Cuidados Paliativos: El alivio del dolor depende de todos

El dolor atraviesa todas las dimensiones de la persona enferma. Es por eso que se necesita un abordaje integral para poder aliviarlo. La vivencia y la intensidad del dolor en las enfermedades amenazantes para la vida, son producto de la interrelación de factores no sólo físicos, sino también psicológicos, espirituales, sociales, y económicos en la vida del paciente. Esto es lo que la Dra. Cecily Saunders, fundadora de los cuidados paliativos modernos, definió como Dolor Total, allá por los años sesenta en Inglaterra.

Es importante saber que es posible aliviar el 90% del dolor por cáncer con los tratamientos habituales y afortunadamente disponibles en Argentina. Sólo es necesaria una evaluación completa para el manejo del síntoma por profesionales entrenados y definir el mejor tratamiento para su alivio. Lograr la mejor calidad de vida y promover el bienestar para el paciente y su familia son los objetivos fundacionales de los Cuidados Paliativos.

La Organización Mundial de la Salud en 2002 definió los Cuidados Paliativos como «el enfoque que mejora la calidad de vida de pacientes y familias que se enfrentan a los problemas asociados con enfermedades amenazantes para la vida, a través de la prevención y alivio del sufrimiento, por medio de la identificación temprana y la impecable evaluación y tratamiento del dolor y otros problemas físicos, psicosociales y espirituales».

Son cuidados compasivos y eficientes en la escucha empática y amorosa del paciente,  en la reafirmación de la importancia de la vida ayudando a llevar una vida lo más activa posible; considerando a la muerte como un proceso natural, proporcionando alivio del dolor, integrando aspectos psicológicos y espirituales del paciente y los familiares, ofreciendo un sistema de apoyo en la red de cuidadores y facilitando la contención para la familia para poder transitar la enfermedad del ser querido y sobrellevar el período de duelo.

Una amiga me comentaba que le habían diagnosticado cáncer a su hermana y los médicos hablaron del tratamiento de quimioterapia, rayos y Cuidados Paliativos. Ella automáticamente se preguntó: “¿Tan mal está mi hermana? ¿Le queda poco tiempo de vida para estar hablando de Cuidados Paliativos? ….. Empezamos a tener las consultas con el equipo y me di cuenta que era otra cosa. Mi hermana se sintió escuchada, contenida, donde podía hacer todas las preguntas que le surgían, también hubo apoyo para toda su familia, para todos los que estábamos alrededor de ella. Lo único que deseamos como familia es que ella no sufra. Ahí entendí lo que son los Cuidados Paliativos.”

Es muy importante que el Equipo de Cuidados Paliativos sea interdisciplinario, estableciendo una comunicación fluida entre los distintos profesionales de la salud, buscando lo mejor para el paciente y sus familiares.

Muchas personas e incluso algunos profesionales, piensan que se trata de un acompañamiento para cuando “ya no hay nada más que hacer”. Y esto es un error, la identificación temprana de las necesidades de atención paliativa desde el diagnóstico de una enfermedad crónica avanzada e incurable, como el cáncer y tantas otras, hace que la persona tenga una mejor calidad de vida, y que pueda vivir su enfermedad y hasta la muerte como un proceso natural.

El alivio del dolor tanto durante el proceso de la enfermedad avanzada e incluso al final, es posible y depende de todos. 

Por eso es tan importante la formación de todos los profesionales para evaluar correctamente a los pacientes, escuchar sus emociones y también las de sus familiares o personas que lo acompañan en el cuidado.

Este acompañamiento se hace extensivo aún en la etapa del duelo. Si bien existen muchos equipos expertos en Cuidados Paliativos en todo el país, sólo el 10 % de los pacientes que lo necesitan pueden acceder a estos cuidados. En el mundo 40 millones de personas tienen necesidades de atención paliativa.

Este alivio no depende solamente de los equipos de Cuidados Paliativos, sino de toda la sociedad, de las políticas sanitarias y de la formación de los futuros profesionales médicos, enfermeros, psicólogos, trabajadores sociales y todos los que puedan estar en contacto con estas personas enfermas sean niños o adultos.

También depende que como ciudadanos podamos unirnos y formar redes compasivas estando atentos a lo que puedan estar viviendo nuestros vecinos, gente de nuestro club, de nuestras escuelas, u otras instituciones; donde existan programas de concientización y sensibilización del cuidado.

Todos los años, el 14 de octubre se celebra el Día Mundial de los Cuidados Paliativos, en el 2017 reflexionamos con el siguiente lema: “No nos olvidemos de los que sufren”.

 

 

(*) Licenciada en Relaciones Públicas y Consultora Psicológica.

Especializada en Cuidados al final de la vida y orientación a familiares.

Coordina Programa Comunidades Compasivas (Buenos Aires)

Mail: marianasoizapineyro@gmail.com



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE