Perdió las piernas pero le ganó a la adversidad siendo un verdadero ejemplo de vida

Perdió las piernas pero le ganó a la adversidad siendo un verdadero ejemplo de vida

El club Pirá Pytá lo esperaba con amigos preparando todo para su llegada. Esta mañana conoceríamos una historia tan llena de ejemplos que el calor y el sol picante de la mañana posadeña no importaban. Franco Bacigalupi, Mario Silveira y amigos, aguardaban la lleda de Ariel Atamañuk, un gendarme misionero radicado en Jesús María, Córdoba.

Ariel tuvo la mala fortuna de sufrir un terrible accidente hace poco más de dos años cuando conducía un vehículo de la fuerza nacional en Córdoba y chocó de frente contra un camión. Además de perder a un compañero, le tuvieron que amputar las dos piernas. “Desde ahí comenzó una nueva vida”, dice el protagonista.

Todavía se lo nota conmovido al repasar ese fatídico hecho pero con orgullo cuenta como salió adelante. “Empecé canotaje como parte de mi rehabilitación y me gustó. Me manejo con dos prótesis, una especie de piernas con sistema electrónico que me compró Gendarmería que las estoy aprendiendo a usar y otras más convencionales. Es casi como caminar con normalidad”, agregó.

“Tengo una familia detrás, una mujer de fierro como mi esposa Viviana, que me ayudaron a salir adelante. Hoy en día tomó a este deporte como parte de vida y ya pude competir con bastante éxito en otros lugares y mi aspiración es clasificar para el selectivo nacional y participar en el sudamericano”, dijo.

Respecto a cómo fue su arribo a la fuerza nacional, cuenta que “ingresé en 2005 a Gendarmería, yo soy de Santo Pipó. Estuve en Esquel donde conocí a mi esposa, Viviana y luego nos fuimos a Jesús María Córdoba. Hace dos años y medio aproximadamente tuve el accidente en el cual chocamos contra un camión de frente, yo maneja el vehículo y lo que pude hacer es que el hecho no fuera más trágico. Murió un compañero y yo perdí las dos piernas”, indicó.

Relato tras el accidente

Una mañana de marzo de 2015, Atamañuk se desempeñaba como chofer de una unidad con más de 30 personas a bordo. Un camión se cruzó de carril y fue el comienzo de unos instantes de fatalidad. Gracias a una maniobra audaz, se convirtió en el héroe: “Con mis compañeros hacíamos un relevo de rutina, estábamos trabajando en las inundaciones de Sierras Chicas en Río Ceballos. Hice una maniobra jugando mi vida para salvar la de mis compañeros porque era el que tenía el volante. Tuve la mala suerte de que perdí a un amigo, y la vida es así. Sentí todo, porque nunca perdí el conocimiento, quedé afuera del colectivo y me faltaban las dos piernas, entonces no me quería ir, quería estar, ya había pasado lo peor, me faltaban las piernas pero estaba vivo”.

Hace varios meses que ya estoy abocado de lleno al canotaje y me gusta mucho. Quiero llegar a tener la posibilidad de poder clasificarme al sudamericano del año que viene que es una meta pendiente que me ha quedado. En los primeros torneos que competí me fue bien y quiero seguir. Siempre con el apoyo de mi familia y de Gendarmería es que pude salir adelante. Cuando esté dado de alta la idea es volver a trabajar en la fuerza como uno más, soy un empleado activo que solo tiene carpeta médica pero quiero volver a trabajar”, agregó.

También Ariel contó que lo que le pasó le hace ver la vida diferente. Tantos problemas que uno puede tener nunca se comparan como los de los demás. “Valorar la vida es una de las cosas que mucha gente no prioriza y eso es lo que yo hago ahora. Conocí gracias a esto que hago ahora a mucha gente maravillosa con otros problemas, peores que los míos. Ver a los otros que se sobreponen es una manija que tenemos para darnos fuerzas y salir. Sí con mi caso puedo ayudar a los demás a que hagan eso es muy bueno”.

Después de una linda charla, Ariel y su esposa Viviana salieron a palear con amigos y a disfrutar de una mañana espectacular en el río Paraná y como parte de sus vacaciones en su tierra, él además de disfrutar quiere prepararse con todo para el año que viene y seguir dando un verdadero ejemplo de vida.

Próxima meta

Ariel pertenece al programa de deporte adaptado de la Agencia Córdoba Deportes, “Córdoba te Incluye” y entrena en el estadio Kempes para el mundial a realizarse en agosto en República Checa y su intención es ser parte de ese selectivo que competirá primero en el sudamericano y luego en la cita mundialista.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE