Lourdes González, la boxeadora misionera que afirma ser la primera mujer del país en pelear a nivel profesional

Lourdes González, la boxeadora misionera que afirma ser la primera mujer del país en pelear a nivel profesional

La pugilista -esposa del ex campeón sudamericano, Luis Alberto Ocampo- debutó en 1997 a nivel internacional con una victoria por knock out tres meses antes que la reconocida “Tigresa” Acuña, a quien la Federación le atribuyó ese mérito de forma oficial.

En los próximos días, una misionera podría reescribir la historia del boxeo argentino. Es que la pugilista Lourdes González viajará en estos días a Buenos Aires para demostrar que fue ella la primera mujer en debutar a nivel profesional.

Tal como se puede constatar a través de recortes de distintos diarios de Panamá, la misionera tuvo su primera pelea internacional el 4 de octubre de 1997 ante la local Clara Inés Colombo, a quien le ganó por knock out. Eso fue casi tres meses antes que el debut de la reconocida “Tigresa” Acuña, a quién a la postre la Federación Argentina de Boxeo le terminó dando el mérito.

“En ese entonces los hombres nomás boxeaban y las mujeres no podían. Entonces yo empecé a ir al gimnasio a entrenar nomás. Después fuimos haciendo exhibiciones con las chicas, la gente fue viendo y le gustó. Hasta que un día llegó la invitación y viajé”, comentó González, esposa del ex campeón argentino y sudamericano Luis Alberto Ocampo. Esa invitación llegó de parte del todavía presidente de la WPC, Daniel Gómez, quien relató aquella anécdota en una entrevista realizada días atrás.

“Fue en un evento boxístico organizado por ‘Mano de Piedra’ Durán. Ahí peleé por un título de la WPC y ganamos, por lo que me consagré pionera del boxeo en Argentina, ya que acá todavía no estaba habilitado”, recordó la misionera.

No obstante, a pesar de superar por tres meses el récord de la “Tigresa”, la historia reconoció sólo a esta última. “A mí me reconocieron como la segunda boxeadora aquí en la Argentina, y a la ‘Tigresa’ como la primera. Creo que la Federación la eligió porque empezó a vender, entonces ellos se avalaron en la cantidad de peleas”, consideró González.

Por el momento, la boxeadora misionera se encuentra en inactividad y pasa los días entrenando en su gimnasio junto a su esposo y su hijo, Cristian “El Príncipe” Ocampo. No obstante, no descartó la posibilidad de seguir practicando el deporte que tanto la apasiona: “Si yo pudiera subir al ring a pelear de vuelta lo haría sin dudas, pero a veces no tenemos ni medios ni formas para hacer una pelea aquí en Misiones”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE