Glifosato: Bendición o maldición

En estos últimos tiempos se debate en casi todo el mundo las consecuencias del glifosato sobre la salud humana, debate que se ve enriquecido por  los aportes que hacen científicos e instituciones sobre los peligros que representa y que contradicen la versión oficial de la empresa agroquímica.

En cuatro décadas la versión oficial de Monsanto nunca ha cambiado: el glifosato no es cancerígeno de acuerdo a las agencias reguladoras. No es sino hasta Marzo del 2015 que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de las Naciones Unidas (ONU) llegó a la conclusión opuesta. Para esta Institución de referencia, el pesticida estrella de Monsanto ROUNDUP, ampliamente usado en el mundo, es genotóxico, cancerígeno en los animales y “probablemente cancerígena para los humanos”. Y si existen divergencias es porque en un gran engaño, los datos confidenciales sobre el producto eran proporcionados por….Monsanto. Vale decir que la decisión a favor del glifosato, se basan esencialmente en las conclusiones de la empresa que lo fabrica, lo cual constituye una experiencia “científicamente incorrecta”.

Este año está empezando mal para Monsanto. El 5 de Octubre de 2017, los Estados Miembros de la Unión Europea, debían votar para la renovación del glifosato, el ingrediente activo del famoso herbicida ROUNDUP. Se ha pospuesta por enésima vez en dos años. La misma postergó la prohibición sobre el glifosato y los productos obtenidos con su utilización por cinco años más, tema que era considerado como una medida para arancelaria, ya que el herbicida es producido en varios países y utilizado en prácticamente todos los que tienen producción de especies de hoja ancha como la soja. Aunque el asunto no está totalmente solucionado, evita un conflicto mayor en las próximas conversaciones  entre la UE y el Mercosur que presentan como uno de los grandes escollos , justamente en los alimentos y el tratamiento arancelario para las corrientes comerciales entre ambos bloques.

El día anterior, una familia francesa anunció su intención de presentar una queja contra esa agroquímica gigante, que considera que ROUNDUP es responsable de la grave discapacidad de su hijo Theo después de una fuerte exposición de la madre durante su embarazo.

El 4 de Octubre, “Le Monde”, publicó nuevamente la segunda parte de su encuesta sobre “Papeles de Monsanto”. El diario desplegó decenas de miles de páginas de documentos internos del gigante agroquímico que se vio obligado a hacer público tras un proceso judicial  en Estados Unidos. De hecho, Monsanto está siendo demandado por más de 3.000 afectados, víctimas o familiares de víctimas fallecidas de linfoma no Hodgkin, un cáncer de sangre poco común que se atribuye a la exposición al glifosato.

Monsanto encara una campaña mundial en revista científicas y que con aportes de seudo científicos en defensa de sus productos, pero en un pié de nota dice “ni los empleados de Monsanto ni sus abogados revisaron los manuscritos del panel de expertos antes de enviarlos a las revistas”. Craso asentimiento de las mentiras de estas afirmaciones.

A medida que avanzan las investigaciones  y la confirmación del efecto cancerígeno del glifosato, cientos de miles de juicios demandarán a Monsanto que no tendrá otra salida que declararse en quiebra y suspender sus actividades. En estos últimos tiempos, Monsanto fue adquirida por la Bayer de Alemania, lo que le da mayor influencia política. Habría que poner en duda la afirmación consuetudinaria de la empresa: “Si es Bayer, es bueno”.

Misiones, rodeada por Brasil Y Paraguay, donde el glifosato es de uso intensivo en las plantaciones de soja, le da un uso tendiente a combatir las malezas y en ese sentido vemos  agricultores que lo usan sin ningún cuidado de prevención en cuanto a la utilización de mascarillas, dirección del viento, etc., En esta dirección es aconsejable que las entidades del agro y de la salud, intensifiquen una campaña educadora sobre los recaudos a tomar.

Si tomamos en cuenta las investigaciones serias que se realizan sobre los efectos del ROUNDUP, es necesario colegir que pueden existir efectos genéticos nocivos para la salud humana que se manifestarían en generaciones futuras, y, ¿qué garantías existen de que en las hortalizas y frutas que consumimos no estén contaminadas?. Los científicos tienen la palabra.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE