La foto que recorre el mundo: Cacique guaraní cuestiona a las familias que mendigan y abandonaron la cultura de su pueblo

La foto que recorre el mundo: Cacique guaraní cuestiona a las familias que mendigan y abandonaron la cultura de su pueblo

El cacique Alejandro Méndez, de la comunidad Iraka Miri, asegura no sorprenderse por la imagen de la niña mbyá bebiendo del piso. Marcó que gran parte de las familias guaraníes trabajan la tierra, hacen artesanías,  viven en sus comunidades y envían a sus hijos a la escuela. “Existen unas 2500 familias y en Posadas vemos a unas 30”, marcó y aseguró que la mejor ayuda es concientizar que si siguen recibiendo limosna no volverán a sus comunidades.

 

 

Alejandro Méndez cacique de Concepción de la Sierra conoce a las familias que vienen a Posadas con sus niños y conoce a los que estaban en la plazoleta de la avenida Mitre y López Torres: son de la familia Reyes, dijo. La pequeña cuya imagen dio la vuelta el mundo sería la nieta de quien hace años comenzó con la práctica de venir a pedir limosnas. Esta familia junto a otras,  ahora fueron nuevamente llevados a sus comunidades. El cacique contó que vio la imagen pero no le resultó extraña “porque es un pueblo empobrecido desde hace 500 años y ahora tuvimos un retroceso”, dijo.

“Estas 20 o 30 familias adoptan esta práctica ajena, pero es bueno ver que somos muchos que estamos en nuestras comunidades trabajando y otras que trabajan con artesanías y venden”, declaró.

De todas maneras para el cacique esta imagen deja ver una necesidad de actuar entre todos.  Méndez señaló que cuando comenzaron a trabajar con el estado para adquirir beneficios, muchos mbyá guaraní comenzaron a migrar a Misiones desde Paraguay para ser documentados y adquirir beneficios. “Sin buscar culpables, ellos al no estar en su comunidad y dejar sus plantaciones, vienen con esta práctica”, explicó el cacique. Agregó que muchos de ellos son los que también inculcaron a otras familias esta misma metodología, donde los chicos son usados para pedir monedas y deben dársela luego a los padres que “la usan en el casino o para tomar”, reveló.

Méndez precisó que en su comunidad tienen un aula satélite, tendido eléctrico y agua corriente. Al respecto contó que el proceso de obtener beneficios y de llevarlos luego a la escuela, llevó un tiempo para que los guaraníes incorporen la práctica, pero dice que un 80 por ciento de ellos están escolarizados.

Más allá de los beneficios adquiridos, Méndez marcó que ahora se cortó desde Nación subsidios para viviendas.

En cuanto a las prácticas de venir a la ciudad a pedir limosnas, llamó a todos a tomar conciencia de que si siguen dándoles monedas a los chicos, los adultos no volverán a sus tierras a trabajarla.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE