), ocurrida en Garupá en 2013 y por el que hay dos policías acusados.
La decisión, que se conoció el viernes, la firmaron los camaristas Ricardo Venialgo y Marisa Ruth Dilaccio. Ahora, el expediente volverá al juzgado de Instrucción Siete, a cargo de Carlos Jorge Giménez, para que se cumplimente la remisión de las actuaciones a uno de los dos tribunales penales que funcionan en Posadas, a fin de que se concrete el debate oral.
El oficial Aldo Daniel Villalba está acusado de los delitos de “incumplimiento de los deberes de funcionario público, abandono de persona agravado por el resultado muerte en concurso ideal y falsificación ideológica de instrumento público en concurso real”.
En tanto que el sargento Luis Albino Rotela es considerado responsable de “incumplimiento de los deberes de funcionario público y abandono de persona agravado por el resultado muerte en concurso ideal”.
El jueves 14 de febrero de 2013, vecinos del barrio Los Potrillos encontraron el cuerpo sin vida de Rosa al lado de la cancha de fútbol. La mujer era una docente que sufría problemas mentales.
La autopsia reveló que la muerte se había producido por golpes. Poco después, el juez de Instrucción Seis, Ricardo Balor, dispuso el arresto de los policías Villalba y Rotela, que prestaban servicios en la comisaría Quinta, y que habían sido los últimos en tener contacto con la mujer.
Los uniformados habían ido en un patrullero al barrio Nuevo Garupá, convocados por una familia en cuya casa Rosa había llegado totalmente desorientada. Ellos la subieron al móvil. Después ella fue hallada sin vida.
El magistrado Balor entendió que los uniformados habían golpeado a la docente. Por eso los procesó por el delito de “homicidio”. Sin embargo, los defensores apelaron y el Tribunal Penal Uno (que entonces entendía en las apelaciones) revocó la decisión del magistrado, que se apartó de la causa.
El expediente recayó en el entonces juez de Instrucción José Alberto López, quien decidió la excarcelación de los policías y cambió la calificación a “incumplimiento de los deberes de funcionario público y abandono de persona agravado”.
López también consideró que Villalba había incurrido en “falsedad ideológica”, porque cree que volcó datos falsos en la instrucción del sumario policial. Por ejemplo, afirmó que el cuerpo hallado en Los Potrillos era NN y él sabía que se trataba de Rosa, según el magistrado.
El caso tuvo de todo. Incluso un episodio que pudo haber terminado en desgracia. El padre del oficial Villalba burló la custodia de la Casa de Gobierno, se subió a una antena y amenazó tirarse si no liberaban a su hijo. Finalmente lo convencieron y depuso su actitud.
López ascendió a camarista y asumió la titularidad del juzgado de Instrucción Siete Giménez, quien mantuvo la acusación sobre los policías y consideró que la investigación estaba terminada.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE