Anhelos y expectativas de los empresarios de la cadena foresto-industrial para lograr una real reactivación del sector en 2018

Las perspectivas para el año 2018 del sector privado de las distintas actividades de la cadena foresto-industrial están marcadas más por el anhelo de que se concreten algunos cambios trascendentales para recuperar competitividad que, frente a la compleja realidad que transitan en la actualidad, sigue siendo crítico el escenario para sostener la rentabilidad en un sector que tiene una meta: volver a ser competitivos para exportar al mundo.

Así lo reflejaron en el sondeo de opinión realizado para la publicación del tradicional anuario Visión Misionera, de Misiones Online, donde ejecutivos y propietarios realizaron un balance del 2017 y adelantaron los proyectos para 2018, exponiendo las medidas que consideran se necesitan que impulsen desde el Estado para concretar inversiones y sostener la fuente laboral en un sector que no logra reactivar su economía en los últimos años en la provincia.

“Las oportunidades a mediano y largo plazo aparecerán más rápido en la medida que mejore el acceso al crédito con tasas razonables, disminuya la presión tributaria, tengamos mayor simplicidad normativa en términos fiscales, baja de la inflación y aumento del consumo. Creemos que el año próximo también será un año de cambios positivos en dirección al desarrollo”, sostuvo el gerente de Administración y Finanzas del establecimiento industrial Laharrague-Chodorge (Montecarlo), Carlos Adrián Grosse.

Desde el Estado provincial y nacional avanzaron en 2017 en el diálogo para destrabar algunos de los aspectos postergados para la competitividad de los madereros, con el compromiso de avanzar en aspectos de mejoras en logística, infraestructura y política tributaria, principales factores que han desalentado la actividad durante varios años. “La mayor expectativa sectorial está puesta en las políticas que se impulsan para promover el uso de la madera para la construcción de casas y para la industria del mueble. Creemos que el escenario es muy bueno y los pasos que se están dando son correctos”, sostuvo Grosse.

Por su parte, la directora de Valerio Oliva Forestal SA (Garupá), Silvina Oliva, indicó que “desde el Estado se deberían ver puntualmente programas de largo plazo para tener alternativas a los monopolios de energía y logística. Hoy, si queremos utilizar otro medio que no sean los camiones para trasladar nuestra mercadería, no tenemos. Necesitamos trenes, barcos, con servicios eficientes para trasladar en tiempo y forma nuestros productos. La posibilidad de llegar a otros mercados también se nos ve truncada principalmente por esto. Los costos son muy altos”, indicó.

El gerente de Lipsia SA (Esperanza), Matías Baumgart, consideró que la Provincia tiene que alinearse con los intereses nacionales para impulsar los sectores productores de bienes. Y que en forma conjunta, tienen que trabajar en la reforma impositiva para bajar la presión a las empresas y trabajadores. “A futuro, el principal desafío en la empresa estará en lograr la mayor eficiencia en la producción, este será el tema más importante durante los próximos años”, aseveró.

La visión del directivo de Rolón Pisos & Deck (Posadas), José Maximiliano Rolón es un poco más crítica, ya que ve con preocupación el futuro para su empresa en particular, como también para el sector foresto-industrial en general: “Lo veo todo muy difícil y entiendo que sólo podrá reponerse o salir adelante el que haga de su empresa una compañía ciento por ciento eficiente. Respecto a la provincia de Misiones, el panorama es muy complicado, alta presión impositiva, alto déficit fiscal, muy pocas inversiones y un costo logístico altísimo. Todos temas que se merecen un importante análisis y muy profundo”, expresó.

Consideró que deberán focalizarse este año en reducir costos fijos y variables, costos operativos y mejorar mucho más en la eficiencia en producción y servicios de su empresa.

Finalmente, opinó con respecto al rol del Estado que “tienen todas las herramientas para facilitar el crecimiento de las economías regionales. Deben reconsiderar EMSA como un tema central para lograr eficiencia y un buen servicio, que a su vez nos permita producir sin tantas complicaciones. También necesitamos urgente se vuelva a insistir con la aplicación del art. 10 de la ley Pyme. Otro aspecto, es la reducción del impuesto a los IIBB que tanto perjudica a las industrias”, marcó nuevamente Rolón.

Desde la visión de un fabricante papelero, en el nuevo año, el mayor principal desafío de trabajo será recuperar competitividad. “Todas nuestras inversiones y orientación en la gestión estarán dirigi­das en esta dirección”, indicó el gerente de Planta de Papel Misionero-Grupo Arcor (Capioví), Andrés Garde.

Del Estado, el directivo espera que se avance en “mejoras en los canales logísticos, reducciones impositivas, crédi­tos blandos para impulsar el crecimiento”, enumeró en coincidencias con otras opiniones consultadas.

En la misma línea, el socio de Agroforestal Oberá SRL (Oberá-Ituzaingó), Gustavo Cetrángolo, sostuvo que para el año vigente espera la intervención del Estado para “bajar los costos logísticos y mantener las líneas de crédito actuales como así también acelerar los reintegros a las exportaciones y devolución de IVA compra”.

Respecto a los desafíos para su empresa, apuntarán a incrementar el abastecimiento de materia prima y los costos de logística. “Nuestra empresa es productora de resina de pino y sus derivados, localizada en Corrientes. Creemos que el año próximo será mejor debido a una leve recuperación en la demanda internacional y reactivación del mercado doméstico”, indicó el empresario.

El director de la firma Carber SRL (Eldorado), Carlos Berninger, especialista en comercio internacional, espera también que la recuperación de la construcción beneficie a la actividad maderera de la provincia y la economía en general. “Habrá que mantener y expandir los mercados ajustándonos permanentemente a los cambios en las condiciones de los mismos y de la competencia. El Estado tiene una gran posibilidad de reactivar el sector forestal, principalmente a través de medidas que puedan mejorar la competitividad de las exportaciones en forma inmediata, a fin de recuperar los niveles de actividad de los mejores años de esta economía regional. También es importante ir avanzando en las medidas y soluciones definitivas a lograr en el mediano y largo plazo”, agregó respecto a las medidas que aún se necesitan avanzar.

 

Sobreoferta, principal problema

Por otra parte, desde la perspectiva de una empresa de servicio como Selva SRL (Eldorado) y de tradición forestal, el empresario Daniel Duran reflexionó que “como productores de rollizos de pinos y, en general en toda la cuenca, observamos que hay una sobreoferta de los mismos, por lo que no hemos podido acompañar el aumento de los costos al mismo ritmo que los precios de ventas. Este es un escenario que se viene padeciendo hace años y no vemos en el futuro grandes cambios en la demanda como realmente necesitamos”, dijo.

Este escenario motivó al empresario a invertir fuerte en 2017  en maquinaria de cosecha forestal “para bajar costos y ser todavía competitivos”, explicó.

En este contexto, se plantea al 2018 lograr con su empresa “generar rentabilidad para pagar los créditos que se han tomado”.

En relación al escenario de las políticas nacionales, respondió que “se nota un gran cambio en positivo. Trabajan seriamente en las reformas de las leyes que se necesitan fuertemente para bajar los costos; entre ellos, desde el aspecto logístico (ter­restres con los bitrenes, fluvia­les con la modificación de la ley de cabotaje y ferroviari­os con la adecuación de las vías) que nos van a permitir exportar. Las leyes labo­rales actuales son tan rígi­das que hacen que cada patrón en lugar de tener em­pleados parecería tener hijos, por tantas responsabilidades”, comentó Duran.

Un poco más optimista, el ingeniero forestal y productor Rubén Costas (Eldorado), a cargo de los emprendimientos familiares productivos foresto- ganaderos y ecoturísticos en el norte de la provincia, estimó que este año “habrá reactivación de la economía argentina y mejoras de posibilidades de exportación de madera de Misiones, que redundará en mejoras de demanda y precios de rollos aserrables, uno de los productos del emprendimiento familiar que gestiono. La mejora económica que vislumbro facilitará el desarrollo de emprendimiento eco-turístico familiar que está en etapa de finalización de infraestructura”, indicó con entusiasmo sobre las expectativas para el 2018 vigente.

En tanto, con un tono un poco más críticos, se refirió sobre los puntos que se necesitan que desde el Estado se adopten medidas para mejorar la actividad. Entre ellas, mencionó que en Misiones se debiera “desburocratizar los trámites de subsidios para plantaciones y actividades silvícolas presentados en el marco de la ley 25.080. Desgravar de Ingresos Brutos a la exportación de madera procesada por la foresto-industria (medida que regirá en la provincia a partir del año en curso para la exportación de productos de madera). Comenzar con el funcionamiento del Instituto Forestal Provincial, que debería regular los precios de la madera destinada a la industria celulósica”.

Del gobierno nacional espera que se logre apoyo para prorrogar la ley 25.080, y promover acciones que permitan la disminución de costos de logística de productos forestales.

 

Para titular de la consultora Ing. E. Stirnemann y Asoc., Eduardo Stirnemann,  este año será de crecimiento para la actividad forest­al y yerbatera en Misiones. “Ayudarán, por un lado, la dis­minución paulatina de impuestos provinciales y, por otro, habrá un importante crecimiento que se espera en la economía del Brasil”, anticipó. A su vez, marcó como uno de los principales desafío “mejorar y modernizar la gestión y romper la burocracia paralizante del Gobierno Provincial”.

De las medidas que espera del gobierno, marcó principalmente la necesidad de reducir la carga impositiva, unificar la gestión de bosques nativos e implantados y agilizar los pagos de incentivos. Consideró que “con una mayor recaudación se pu­ede conseguir por mayor actividad”, señaló. “Otro tema es lograr disminuir la burocra­cia paralizante y vitalizar los sistemas de transporte que puedan significar una baja en el precio del flete, porque el costo actual nos está dejando totalmente fuera del mercado internacional (sistemas fluviales, bitrenes, etcétera)”, enumeró.

 

Menos impuestos 

Del rubro de venta de máquinas y equipos forestales, Leonardo Santajuliana, gerente comercial en Posadas de Patricio Palmero (Jhon Deere), consideró que espera un buen año, pero agregó que “en la provin­cia hay que mejorar mucho aún en los temas re­lacionados con las diferencias comerciales con los países vecinos y los impuestos por “aduanas internas”. Para traer un equipo y tenerlo en exposición, uno debe pagar por anticipado IIBB y no cuando lo vende”, explicó.

En ese contexto, espera que los dirigentes asuman un mayor compromi­so con el sector forestal y agrícola. “No asfixiarlos con tantos impuestos”, remarcó.

Con una  mirada típica de Pyme, desde la firma misionera Oscar R. Bertotto (Wanda) , al 2018 tienen esperanzas con me­jores horizontes. “Dependiendo de las variantes en el tipo de cambio y en el aumento de exportaciones, el sector forestal puede tener muy buenos planes. El aumento de la deman­da de madera en algunos sectores, como para la biomasa, auguran buenas noticias. Aun así, el camino actual no es fácil, y los cambios suelen ser más lentos que los espera­dos”, indicó el gerente de Producción y Ventas, Raúl Bertotto.

La empresa se propone como principal desafío la “re-ingeniería” interna. Buscarán reposicionarse frente a un uni­verso de competidores nuevos de mucha trayectoria y con productos más desarrollados. “El lanzamiento de un nuevo producto, que compite directamente con los importados, debería marcar un antes y un después en nuestra empresa”, adelantó el directivo.

Pero para que todo funcione con el mismo empuje, desde el Estado esperan algunas medidas. “Se debería volver a levantar los aranceles de importación de ciertos produc­tos. La industria nacional no puede competir de igual a igual con otros países que poseen costos, incentivos y políticas mucho más efici­entes que en nuestro país”, concluyó Bertotto.

Desde la visión del empresario Oscar Timmer, directivo de TYMAQ SRL, el mayor desafío este año estará en el segmento financiero, en la medida que no bajen las tasas de interés. Pero se mostró optimista a futuro: “El 2018 se presenta como promisorio, tanto para nuestra empresa como para la provincia y la región en general”, pronosticó.

 

Bosques nativos, materia pendiente

El ingeniero forestal Juan Emilio Bragado, presidente de la Fundación Cambium y de la consultora JEB Ingeniería Forestal (Eldorado), reflexionó en tanto que se transita en lo económico y en lo político en un proceso que demanda estar “atento a los nuevos escenarios que se van estableciendo, para no perder competitividad y quedar fuera del sistema. En lo ambiental, si bien se han anunciado sistemas de pago por servicios ecosistémicos de los bosques, la escala de estos es muy pequeña y no producen el impacto necesario para mitigar el alto impacto que genera la pérdida de masa boscosa y la degradación de los mismos”, dijo.

Para ello, entre sus principales desafíos, apuntará a profundizar “la creación de un esquema eficiente de pago por servicios ambientales de los bosques nativos de Misiones, no solo con la ley de bosques sino también con esquemas como REDD y otras figuras emanadas de programas específicos que vengan de la comunidad internacional. Los bosques nativos tienen que ser generadores de riquezas y hoy estamos lejos de generarla”, remarcó el profesional.

Al ser consultado sobre las medidas que espera del Estado, señaló que “debe tener una visión adecuada a la realidad. En el sector de bosques de cultivos podemos identificar un referente desde el gobierno, pero no así para los bosques nativos, no existe un liderazgo marcado y eso tiene que establecerse. Hoy la autoridad esta segmentada y se pierde objetividad y se burocratiza el sistema. Los bosques nativos necesitan de una co-gestion con el sector privado que garantice la producción de bienes y servicios con beneficios directos a la sociedad”, puntualizó el ingeniero como materia pendiente a resolver en 2018.

 

Lea AQUÍ todas las encuestas de Visión Misionera

 

Por Patricia Escobar 

 

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE